REVIEW • BEATRICE BEATRICE (CHL) - TODO ESTARÁ BIEN / LA CASA CAMUZZI

Portada de "Todo estará bien" por Albor fotografía.


Todo el peso de la posmodernidad está frente a nosotrxs. El siglo XXI está presente, expandiendo sus signos de egoísmo, explotación de la naturaleza y enfermedades a nivel global. La sensación de que ya no hay lugar adónde ir, está en el aire aun respirable que queda. En este contexto, Beatrice Beatrice es una rareza, una caricia, un suspiro de resistencia, desde Concón, Chile, que encuentra refugio en el interesantísimo catálogo del sello también trasandino, Samsara Records. Minimalismo y ambientes lo-fi de sensibilidad post-rock; poesía visceral y fotógrafia analógica; referencias a lo simple, lo sutil, lo invisible. En los comienzos, las canciones estaban firmadas bajo el seudónimo de Teresa Wilms Montt, pero con el devenir de los álbumes, por decisión estética, han sido suprimidos. Toda la atención está puesta en su discografía, en su obra de arte completa, de principio a fin. No es casual que los trabajos en formato split junto a Aspasia y Pálida, también nucleados en el mismo sello, lleven a otro nivel al concepto de coherencia: como el axioma de la psicología de la Gestalt, el todo es más que la suma de las partes. Su recorrido es admirable. "Todo estará bien" suena a una habitación oscura, con una ventana entreabierta donde entra un hilo de aire fresco de la Cordillera. Grabado con una portaestudio de cuatro canales durante el confinamiento a causa del COVID-19, los tracks, que promedian el minuto y medio, se suceden entre arpegios eléctricos y loops impregnados de intorspección: el miedo, los sueños, los anhelos y el dolor. "Saber decir adiós" funciona como el comienzo del fin, como una premonición. Una de las virtudes de Beatrice Beatrice reside en convertir en poesía el sonido de una rama quebrándose, una hoja desprendiéndose de un árbol o el viento azotando al mar. "No tengas miedo, todo estará bien (Pt. 2)", "Cada día de mi vida" y "Duerme" dibujan el cansancio de un ser frágil en un mundo hostil, pero que aún la ilusión optimista está ahí, un camino ínfimo pero posible, hacia otra realidad. El álbum cuenta con una edición en K7 por el sello argentino Bruma del Sur y una bellísima pieza audiovisual, a modo de video-álbum, por Macondo Cine


Los budistas dicen que no hay nacimiento ni muerte, sino una continuidad. "La Casa Camuzzi" lanzado algunos días después, confirma, de alguna manera, esta creencia, en menos de 10 minutos de duración. Por vez primera, voces femeninas se cuelan entre la música, cristalina, rodeada de guitarras acústicas, baterías downtempo, grabaciones de campo, sonidos de pájaros y agua, y el poder hipnótico del spoken word. La música de este EP, en suma a las líricas en inglés y nombres de los títulos en italiano, conforman un lenguaje único que atraviesa la idea de la compresión racional: Beatrice Beatrice está en lo entrañable, en lo más visceral. El nombre de este trabajo hace referencia a una especie de casona-hospedaje que se encuentra en Montagnola, al norte del lago Lugano en Suiza, donde el artista Herman Hesse pasó sus últimos días. Las fotografías analógicas fueron tomadas en Punta Arenas, Chile, y fue grabado, mezclado y masterizado en Estudio Budō. Cuatro canciones que no son canciones, resplandecen en la búsqueda de nuevos rumbos. Y esa intención se ve reflejada desde la tenue "Espiazione" hasta "Il sole che brilla nell'acqua", su mantra final. Si "Todo estará bien" remitía a un cuarto solitario con halos de luz de una ventana, "La casa Camuzzi" representa la salida de esa caverna para tocar los árboles, el mar y las montañas con las manos; asimilar la circularidad de la vida y la conexión con el cosmos y la naturaleza, y que cada unx, al fin de cuentas, es su propio refugio. "Tengo que dejarte ir y encontrar el camino de regreso a casa", canta Anathema en sus dos partes de "Untouchable". Ese sentimiento recorre en todo su largo la escucha de ambos EPs que, probablemente, sean los últimos trabajos de Beatrice Beatrice por tiempo indefinido. Y así, el ciclo que termina hoy, re-comienza mañana en algún lugar: otros colores y sonidos florecerán y continuarán los surcos, que ha dejado a su paso.  
______________________________________

CONTACTO & PLATAFORMAS 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUBCULTURA FANZINE #8 
Conseguilo con envío incluido (ARG) en https://bit.ly/3hRD8zX 

APOYO & APORTE VOLUNTARIO 
Si te gusta lo que hacemos, podés sumar con un aporte de $50 ARS en https://bit.ly/2C1uJtO ¡Gracias por el apoyo! •