ENTREVISTA | MUD WIND & AOÛT: AHORA QUE TODO HA QUEDADO LEJOS


Arte de portada por Federico Sánchez. 

Por Germán Ponce. | En la puerta de casa, soplan unos vientos sureños y bonaerenses que llegan en forma de canciones. Esperadas y oportunas, porque más que nunca necesitamos de emociones como las que desprende y sopla “Ahora que todo ha quedado lejos”, el reciente split de Mud Wind y Août. Como una premonición a lo que hoy estamos viviendo, el título de este trabajo describe y deja la pregunta abierta hacia qué vamos a hacer con este mundo al que cada día lo sentimos más lejano en su esencia. En realidad, nuestra humanidad es la que nos aleja de la naturaleza y nos acerca a este estado de guerra donde la supervivencia se impone sobre el bien común. Tan solo al repasar dos conceptos como “distanciamiento social” y “estado de excepción” dan cuenta del veneno que esta serpiente de mil cabezas y un solo rostro nos inyectó. En esta ocasión, propongo romper el cerco de la mente y permitirnos volar, integrar nuestras ideas desde la virtualidad. Sé que suena utópico y hasta demasiado optimista, pero se pueden aprovechar estos momentos para conocernos atravesando las distancias físicas con el arte y la amistad. Compartimos música, pero también conversamos con sus autores, cual ronda de mate en la plaza.



Hablaba de premonición al comienzo, ya que el mismo fue grabado y mezclado a fines del 2019 por Francisco Sonur (Emya, PEUR, Migret, entre otros proyectos), prolífico músico y compositor platense quien actualmente crea con sede en Sidney, Australia. Fue el mismo Sonur quien cultivó y bautizó esta comunión entre dos amigos de la ruta y la autogestión. A mate cebado, nos encontramos con tres canciones de cada artista a lo largo de veinte minutos en donde nos hallamos rápidamente como en el living de sus hogares. Esa es la calidez que sentimos con “Cercanía”, primer track del split y de Mud Wind, proyecto solista de Jonathan Serpilli (La Real Entrega, PEUR) quien se ha lanzado con su guitarra acústica y confesiones por el circuito independiente durante todo el año pasado, incluyendo la salida de “Groenlandia” (2019) su primer EP. Acostumbrados a sus potentes e intensas ejecuciones como baterista de Para establecer un río, es con este proyecto donde conocemos su faceta más íntima y marcada hacia el formato cancionero folk que no esconde para nada la esencia emocional y confesional. Armonías en tónicas que recorren acordes, sonidos esperanzadores y ahí queda, la voz desnuda, sin ningún tipo de retoque ni maquillaje. Solo él y su guitarra. Puro coraje.

Ahí nomás, luego de la primera ronda de mate, suena “Un abismo llama a otro abismo” y Jonathan abre la conversación: “ésta es una de las primeras canciones que compuse cuando tenía 14 o 15 años, pensando en hacerla en público. Por ende se podría decir que fue en un momento de transición y cambios para mí. Mud Wind lo vengo pensando hace tiempo, y hace poco más de un año lo comencé entre inseguridades y miedo. Pero, sinceramente, no quería quedarme con algo en el tintero ya que no sabemos que va pasar del día de mañana. Hoy mismo vivimos un momento histórico como esta pandemia y si mañana muero, sé que cumplí este deseo”. Y es claramente lo que logra transmitir. Sus canciones tienen esa cuota de “hacer las paces” con unx mismx como en “Cuando no entiendo lo que pasa”, tercer tema del split, donde es la misma canción la respuesta a ese grito que quedó en una sala de espera.

Mud Wind. Foto: Gody Mex.

Luego de casi diez minutos de Mud Wind, el arte cambia de mano y llegan las canciones de Août, siendo “Las aguas” la primera de ellas. Es instantáneo reconocer la impronta de Federico Sánchez (La Nueva Mentira, Dresden, ente otras) en la guitarra acústica, ya que a través de su trayectoria como solista ha demostrado ser un ecléctico artista del instrumento con composiciones emo folk, en las que predomina su técnica de fingerstyle o fingerpicking, la cual aporta una sonoridad genuina sin par. Personalmente, me declaro devoto del sonido acústico, pero más aún cuando las grabaciones son de estilo lo-fi y podemos oír las vibraciones de las cuerdas en los trastes, el arrastre de las yemas de los dedos sobre el diapasón y hasta la respiración de quien ejecuta el instrumento. Esta primera canción continúa la línea de los trabajos anteriores de Août: arpegios, rasgidos en notas abiertas que aportan cuerpo a la voz de Federico, la cual a partir de su anterior trabajo “Justa e invisible” (2018) comenzó a complementar su obra.

