POR DENTRO DE LOS SELLOS DIY: BRUMA DEL SUR


Continuamos explorando y descubriendo el entramado que conforma el tejido la cultura subterránea a través de las voces detrás de cada proyecto. Distintos sellos discográficos de diversas latitudes que funcionan bajo la ética del hazlo tú mismx cuentan cuáles son sus métodos y estrategias de producción, distribución, comunicación y financiamiento, entre otras. En esta oportunidad, contactamos a Luciano Lamtzev aka Lumtz para charlar y compartir las experiencias de Bruma del Sur (Bariloche - Río Negro - Argentina).
 

—Me gustaría saber sobre la historia del sello: cómo surgió el nombre, cuál fue la motivación de iniciarlo y cuántos miembros forman parte del proyecto.
—"Bruma del sur" fue una canción que hice hace 4 años para un compilado de música ambient del sello cordobés Sonido Atmosférico. Quedó plasmada esa sensación de procedencia e inmortalizada ahora dándole nombre al sello. En 2016 vi que Mi Amigo Invencible publicaba unas ediciones en cassette de su álbum “La Nostalgia Soundsystem” (que por cierto no tardé en adquirir mi copia) y me interesó saber dónde lo habían realizado, ya que venía hacía dos años con mi proyecto artesanal de regrabar TDKs con músicas espontáneas y jugar a pintar, serigrafiar, ponerle hojitas de té, bolsas recicladas, etc. Quería saber cómo se vería un cassette “desde cero”. Les escribí a Fuego Amigo y los chicos con total predisposición me pasaron el contacto de Juan Olima de Sin Tierra Discos quien editó los primeros cassettes de Principiante, mi primer proyecto solista. Luego comencé a grabar a amigxs y le mandaba a Juan la data y él me mandaba los cassettes, en ese momento edité al menos 5 álbums bajo el nombre “Casa Azul Discos” que era la casa cultural donde vivía en Bahia Blanca. En 2018 me desprendo un poco geográficamente de todo y me armo mi mini casa con mi cama, instrumentos y cajas de cosas en una trafic que me regaló mi abuela. En ese momento pauso un poco las ediciones y sólo me dedico a entender qué estaba sintiendo con el desarraigo y dónde realmente quería estar para seguir creciendo. Fines de 2018 vuelvo a editar, ya sin nombre de sello, fue como una especie de renovación. Esta vez ya encaro la edición desde cero gracias a la mano que me dió Juan Olima, edito 40 copias del primer álbum de Beatrice Beatrice (Chile) “Zō” con quien compartiríamos fecha en noviembre en Bahia Blanca (él con Un día y yo con Dos Astronautas). Este encuentro generó muchos proyectos colaborativos a futuro. Unos días después de la visita de ellos decido finalmente no vivir más en Bahia Blanca. El primer trabajo en equipo con ellos fue mi gira por Chile llamada “bruma del sur” con mi proyecto Principiante entre el 3 y 20 de enero de 2019 que abarcó conciertos en Santiago, Valparaíso, Viña del mar y Concón. Ese viaje lo hice en la trafic y terminó en Bariloche donde me quedaría a vivir a partir de ese 20 de enero. Para tener un poco de márgen hasta conseguir trabajo, vendí la camioneta y compré un auto más chico y pagué algunos alquileres. No tardó mucho en caer la primer nevada y mi pánico al ver el auto tapado de nieve (risas). Me estaba costando ponerle nafta para ir al centro y esas cosas y junto con el miedo de que la nieve lo bardee y mi inestabilidad económica, decidí venderlo al mes de comprarlo. Ahí me compré dos decks para grabar cassettes, un lote de 200 cassettes virgen, unos cúters, cinta bifaz, unos pedales, un ampli de guitarra, unos parlantes y unos alquileres más. También me saqué las ganas de llenarme un growler. 2019 fue un año en el que me dediqué a hacer muchos cassettes, aproximadamente 300 en el año habré hecho para artistas de Chile, Mar Del Plata, Córdoba, Viedma, Buenos Aires, Bariloche, entre otras. Bruma aún no era un sello, era solo el nombre que le puse al tallercito para promocionarlo y solidificar su estética. Algunos álbums eran más cercanos que otros, algunos eran solo trabajo de edición, otros eran un honor editarlos, otros fueron muy difíciles de trabajar y encasillar en el hilo conductor que estaba tratando de generar.  En Marzo de 2020 escucho el primer álbum de Gabriel Mendoza ("El espacio entre las cosas", La Plata) y sentí tal contención sonora que le propuse junto a un disco mío darle inicio al sello. Fue un comienzo hermoso y esperanzador. No me imaginaba que en menos de 5 meses ya habrían 10 lanzamientos como Bruma del sur ya consolidado. Muchxs músicxs que admiro se acercaron a Bruma no sólo por editar en cassette sino por ese misticismo que se ve para afuera en la estética que se da por sí sola entre los cassettes, las montañas, las alfombras y los cipreses. Siento que siempre deseé esto y compartiéndolo lo acerco a quienes también sueñan con concretarlo. Bruma nace como necesidad de un espacio de contención no sólo por un género determinado sino por una manera de hacer las cosas y de proyectar la misión de la música. Hace algunos años que vengo haciendo el trabajo de enviar tracks a diferentes sellos de todo el mundo con mi proyecto personal Lumtz y la verdad es que nunca terminaba de cerrar todo el combo completo de lo que buscaba. Entonces de esta manera voy generando y alimentando el sello en el que siempre me hubiese gustado estar. En este momento si bien vamos por el album 17 y cada paso que damos lo consultamos en un grupo de facebook que tenemos en privado entre todxs lxs músicxs, Bruma consta de una sola persona para ejecutar, grabar, diseñar, publicar, gestionar, cortar cinta, imprimir, etc.

