ENTREVISTA • FRANCISCO SONUR: UN INCANSABLE ARROYO GUÍA EN LA MONTAÑA

Francisco Sonur en vivo. Foto: Eduardo Sofio.
 
Contactamos a Francisco Sonur, músico y productor (La Plata, Argentina) con base en Sydney (Australia) para conversar sobre sus recientes álbumes "Incansable arroyo que canta en mi alma" editado en cassette por Bruma del Sur (Bariloche, Argentina) y "Mountain Guide" por The Ambient Zone (Londres, Inglaterra). Además, repasamos sus inicios, bandas, discografía, métodos de trabajo y novedades de su proyecto paralelo Migret


—Primero que nada, quería saber cómo está el panorama en Sydney con respecto al Covid-19 y cómo lo estás atravesando.
—Ahora mismo hay una aproximación a la normalidad. Algunos lugares continúan cerrados o con restricciones pero el asunto está bastante controlado. Ya empezaron a anunciar algunos festivales para el 2021 y cosas así. Los shows mas pequeños continúan en stand by pero poco a poco se empieza a ver una apertura mayor. Así que esperamos pronto tener novedades.

—¿Cómo conectaste con la música? ¿Qué artistas, formatos físicos, instrumentos formaron parte de esos primeros años?
—La música me llegó muy temprano, cuando tenia 9 años ya sabía que quería tener una banda, que quería estar involucrado en ese mundo. Siempre fui muy malo como instrumentista así que todo me costó mucho para aprender. La batería fue el primer instrumento que me llamó la atención, pero al toque me di cuenta que era muy aburrido tocarla solo, así que empecé a meterle mano a la guitarra también. Mi familia era muy pobre y comprar discos o cassettes no era una opción, así que me la rebuscaba lo que más podía para conseguirlos. Por alguna razón que no recuerdo, heredé una colección de revistas El Gráfico viejas, que tenían algún valor, así que lo que hacía era cambiarlas por cassettes grabados con discos de Logos, Hermética, V8, Horcas, Patán y todo el metal nacional, del cual soy muy fan aun hoy. Una vez por semana mínimo escucho algún disco. Hasta que en 2002, un amigo de Estados Unidos me regaló 3 CD-R de N.I.V, Hopesfall y Underoath (con el cantante original) y ahí me exploto la cabeza. Lo que siempre había querido estaba ahí, sobre todo en ese disco de Hopesfall ¨The satellite years¨, un disco súper agresivo pero con partes que hoy llamaríamos post rock. Y siempre fue esa búsqueda en la música. Hasta que en 2005 me pasaron dos cosas que creo me cambiaron la vida musical para siempre. La primera fue que estaba en un reci y entre banda y banda sonaba ¨Memorial ¨de Explosions in the Sky y no lo podía creer, ¿qué era eso? Me partió la cabeza. Y lo segundo fue que estaba en la casa de un amigo con cable y de repente en Mtv pasan "Glósóli" de Sigur Ros, automáticamente me cautivó. Me anoté el nombre en un papel y le pedí a un amigo que me lo baje en el Ares (tampoco tenia internet) y me lo grabó, así que como a las 11 de la noche lo fui a buscar. Estaba tan cebado que lo escuché todo el día. Esas son las bandas bisagra de mi vida.

