REVIEW | MIS SUEÑOS SON DE TU ADIÓS - PÁGINAS MUERTAS





A mediados del año pasado, entrevistábamos a Enzo Raffler, creador de Hikikomori Discos, sello independiente de Viedma, Río Negro, el cual edita material de latitudes patagónicas que comparten una misma línea desde lo confesional en sus líricas y sus grabaciones, en su mayoría, en clave lo-fi y analógica. A mediados de abril del 2019, el propio Enzo dio a luz Mis sueños son de tu adiós, proyecto individual con raíces profundas en el screamo y el emo-violence, géneros subterráneos gestados en los años noventa y que tuvieron como principales referentes a bandas como Portraits of Past en EE.UU, o a nivel nacional, encontramos en Ostende todos los elementos para reconocer al instante el sonido que lo caracteriza. Fuera de lo estético, este proyecto ha editado siete trabajos desde “Buscar”, single debut, hasta este “Páginas muertas”, marcando la fuerte actividad. O básicamente, la necesidad de mover las energías.

Grabado en enero de este 2020, nos encontramos con 19 minutos divididos en 10 canciones, de emociones urgentes expresadas en alaridos, ritmos dispares y agresivos al mejor estilo I wrote haikus about cannibalism in your yearbook. Desde su primer track “Me ahogo” a “Todos los días”, tercer track, son 3 minutos contados de confesiones y sentimientos que claramente no podrían ser expresados de otra manera que no sean desde las entrañas. En el medio de la catarsis aparece “Demasiadas ideas”, instrumental de sonidos cibernéticos, golpes saturados ejecutados por alguien y ese sonido de cinta tan particular de grabaciones de K7. Personalmente me trajo recuerdos e imágenes perversas de cine (The poughkeepsie tapes) e inclusive, como si ese sonido fuese de nuestra mente queriendo estar en silencio.


A medida que avanza el disco y con una notoria claridad de las voces, es realmente para destacar que todos los instrumentos suenan tal como este género lo requiere, respetando las progresiones veloces de la guitarra y el agite bardero de la batería. Y, sin dudas, apreciar un sonido lo-fi tan fiel es un valor agregado muy importante ya que reproducir este disco en formato digital es casi igual al abrir el walkman, ajustar la cinta y sentir sus partes trabajar hacia las bobinas para expandir el sonido hacia los auriculares. Todos los instrumentos fueron grabados por el mismo Enzo dando cuenta de que es un laburante del “hazlo tú mismo” desde todo punto de vista, eso lo convierte en una referencia en la Patagonia y potencia aún más al sello que ya cuenta con más de 50 ediciones de variados colores e intensidades.

De esto también trata “Páginas muertas”. De cómo un pibe en su habitación fría busca la constante salida de la alienación que se nos presenta desde el absurdo consumo siendo una generación cruzada por la internet y las redes “sociales” que plantean un monitor, píxeles y motores de búsqueda como método de comunicación. Todo está en una pantalla. Todo al alcance… de lo aparente, de las poses, del no tener un tangible cercano a nuestros verdaderos sentires explotando así la ansiedad y el pánico en cuatro paredes. Sino, miren su ombligo temblar en estos tiempos de pandemias y psicosis. Vuelven esos sonidos en “Una vez más”, track 7 donde nos envuelve un ambiente de trance, máquinas, muy dark wave, con dos capas de voces que van del agudo lamento a otra más hipnótica que marca el pulso en esta canción.


“Pronto nuestros corazones van a florecer”, es una oda a la sinceridad y que desde el amor y solo hacia el amor es posible que podamos cultivar vida entre nosotrxs y ahí está esa clave. Finalizando es “No puedo vivir” quien nos recibe en medio de una nube de frituras (sónicas, no de aceite), alaridos, acoples y un sentimiento de encierro muy profundo, alguien que quiere y necesita explotar. Es una escucha rápida, que dura lo que un pucho encendido, pero ese que dejamos consumir en el cenicero repleto de colillas y nos hace prender uno más por la sensación de no disfrutar. Esto es igual. Termina y automáticamente vas a reproducirlo de nuevo porque uno se halla ahí, no solo en las sensaciones, sino en lo logrado desde lo instrumental y lo vocal siendo una sola persona la que orquesta Mis sueños son de tu adiós. Estrenado el pasado primero de abril, tiene su edición física internacional en K7 bajo el sello neoyorquino Larry Records el cual reúne artistas del género en todas sus latitudes, quienes trabajan bajo la impronta del DIY y cuentan con un amplio catálogo de gritos y amor en Bandcamp.

En épocas de reclusión física obligatoria por las causas ya conocidas, es necesario mantener nuestra mente activa para no caer en lugares de los cuales es muy difícil salir. Activemos en nuestro arte interno, emprendamos con actividades que reflejen nuestras pasiones y que ayuden a exteriorizar. Y rescato muchísimo que en estos momentos pesados nos sigamos animando a crear desde lo natural y verdadero como este y otros trabajos que vienen editándose desde el comienzo de este año. La música siempre estará para salvarnos. Que el silencio sea una herramienta para conocernos, sacarle el polvo a esas “páginas muertas” y, como profesa una frase de este disco: “porque pronto nuestros corazones van a florecer”.-

▶️ Reseña: Germán Ponce.