Foto: Malena Cámpora.

—¿A qué géneros apunta el sello? ¿Cuál es el criterio de selección de los artistas?
—Si bien es un sello que apunta al ambient como género principal, esto puede traer confusiones ya que hay muchas ramas en el ambient. Me pasa muchas veces que me mandan álbums que son más bien enfocados al noise o disonancias, paisajes cargadísimos y todo eso. La verdad es que mi intención es nutrir un catálogo más sutil y variado. Dentro de Bruma ya hay diferentes ramas del ambient que se van gestando y mutando a través de los mismos músicxs del sello y eso es lo lindo de esto, cómo se va regenerando y dando forma a una personalidad única entre todas sus partes. La verdad es que el criterio de selección es la parte más linda y difícil de esto. Es un desafío porque escuchás el disco ya proyectando ser un oyente pero a la vez muchas veces también Bruma funciona como contención en el cierre de la intención del material, ya sea el orden de los tracks, la duración, la tapa, el mastering, etc. Entonces, todo el tiempo es tener el cerebro dividido en varias partes a la vez en pos de que todas estén en armonía. Generalmente, mandan uno o dos tracks y lo escuchamos, pensamos donde puede funcionar y le damos para adelante. Nos ha pasado de dejar álbums afuera, si. O en casos admiramos tanto al artista y al criterio de su obra que le proponemos quizás sacar algunos tracks o publicar un simple, lo vamos viendo.

—¿Cuántas bandas y ediciones componen el catálogo actualmente?
—En este momento hay 17 álbums en nuestro catálogo y 11 artistas desde marzo 2020 a noviembre. Para cerrar el año falta uno más de un artista nuevo y el compilado del sello con tracks de todos los artistas. 

—Más allá de lo sonoro, ¿hay elementos extramusicales que definen la identidad del sello, como por ejemplo, mostrar apoyo abiertamente a alguna causa y/o posición política en particular? 
—Como dije antes, es un combo que no es sólo la música, es una forma de proyectar el trabajo. En algunos casos músicos que se enfocan en armonías y “música sanadora”. En otros casos músicos completamente ruidosos pero que se editan en su casa también reciclando cassettes, haciendo collages, etc. Bruma busca contener un poco todas estas partes sueltas para hacer una cosa sólida y grande entre todxs.