—Me gustaría que podamos hacer un repaso por los proyectos en los cuales participaste en formato banda, previo a tu camino en solitario: Emya, Blien Vesne y Para Establecer un Río (aka PEUR).
Emya fue la primera de todas las bandas, empezamos en 2003 con otro cantante y yo tocando la bata. Como en 2006 creo yo empecé a berrear y ahí nos conformamos mas o menos estable, siempre con Elías y Juancito como aliados. Hubo muchos cambios de formación en el bajo y bata pero más o menos siempre fuimos los 3 los fijos. También el Tino siempre fue un compañero genial de banda, fue una lástima que no haya participado en PEUR. En 2007 grabé un disco en el fondo de casa usando una zoom 505 como ¨placa¨ y una guitarra acústica como ¨micrófono¨. Ese fue el primer disco de Blien Vesne, que gracias a dios no hay copias, porque era un desastre. Pero en 2008 seguía con ganas de incursionar en otras aventuras musicales así que convoque a Edu, Juancito y Andy para armar Blien Vesne formato banda. La idea era juntarnos a tocar cada tanto cuando nuestras bandas principales no estuviesen haciendo nada , pero poco a poco fue tomando forma y fuerza y terminamos dándole más y más tiempo. Grabamos unos cuantos discos y tocamos muchísimo, hicimos giras por Chile, Colombia Australia y el sur argentino. Filmamos dos documentales y aun hoy, a la distancia, seguimos en contacto y componiendo para un nuevo disco. Al igual que en Emya hubo muchísimos cambios en la alineación pero los que fijos siempre fuimos Edu, Juancito y yo. En 2013 el batero de toda la vida de Emya se va de viaje durante al menos un año y por respeto decidimos tomarnos el año pero queríamos seguir haciendo música, así que armamos PEUR con Elías y Juancito. Fue todo muy espontáneo, al principio la idea era que Tino toque el bajo, Elías y Juan las guitarras y yo la bata, pero Tino decidió no participar, así que quedamos los 3 y Elías dijo ¨yo me animo con el bajo¨. Así que empezamos a ensayar y armar algunas canciones y eso quedó registrado en un fin de semana que grabamos el primer EP. Con la ayuda del siempre dispuesto lonco Sofio. Antes de venirme a vivir a Australia, convoque a Jony Serpilli (N. de R.: aka Mud Wind) para que me reemplace en PEUR. Y en 2018 nos fuimos los 4 de gira a Europa, esta vez yo haciendo las veces de maquinista, tocaba sintes y la compu.

Foto: Max Guerrero.

—En 2018 lanzaste tu primer álbum solista "MUR", algo totalmente distinto a lo que venías haciendo. En tu perfil de Bandcamp, decís algo así como que el inicio de este proyecto en solitario es como una excusa para girar por el mundo con la música. Por favor contanos un poco más acerca de esto.
—Con Betsy, mi esposa, mi compañera de banda y el amor de mi vida, siempre tuvimos la idea de viajar pero no sabíamos bien por donde empezar. La idea al principio era hacer Argentina-Alaska en auto pero siempre la fuimos colgando hasta que surgió la posibilidad de venirnos a Australia. Yo nunca había tocado solo y acá fue mi primera experiencia. Si bien tenía algunas cosas grabadas siempre fueron pensadas como proyecto de estudio y este fue el primero con la idea de tocar solo en vivo. Así que es un poco eso, poder viajar y usar este proyecto para conectar con gente y sostenerme. En 2018 fui de gira a Europa también con este proyecto solo, de hecho mis primeras presentaciones fueron en Europa. Una locura total.

—¿Este primer álbum fue un proceso dónde tuviste "guías" o fue algo autodidacta? ¿Qué artistas te influenciaron en esa etapa?
—Siempre todo lo que hago es autodidacta pero voy mostrando el proceso a diferentes amigos para que me comenten y ayuden a ver los puntos ciegos. Mi razonamiento es ver que tengo a mano para hacer música y lo que hago es siempre la misma canción pero con diferentes medios y soportes. En esa época estaba muy cebado con Kiasmos pero a la vez sigo escuchando lo mismo de siempre, así que pienso en eso, siempre es la misma canción y cada vez tengo más herramientas para poder cantarla.

—Previo al lanzamiento de tu reciente álbum, “MUR” e “International Border”, más el split con Nicolás Aimo “Kume Felen”, si bien tienen una columna vertebral, son diferentes entre sí. Me gustaría que puedas comentarnos, cronológicamente, sensaciones, ideas plasmadas, lo que quieras sobre cada uno de ellos.
—Armé un dúo con un amigo que se llamó ¨Temporary Houses¨, acá en Australia tocamos un par de veces, grabamos un EP y estuvo bueno pero se terminó, así que no tenia mas ganas de lidiar, en el buen sentido, con gente y me animé a armar mi proyecto solo. Cuando surgió la posibilidad de irme a Europa con PEUR, Betsy me dijo por qué no aprovechaba a girar solo también, así que se me prendió la lamparita y armé ese disco ¨MUR¨ muy rápido, como se puede oír, con algunas ideas que habían quedado truncas para Temporary Houses. Así que no tenia un norte muy definido estilísticamente hablando, y fue más bien tener algo a mano para aprovechar la oportunidad de girar en el viejo continente. En 2019 pase por varios momentos, armé un proyecto de black metal, Borkaj, que duró un mes y grabe 3 EPs. Siempre hago eso, mis recreos del proyecto en el que estoy embarcado, son otros proyectos musicales. Así que "International Border" fue eso: estaba componiendo un disco, bien de baile, que me estaba exigiendo mucho y me estaba quemando la cabeza, así que me tome unos días y me puse a jugar, literalmente, con el piano, y salieron cosas que me gustaron, así que decidí grabarlas y laburarlas un poquito. Muy breve, ese disco se hizo en una semana literal. Y me gustó tanto el resultado, que me tiré más para ese lado. El disco que yo llamo de baile, ya estaba hecho, pero no sentía que era el momento adecuado para lanzarlo, pero paradójicamente fue el disco que toqué todo el verano en la gira al sur argentino. Ese disco se llama "Mountain Guide¨ y para cuando esto esté publicado, ya va a estar en las calles, a través del sello ingles The ambient zone. El único track original mío que tiene "Kume Felen" es uno de los que no entró en "Mountain Guide".

