ENTREVISTA • FRANCISCO JUACIDA (CHL): LA ETERNIDAD DEL PROCESO INTERIOR

Foto: Albor Fotografía.

Francisco Juacida es un músico de electrónica ambient de Santiago, Chile, y este año en medio de la pandemia por el Covid-19, grabó su primer álbum titulado "Interior", editado digitalmente por el sello trasandino Samsara Records y en cassette por el barilochense Bruma del Sur. Lo contactamos para conversar sobre sus inicios, sintetizadores, registros, cintas y próximos planes. | Por Leandro N.


—Me gustaría comenzar por tus inicios. ¿Cuáles son tus primeros contactos con la música? ¿En qué momento te despertó la curiosidad de tocar un instrumento y crear tu propia música?
—Quizás como muchos, mis primeros acercamientos fueron con la radio que había en casa. Tengo recuerdos muy vivos de tomar la radio, desenchufar los cables negro/rojo y darme cuenta cómo iban dejando de sonar. Intuitivamente descubrí la función del fader “pan”, “bass” y “treble”, que eran los parámetros que permitía modificar. Si bien no vengo de familia de músicos, mi abuelo compró varios instrumentos para su familia y recuerdo que había un charango, quena, zampoña, guitarra y bombo chilote, donde tengo imágenes de mi papá tocándolo y disfrutando. Empecé a tocar música apenas hubo un taller de guitarra en mi escuela, tenía 10 años. Resultó siendo una experiencia algo frustrante ya que durante las primeras sesiones se rompió la guitarra de mi abuelo, la cual tenía un valor emocional grande, por lo que tocar música con ganas volvió a los 17 años cuando empecé a tocar el teclado y ahí lentamente comienzo a acercarme de una forma más protagonista que observadora.

—Previo a la salida de "Interior", tu primer álbum, ya había varios registros en la web, como "La eternidad del proceso análogo", "Sesión Bushido", "B-Sides" y "Sepukku". ¿Qué nos puedes contar sobre cada uno de estos?
—Todos conforman parte de una etapa de transición, en donde dejé compartir música bajo un seudónimo y comencé a tomarlo más como un camino en donde decidí usar el nombre que he usado toda la vida (risas). En ese momento que venía interesado en trabajar con cintas me topé con Daniel Puelma de Estudio Budō quien traía inquietudes sobre el trabajo con máquinas electrónicas. Ahí es donde se configuró lo que sería la "Sesión Bushido". Para mí fue un paso importante en lo que venía haciendo y con esto tomó fuerza el grabar entregándose a lo que ocurre en el instante y registra la cinta. Cronológicamente vino la “Sepukku” y "La eternidad del proceso análogo", donde el primero es un registro ya colaborando con Samsara Records y en donde se registró un split con el proyecto Argentino que estaba girando en Chile llamado Principiante, bellos recuerdos. El segundo fue una apuesta entre Estudio Budō y Samsara Records donde "la eternidad del proceso análogo", fue un experimento de grabación de dos discos en momento real, compartiendo al público el proceso. Quedó registrada mi presentación y la del proyecto Polanco. Finalmente, “B- Sides” es el resultado de varios cassettes en donde, paralelo a los otros trabajos mencionados, fui grabando procesos, experimentos y aprendizajes sin un objetivo específico, pero que luego de un poco más de un año preferí darle forma y compartirlo.

—¿Cómo te gusta definir tu estilo y cómo es el proceso de construcción sonora?
—Últimamente trato en general de alejarme de definiciones, la música está muy ligada a mis propias vivencias y desde ahí prefiero habitar un espacio de libertad. Pero como no siempre se puede responder de forma más abstracta, suelo denominarla ambient, o música hecha con instrumentos electrónicos. El proceso por lo general es una construcción sonora donde armo un sonido, una textura, sample o loop, voy buscando hasta encontrar algo que me resulta inspirador, ahí voy añadiendo capas, intenciones hasta que va tomando cierta estructura. Cuando ya me gusta mucho, es cuando me detengo respiro, me acomodo y apreto “rec” en donde voy intencionando e interpretando lo ya compuesto o encontrado.

Foto: Albor Fotografía.

—¿Cuál es tu relación con las cintas y con los instrumentos, dispositivos, FX, formatos analógicos? ¿Cómo te llevas con el campo de lo digital? 
—Las cintas tienen esa nostalgia de las primeras grabaciones, además de su sonido/textura el proceso es más limitante, deja pocos espacios para cambios por lo que conlleva una situación constante de aceptación o distancia con la pieza grabada. Me gusta ocupar diferentes dispositivos por el carácter que cada máquina brinda, cada uno con sus formas de expresión, lo cual me invita a un flujo de trabajo centrado en “el momento”. Con lo digital aprendí mucho, pero me costaba concretar por sus ilimitados recursos. Además durante 10 años trabajé en una oficina, donde la computadora era compañera de todo el día, así que busqué salirme de ahí y buscar otro tipo de interacción con el instrumento/interfaces.