—En cuanto al proceso de producción, por un lado, en qué formato físico editan (CD, CD-R, K7, vinilo, etc). Por otro, si mandan a fabricar o lo hacen de manera artesanal y qué cantidad de copias promedio realizan.
—Editamos sólo en cassette por el momento. Ya que es un formato que me acompaña hace unos años y cada día lo conozco más y comprendo sus variaciones físicas. Es un objeto que , desde mi punto de vista, genera más lazo que un cd por ejemplo. El CD sigue siendo información digital sobre un plástico. La cinta tiene esa cosa única y emotiva que no se puede explicar en palabras. Cada cassette es único y sus ondulaciones son su personalidad. Eso es lo lindo del formato, que grabás 20 cassettes y realmente ninguno es idéntico al otro y cuando los chequeás no parás de asombrarte en la intervención de la electricidad, la temperatura, etc. En este momento Bruma se encarga de todos los procesos. Desde pagarle a un cadete para que nos busque la caja de k7s virgen en Once y nos lo mande a Bariloche, hasta ir a la imprenta a usar las herramientas de trazado y cortado para la terminación. Tratamos de que cada edición no supere las 20 copias para que realmente sean objetos únicos.

Foto: Malena Cámpora.

—¿Qué importancia tiene la estética del sello, en cuanto a las portadas de los álbumes, flyers, etc? ¿Qué artistas/diseñadorxs se encargan de eso?
—La verdad es que soy bastante obse con la estética (risas). Me ha pasado de pedirle a un artista que por favor le quite los márgenes a la portada o he propuesto desaturar un poco colores, centrar, reversionar, etc. Por el momento yo me encargo de todo lo relacionado a la imagen total del sello uniendo varias partes. Por ejemplo en dos de los últimos albums, las fotos de portada son de Milagros Baeck, fotógrafa de Buenos Aires. El logo de bruma lo hizo Constanza Arnaudo de San Martín de Los Andes. Hay músicxs que ya traen todo hecho y está buenísimo cuando pasa eso. Y hay otros que vienen abiertos a qué proponemos entre todxs, entonces ahí sugerimos algunas fotos de algún fotógrafx cercanx y lo cerramos entre ambas partes.

—¿Qué tareas diarias y actividades específicas conlleva? ¿Cuánto tiempo demanda involucrarse en el proyecto?
—Acá al lado de la compu tengo la tabla de corte y el cúter siempre listos. La placa conectada al deck y la carpeta con las impresiones y stickers en la otra punta de la mesa. Siempre hay trabajo para hacer entre diseño de imagen, corrección de audio y la parte física en el taller. Para una edición son varios procesos que llevar a cabo. Primero escucho el álbum y según su duración determino la cantidad de tracks por lado, en esta instancia solemos acordar con lxs artistas el orden de los temas para que sea lo más equilibrado posible cada lado del cassette. Una vez que ya tengo la info de qué tracks van de cada lado, procedo a diseñar el librito. Generalmente lo hago mientras grabo los lados B o mientras chequeo que todo suene bien. Por último, me pongo a probar imágenes que puedan funcionar bien en el sticker del cassette. Ya cuento con plantillas de photoshop con los diferentes formatos, el sticker, el librito simple, el librito díptico, los mockups del cassette entero, etc. Éstos los fui emprolijando con el tiempo. Hoy ya puedo decir que trabajo cómodo en ese sentido. Tardo aproximadamente una semana en hacer 10 copias ya que diseño, mando a imprimir, trazo, corto, pego, armo y grabo en tiempo real y luego chequeo uno por uno. Después generalmente los tiempos varían, hay cassettes que duran menos entonces es más corto el proceso y al revés. También depende la demanda de esos días porque recordemos que no sólo edito el catálogo del sello, también recibo pedidos. Entonces hay momentos que estoy editando un álbum ambient para Bruma y a su vez realizando 30 copias para una banda punk de Fiske, por ejemplo. Hay semanas que edito de a 4 o 5 cassettes a la vez tratando de cumplir con las necesidades de todxs. Este último tiempo la verdad preferí tomar menos pedidos y concentrarme en cada edición en particular. Ya seremos un equipo más grande y con el trabajo repartido.

—¿Cómo manejan el tema burocrático y legal de la música? ¿Cuál es el arreglo que hacen con las bandas en cuanto a derechos de autor, registro de obra, etc.?
—En el grupo de facebook hablamos estas cosas, generalmente cada álbum es un caso aparte porque cada artista tiene sus propuestas. Nosotros ofrecemos subirle el disco a Spotify por ejemplo a quien no tenga los medios para hacerlo y cederle el 100% de las regalías que eso genere. En bandcamp comenzamos subiendo los álbums con libre descarga pero hoy en día pensamos que lo mejor era ponerle un precio para poder seguir trabajando tranquilos en ambos lados. Esto se acuerda con el artista, desde el precio de descarga del digital al porcentaje. Algunos ceden el 100% a Bruma, otros la mitad, otros prefieren que esté gratis, etc. Eso lo vamos viendo con cada unx para que no haya malinterpretaciones en esta instancia. También redactamos entre todos una especie de “Acuerdo Bruma” resumiendo un poco la burocracia en base a todos los lanzamientos ya realizados y esto se lo compartimos a la persona que esté interesada en ingresar al sello o sólo a esas personas que escriben para preguntar qué onda Bruma.