—Específicamente quería preguntarte por el split con Nicolás Aimo. ¿Cómo se conocieron y cuál fue la idea para este álbum? ¿Qué significa el nombre?
—Nico tocaba en una banda que es una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, Acantilados. Compartimos algunas fechas y pegamos buena onda. Así que compartir un EP fue algo, digamos, natural. Siempre nos pasamos música, y estamos en contacto. Él es una de las personas a las que le mando mis mezclas y masters para que me de un feedback antes de publicar. Lo he vuelto bastante loco. "Kume Felen" significa "estar bien" y consiste en que el individuo esté en equilibrio consigo mismo y además lo esté con sus pares, su familia, sus seres más cercanos y queridos. También debe estar en equilibrio con su LOF (Comunidad), es decir, con su entorno social, cultural, político, ambiental territoral, religioso y cósmico.

«Mi razonamiento es ver que tengo a mano para hacer música y lo que hago es siempre la misma canción pero con diferentes medios y soportes».
Portada de "Incansable arroyo que canta en mi alma". Artwork: Lumtz.

—Recientemente el sello Bruma del Sur editó en cassette tu nuevo álbum "Incansable arroyo que canta en mi alma". Por vez primera utilizás el castellano, tanto para el título como el nombre de los tracks. ¿Cuál fue la búsqueda estética, sonora y conceptual que querías plasmar?
—No lo había pensado así la verdad. Fue natural, era un nombre que tenia desde hace mucho tiempo y no sentía adecuado para ninguno de los materiales que tenia hasta la fecha, así que fue decidí usarlo para este disco. Le dedico mucho al concepto detrás de los álbumes, no es algo aleatorio. En cuanto a lo musical, viene más por el lado de "International Border", es un terreno que sigo explorando y que me permite plasmar sensaciones y conectar a un nivel muy profundo con lo que estoy atravesando en el momento. 

—¿Cuál fue el set que utilizaste en el disco? ¿Experimentaste algo distinto a los álbumes previos?
—En el disco hay de todo, fue el trabajo que más cosas usé: Portastudio 05, xilofón, tapes loops, muchos field recordings, guitarra, kalimba, ovnidrum, Casio SK1, sintes, un poco de todo. Buscaba un sonido muy orgánico, por eso hay mucho instrumento real y poco vst.

—¿Cuáles son las fuentes sonoras que usás para las grabaciones de campo? ¿Cómo las registrás y procesás o manipulás luego?
—Tengo una carpeta que se llama ¨samples fran¨ donde voy guardando grabaciones. Hay desde audios del aeropuerto de China, hasta una obra de teatro en el preschool de mi hija. Pasando por el mar, la montaña, pero además de los registros de la naturaleza me gusta mucho los sonidos de lo cotidiano, el ruido a la noche, a los vecinos hablando a lo lejos, el de una fogata iniciándose y las ramas crujir. Básicamente voy a todos lados pensando que grabar. Antes grababa con el teléfono lo espontáneo, o un walkman para cuando ¨iba en busca de sonidos¨. Ahora agregué un Tascam DR05 que tiene una calidad increíble de grabación, así que la incorpore al set. La manipulación posterior varía mucho, a veces lo filtro al máximo solo para quedarme con un fragmento, y otra veces las paso por algunos pedales y de ahí a la porta estudio. Otra veces solo lo importo al proyecto y queda así.