—¿Cuál es tu set up? Para conocer el funcionamiento de todos los instrumentos, dispositivos, FX que usás, ¿tenés alguna formación o sos autodidacta?
—Tiendo a usar diferentes configuraciones, generalmente los elijo para abordar una situación (live, grabación, experimentación), pero en general se mantiene la base de una Elektron Digitakt como sequecer principal y me conecto midi a otros instrumentos como la Digitone, Novation Peak o Moog Minitaur, por ejemplo. Por otra parte, estoy empezando a hacer música con sintetizadores modulares lo que ha ampliado el abanico de experimentación sonora, ahí los pulsos eléctricos son los que mandan. En mayor parte autodidacta, he aprendido mucho también de otros músicos en diferentes contextos. Por años toqué sintetizadores en bandas más ligadas al mundo del rock, esas experiencias han sido vitales para lo que hoy hago.

—Tengo entendido que "Interior" nace a comienzos que la pandemia por el Covid-19 en América Latina. ¿Hay algún concepto o mensaje que atraviesa el álbum?
—Es correcto, "Interior" lo comencé a componer durante el confinamiento, los primeros tracks que grabé me gustaron tanto que rápidamente se fue armando el álbum. Gran parte del concepto es la propia transformación y cambio a través del tiempo. Fue como un volcado de experiencias que venía viviendo y re viviendo. Para mi es exponer mucha intimidad, ya que muchos tracks nacen desde vivencias o aprendizajes…con todo lo que esto conlleva.

—¿Qué posibilidades creés que te da la música instrumental?
—Me gusta pensar que invita a una recepción más libre, sin un mensaje implícito, a un conectar con ella más allá de los pensamientos.

—"Interior" fue editado por Samsara Records y el sello argentino Bruma del Sur, ¿cómo llegaste a ambos? 
—Se han dado muy orgánicamente el conocerlos, nos fuimos cruzando y ha existido una valoración bonita y honesta del trabajo mutuo. Trabajar con ambos me da mucha felicidad por lo que representa el espíritu de cada uno.

«Me gusta pensar que (la música instrumental) invita a una recepción más libre, sin un mensaje implícito, a un conectar con ella más allá de los pensamientos».

Foto: Albor Fotografía. 

—¿Hay otros proyectos paralelos que ayuden a sostener económica, creativa y/o espiritualmente a tu camino solista?
—En el camino he ido encontrando fuentes de gran inspiración, una de ellas es el trabajo de Claudio Naranjo y su mirada al autoconocimiento.

—¿Cómo te llevas con las etiquetas DIY, autogestión, independencia?
—Me parece una bonita forma de hacer comunidad, con mayores libertades y acuerdos más conscientes. Se genera mucho intercambio en muchos niveles, conocimientos, técnica, ideas y maneras de estar en el mundo y eso se va transformando en vinculo y colaboración.

—¿Qué otrxs artistas de Latinoamérica asociados al ambient/noise/drone te gustan? ¿Qué discos te gustaron últimamente y nos podes recomendar?
—Últimamente he disfrutado mucho el “Grain & Pluck” del proyecto Almanacs de Honduras. Un álbum hermoso en texturas a partir de síntesis granular. Me encanta. Otro proyecto al cual recurro y viajo con frecuencia es Lumtz de Argentina. Su álbum “Península” es una maravilla, primer track y ya estás sumergido en un viaje donde no hay peligros, una música que acompaña cálidamente.

—¿A dónde te gustaría llegar con el proyecto? ¿Cuáles son tus sueños/anhelos con respecto a tu música?
—Quiero comenzar a explorar y compartir la música, desde un acercamiento, desde un llamado más terapéutico, a compartir y encontrarnos a través de sensaciones sonoras y musicales.


—¿Cuáles son las últimas novedades y próximos planes? 
—Hace poco lanzamos el video clip de “Gran Río”, el segundo track del álbum "Interior" y fue grabado en el sector Sauzal de Machalí, a cargo de Pablo Valladares Arraño y Claudia Sánchez Poblete en "Macondo", en donde la música se mezcla con bellos cuadros de naturaleza, cielo y animales invadidos por una instalación industrial que bloquea el flujo natural de lo que alguna vez fue un gran río. Acusando a otro ejemplo de cómo explotamos la naturaleza, que conlleva una explotación de nuestra propia naturaleza.

—Si algunx se viese motivado por tu música y quisiera comenzar a investigar en el mundo de los sintetizadores y derivados, ¿qué recomendación le darías?
—Creo que hay que ir por lo que se pueda en el momento en que esté la motivación, hoy hay herramientas software increíbles o sintetizadores muy capaces a precios mucho más democratizados que en las últimas décadas. Creo que en esto hay que ir probando y encontrando una relación con el instrumento y ahí creo que cada uno lo va sintiendo. Durante años fui cambiando instrumentos y aprendiendo bastante desde la exploración de éstos.

—Francisco, muchas gracias por tu buena onda y predisposición, ¿algún mensaje final o algo que quieras decir que no pregunté?
—Muchas gracias a ustedes por la invitación, este tipo de colaboraciones aportan mucha energía para continuar compartiendo. El responder a sus preguntas me hizo bien para aterrizar ideas y valorar el camino recorrido y los encuentros que van sucediendo en el proceso. Un abrazo. 
______________________________________ 

CONTACTO & PLATAFORMAS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUBCULTURA FANZINE #8  
Últimas copias con envío incluido (ARG) en https://bit.ly/3hRD8zX 

APOYO & APORTE VOLUNTARIO 
Si te gusta lo que hacemos, nos podés invitar un cafecito ($50 ARS) en https://cafecito.app/subcultura. ¡Gracias por el apoyo! •