—¿Cuáles son sus principales canales de venta y distribución de su música, tanto en formato físico como digital? 
—Nuestro principal canal de venta es Bandcamp y luego nuestra feria a través de instagram. La verdad es que nació en la pandemia así que no sabemos qué pasará cuando armemos por primera vez la mesita en un reci. Todo esto de las ventas internacionales fue una sorpresa increíble. La sensación de preparar un paquete que va a cruzar el mundo es indescriptible y es un poco lo que mantiene el espíritu en continuo movimiento. 

«La cinta tiene esa cosa única y emotiva que no se puede explicar en palabras. Cada cassette es único y sus ondulaciones son su personalidad».

Foto: Malena Cámpora.

—Con respecto a las ventas online, ¿a través de qué plataformas gestionan los cobros y envíos locales e internacionales?
—Mayormente cobramos las ventas a través de Paypal ya que es lo que está sincronizado con Bandcamp y esto nos ayuda a no perder el márgen de costos con la devaluación y todo ese asunto. A veces me pongo contento cuando vendo un cassette y voy a cambiar la plata y veo que es más que el mes pasado pero luego voy a imprimir y veo que en realidad todo aumentó más que ese doble. Los envíos nacionales los hacemos a través de Andreani ya que tiene un bajo costo y una atención buenísima. Los envíos internacionales a través de Correo Argentino. Ya enviamos cassettes a España, Inglaterra, Chile, Rusia, Suiza, Australia, Estados Unidos y Uruguay.

—De todas las plataformas musicales digitales existentes (Spotify, Bandcamp, Soundcloud, etc.) ¿cuál o cuáles consideran que se adaptan mejor al sello y por qué?
—Definitivamente Bandcamp, no sólo por la opción de adjuntar el merch sino porque es la plataforma que mejor paga a los artistas y no hay tantos intermediarios como en las otras.

—Además de las ventas del material que editan, ¿tienen otras estrategias de financiamiento? ¿Hay otros proyectos paralelos relacionados al sello?
—Por el momento solo vamos costeándonos con las ventas del catálogo. Cada vez que vendemos 5 o 10 cassettes, con esa ganancia aprovechamos y emprolijamos las herramientas, replanteamos los papeles que usamos, etc. Confiamos en que esto seguirá creciendo y pueda ser nuestro único trabajo para de esa forma ser incondicionales a las necesidades de las partes que lo integran. Hay meses más complicados que otros, se rompe la motosierra, vienen 3 lucas de luz, y ya tenés que parar un poco con el taller para ponerte a hacer algo que te genere plata extra para cubrir toda esa parte sino no funciona. Es clave estar calentito para trabajar en la compu. Y para eso, en este lugar tienen que estar muchas cosas alineadas de antemano. Lo que genera el tráfico fluído de cassettes y dinero es la parte de Bruma realizador. Esto que nombraba antes de hacer tiradas de cassettes a pedido para bandas, solistas, etc. sin una curaduría. Una cosa sostiene a la otra.

—¿Ha surgido algo positivo, alguna idea o estrategia distinta durante la pandemia mundial por el COVID-19 que puedan compartir? ¿Cómo reconfiguran la actividad del sello en estos tiempos?
—La verdad es que esta situación mundial visibilizó mucho el trabajo online y mucha gente empezó a apoyar estos mecanismos de supervivencia. Por suerte el correo siguió trabajando y así ser puente fundamental. Por otra parte fue y es un período de emociones a flor de piel, así que hay muchísimo material nuevo para seguir trabajando.

Foto: Malena Cámpora.

—¿Qué herramientas o métodos digitales y analógicos utilizan para difundir las novedades?
—Principalmente instagram, pero ya estamos moviendo algunas piezas entre artistas del catálogo para dividir tareas y hacer una web o blog donde contemos de cada proyecto y generemos nuestra lista de suscriptores.