—“Galangal”, segundo track del disco, es una colaboración con tu compañera Betsy, con quien forman Migret. ¿Qué diferencias existen en el aspecto creativo entre ambos proyectos?
—Las participaciones de Betsy en los tracks de Sonur son muy muy espontáneas. Ella siempre está cantando, casi como algo inconsciente, y cuando hay música canta sobre ella, así que yo aprovecho y pongo los temas a reproducir en loop. La oigo cantar y cuando algo va bien le digo ¨eso que hiciste hacelo de nuevo¨. A veces se lo olvida y sonamos pero otras veces lo retiene y lo grabamos rápido, por eso tampoco dicen nada las letras, porque es un tarareo espontáneo. En cambio, en Migret, trabajamos las canciones mas formalmente, las armamos de diferentes maneras, a veces solo con la acústica y después en versión eléctrica. A veces armamos la base y después pensamos la melodía y la letra.

«Voy guardando grabaciones (...) pasando por el mar, la montaña, pero además de los registros de la naturaleza me gusta mucho los sonidos de lo cotidiano, el ruido a la noche, a los vecinos hablando a lo lejos, el de una fogata iniciándose y las ramas crujir».

Portada de "Remisión", último single de Migret. Artwork Michelle Diaz.

—Hablando de Migret, antes de la pandemia, estuvieron tocando en Buenos Aires en el Paperfest (N. de R. Festival del sello Paper Heart) y luego giraron por Neuquén. ¿Qué recuerdos tienen de ese tour en "la vieja normalidad"? ¿Cómo ven el futuro de la música, las giras, los shows para proyectos como el de ustedes?
—Justo esta semana pensábamos, pensar que hace un año estábamos viendo si íbamos al sur, con toda la emoción del debut, y ahora esta todo tan quieto que es medio garrón. Pero bueno hay que mirar para adelante. Ahora estamos preparando un nuevo single que va a ser parte del próximo EP, estamos experimentando con sonidos nuevos y buscándole la vuelta para seguir activos haciendo cosas. La verdad no tengo idea qué va a pasar, es todo tan cambiante, pero estoy seguro de que vamos a encontrar nuevas formas de expresarnos.

—¿Cuáles son los próximos planes para ambos proyectos y otros que estén en mente?
—Nuestros planes son un poco los planes de la familia, nos compramos un bus hace unos meses que lo estamos armando para vivir dentro e irnos a viajar y poder tocar por todos los lugares posibles, ya sea con Migret o solo. Pero la idea es tocar mucho, conocer gente y hacer nuevos amigos. El año que viene tengo pautado la edición de algunos discos con sellos que me encantan y soy fan, así que muy feliz con eso. En cuanto a Migret esperamos antes de fin de año lanzar el nuevo single. Y en 2021 poner el EP en las calles. Tenemos muchos planes, pero están en modo beta aun, esperamos materializarlos con el paso de tiempo. 

—¿Hasta dónde les gustaría llegar con la música? 
—Me gustaría poder seguir haciendo música hasta que me muera y conocer el mundo haciendo nuevas amistades donde sea. Con la música es un poco mas fácil abrir esas puertas. Así que siempre estamos dispuestos a charlar compartir con gente nueva. Me encanta cuando la gente nos escribe compartiendo sus impresiones sobre lo que hacemos y que mediante la charla terminamos forjando una amistad. 

—Muchas gracias por el tiempo y la predisposición, ¿querés agregar algo más y que no pregunté? 
—Gracias por el espacio y por el interés en nuestros proyectos. Un poco cuando digo que es siempre la misma canción, es una canción testimonial, de como Jesús encontró a un chico partido al medio y le cambió la vida, sanándolo de cosas muy heavys. Sé que esto choca mucho porque automáticamente al decir Jesús se levantan miles de prejuicios y muchos bien fundados pero un poco nuestro mensaje es ese, contar lo que hemos vivido y oído. Los que nos conocen y logran romper el prejuicio, saben que somos gente muy respetuosa y estamos siempre abiertos al diálogo. ¡Un abrazo! 
______________________________________

CONTACTO & PLATAFORMAS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUBCULTURA FANZINE #8  
Conseguilo con envío incluido (ARG) en https://bit.ly/3hRD8zX 

APOYO & APORTE VOLUNTARIO
Si te gusta lo que hacemos, nos podés invitar un cafecito ($50 ARS) en https://cafecito.app/subcultura. ¡Gracias por el apoyo! •