En relación a la búsqueda del sonido acústico, Federico reconoce: “siempre fui de escuchar bastante música y variada. Pasé por el heavy metal en la adolescencia, pero fueron el hardcore punk y el emo quienes cambiaron mi cabeza. Luego conocí el post rock, donde me hice batero y alternando entre ese instrumento y la guitarra, se dio el puntapié a Août. El formato acústico significa para mi otra forma de expresión. Te da la oportunidad de llegar a diferentes tipos de público y movidas. Este verano hice una gira por una parte del sur y terminé tocando en el Tren Patagónico para gente variada a nivel económico y cultural. Creo que este puede ser un buen ejemplo de esta otro forma de expresión”.

Se oye un silencio especial entre cada composición. Si, se oye, porque el silencio es un sonido que pocxs pueden apreciar. Hay una intención muy clara de preservar la naturalidad, tanto de los artistas, como de la grabación. “Ana Paula” es la canción que sigue en consonancia a lo que hablamos con Federico. Acá impera el instrumento y los climas provocados por los cambios de intensidad e inclusive una percusión producida en la propia caja de la guitarra. Todo acústico. Todo instrumento. Explotan en esta composición los sonidos orgánicos. La intervención de Août en el split culmina con “Siete torres”, canción con una épica que ya conocíamos de sus presentaciones en vivo, la cual carga con una sonoridad sombría, lírica post-apocalíptica, pero a su vez aporta el clima más indicado para este cierre de disco.

Août. Foto: Ivan Paszczuk.

“Ahora que todo ha quedado lejos” es una obra que refleja de principio a fin muchas de las emociones que sentimos desde el vamos y que se potencian en este contexto. Es también el fruto de dos artistas que, como nos comentaron, han desafiado en menor o mayor medida sus propios temores hacia la búsqueda y la creación cultural. Esto va de la mano a que tanto Federico activando con “Luz sobre tinieblas”, sello que gestiona y edita material con raíces en el hardcore y post rock, como también Jonathan y el colectivo platense de bandas como PEUR, EMYA y Blien Vesne, vienen curtiendo su camino dentro del hazlo tú mismo.

Aprovechamos este encuentro virtual para conocer sus perspectivas sobre la autogestión, la relación de ésta con respecto al panorama de cuarentena y si creen que lo que nos espera será un cambio positivo o seguiremos retrocediendo casilleros: “Para mí, el DIY es una forma de ver la vida. Si bien es muy difícil, te vas rodeando de gente que está en la misma y podes aprender, mostrar otras cosas y muchas veces encarar proyectos paralelos con esas personas. El apoyo mutuo es importante”, comenta Federico y agrega: “esta situación impactó a nivel general en lo económico y la cultura no fue ajena. Aunque siento que generó otras formas de ´ser´ con la ayuda de las redes sociales, por lo menos en lo gráfico, musical y actoral. Lo del cambio social, veremos (risas)”.

Por su parte, Jonathan opina que “es bueno entender que uno es parte de la autogestión por decisión propia. A través de ésta, uno comparte valores, visiones en cuanto al arte, el esfuerzo, el apoyo mutuo, la responsabilidad y el respeto. Entiendo que hay otras formas y las respeto, aunque no las comparta. En cuanto a lo actual, es un golpe fuertísimo para los que literalmente viven del DIY y es algo que me entristece. Por eso, en la medida que pueda, trato de ayudar de alguna u otra manera a quienes necesiten ayuda, ya sea con la compra de una rifa, mercadería o producto elaborado y por supuesto con la difusión de su trabajo. Ahora y mañana cuando esto pase, es cuando más unidxs tenemos que estar”.

Claro está el mensaje y desde nuestro lugares debemos cooperar para sortear esta trampa de la mejor manera. Pero no todos son sombras mientas exista este espíritu creativo y hay noticias que alegran nuestro corazón melómano ya que, apenas termine la cuarentena, “Ahora que todo ha quedado lejos” será editado en cassette por Paper Heart, sello con el cual estos artistas comparten una relación basada en el respeto y la unión.

Culminado este intercambio virtual, solo queda por compartir un mensaje final a lxs lectorxs: “mi mensaje es que sigan activando, por más difícil que sea, y apoyando todos estos proyectos independientes que nos sirven para informar, compartir momentos o puntos de vista y, por qué no, para hacer crecer el espíritu y darnos una visión del mundo no convencional”, concluye Federico, mientras Jonathan hace lo propio: “sólo puedo decir que extraño estar en los recitales con amigues compartiendo todo el arte que nos caracteriza y nos hace a todxs. Espero volvamos a vernos, abrazarnos y compartir nuestros espacios. PD: Lean Subcultura porque la movida sigue y ellos siguen apostando, compartiendo y apoyando a lxs artistas. Gracias por la buena onda de siempre”.-
________________________________________

▶️ Contacto & plataformas digitales Mud Wind
Instagram | Facebook
YouTube | Spotify

▶️ Contacto & plataformas digitales Août
Instagram | Facebook
Bandcamp | Spotify

▶️ Artículos relacionados
Crónica | Crywank (UK) en Buenos Aires.
Crónica | Paper Fest 2019 (ARG)

▶️ Conseguí Subcultura fanzine #8 con envío incluido (ARG) en https://bit.ly/3hRD8zX