—¿Qué otros sellos nacionales o internacionales tienen de referencia?
—La verdad es que 100% es difícil, hay diferentes caras de diferentes sellos que representan a Bruma también. Algunos cassettes de Dauw (Bélgica), las fotos y presentaciones de 12k (Usa), el trabajo colectivo y sin egos de Templo Animal, el concepto de Sonido Atmosférico (Córdoba), la frescura y diálogo de Fuego Amigo, el active de Sin Tierra, la contención y acompañamiento de Anomalía. Fuimos aprendiendo de lo que nos rodea.

—¿Cómo se llevan con las etiquetas autogestión, independencia, DIY? ¿Cuán lejos (en términos de distancias, oyentes, convocatoria) creen se puede llegar con esta forma de trabajo?
—El DIY fue la pieza fundamental en nuestro trabajo ya que nacemos a partir del hacer resistiendo a través del tiempo. Si bien las siglas significan “Hazlo tú mismo” creemos que ya no se trata de algo unipersonal sino de unir fuerzas para que cada parte no tenga que matarse para construir sino aportando desde lo que tiene para avanzar en conjunto.

Foto: Malena Cámpora.

—¿Cuáles son las últimas novedades y los próximos planes?
—El 28 de septiembre lanzamos la primer producción audiovisual de bruma en colaboración con Templo Animal y Lejanía, sello de Bariloche: Lumtz - “Los amores imaginarios”. Una realización de Clara Aguillón que consta de una sesión en vivo en la cabaña, 14 minutos a dos cámaras, una fija y una en mano, y luego una conjunción ultra delicada con tomas en exterior. Una obra que reúne ambos espíritus, el de Clara y el de Lumtz, para así dar forma a una pieza que resume esta sensación de apertura emocional al estar rodeadxs por la inmensidad patagónica. En septiembre también nos dimos el lujo de editar: “Cortezas” de América Analógica, dúo de música ambient del conurbano bonaerense conformado por Alan Serué y Selva Aimé; “Incansable arroyo que canta en mi alma” de Francisco Sonur (La Plata/Sydney), “A piece of my heart” de Matt Cianfo (Bs. As) y por último el primer álbum de German Leonel (también del conurbano bonaerense y guitarrista de El Hombre Anormal) “Sucede que los oídos no tienen párpados”. Cerraremos el año con un compilado con tracks de todos los artistas que forman parte de esta primer etapa del sello. El objetivo para 2021 es, si ya se puede tocar en vivo, generar una unión de puntos cardinales mediante un festival de música ambient. Por ejemplo ir a San Juan (donde vive Lorenzo Gomez Oviedo, quien forma parte del catálogo) junto a dos músicxs de otros puntos, por ejemplo de Buenos Aires y Córdoba y así con cada punto. De esta manera materializar en conciertos el viaje que la música fue haciendo todo este año en modo digital y en un formato tangible.

—¿Cuáles son las cosas positivas y cuáles las no tanto de tener un sello?
—Lo más lindo de esto es el aprendizaje, la apertura de posibilidades que te da hacer cosas en conjunto. Otra cosa fundamental es la difusión de los proyectos entre sí, se retroalimentan sus oyentes. Las negativas surgen cuando se cruzan los tiempos entre la gestión, la creación de material propio, la vida cotidiana y las trabas financieras que todo el tiempo van cambiando el orden de prioridades en el trabajo.

—¿Qué consejos le darías a alguien que quiera fundar un sello?
—Recomiendo constancia, humildad, foco, contención, apertura y paciencia.

—Muchas gracias por tu tiempo y buena predisposición, ¿algún mensaje final o algo que quieras decir que no pregunté?
—Gracias a ustedes por este trabajo impecable y necesario que hacen hace años y por incluir a Bruma en este archivo invaluable. 
_______________________________________

CONTACTO & PLATAFORMAS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUBCULTURA FANZINE #8  
Conseguilo con envío incluido (ARG) en https://bit.ly/3hRD8zX

APOYO & APORTE VOLUNTARIO
Si te gusta lo que hacemos, nos podés invitar un cafecito ($50 ARS) en https://cafecito.app/subcultura. ¡Gracias por el apoyo! •