CRÓNICA Y ENTREVISTA | EXTRAÑEZA Y TEATRALIDAD: LUCAS LANTHIER (U.S.A) EN BUENOS AIRES

▶️ Fecha: 27 de noviembre de 2019.
▶️ Lugar: Primer Piso bar, CABA.
▶️ Bandas: Lucas Lanthier, The Terror.

Lucas Lanthier. 

Un fenómeno que lleva sucediendo en los últimos 10 años es la llegada al país de artistas o bandas gracias a la fuerza y las ganas de productoras independientes (y no tanto), que de otro modo no hubieran podido ocurrir. Uno de esos artistas es Lucas Lanthier, quien se presentó en suelo porteño luego de 10 años, de la mano de la productora Gothic BA. El lugar fue el Primer Piso Bar, pequeño bar a escasas cuadras del Congreso, con planta baja y un escenario de pequeñas dimensiones en el subsuelo, todo para dar un aire más íntimo al show, el cual si bien originalmente empezaba a las 21hs, terminó comenzando a las 21:45.

Los encargados de abrir la noche fueron los locales The Terror. Hubo algunos problemas con el sonido al principio, acomodándose a la tercera canción; lograron remontar su actuación a base de su Deathrock y post-punk con aire callejero. Lástima que no mucha gente llegó a verlos. Terminado el acto local, la cantidad de gente no aumentó demasiado con respecto al comienzo del show. Luego de 15 minutos de preparación y montaje, salen a escena los protagonistas: Lucas Lanthier, vestido pintorescamente y con guitarra en mano, y Dizhan Blu, vestido de negro, con perfil algo más bajo, ubicándose detrás de una batería electrónica.




Primero tenemos que aclarar que el show está pensado para ser interpretado en dúo (además de samplers), por lo que las canciones que forman el setlist llevan consigo todo un tratamiento para la ocasión. Empiezan con “Hammer, Anvil and Stirrup” de Deadfly Ensemble, rápida, distorsionada y pegadiza. Hay un pequeño desajuste con el sonido que se arregla rápidamente, sin afectar demasiado la canción. Luego suena “Horse in The Moor”, más tranquila y ecléctica, con un Lucas vocalizando una voz peculiarmente aguda, a lo Klaus Nomi, y exagerando sus expresiones y movimientos, como si estuviéramos viendo al protagonista de una comedia musical negra; esa actitud alocada y excéntrica se mantendrá durante toda la noche, patente de la teatralidad que tiene el cantante y guitarrista, a pesar de la pequeñez del escenario.

Siguen “En Hiver” (clásico de Cinema Strange) y “Heathen Smile” (pieza del proyecto en solitario del cantante), enganchados, y llegamos al primer momento teatral de la noche con la extraña y experimental “Million of Flies”. Vuelve a levantar la intensidad con tres canciones de las más movidas (y de nombre más largo) de la noche, la triada “In Defense of a...”, “An Entire Wardrobe...” y “The glorious Immolation...”, la cual el público no dejó de celebrar. Luego de un pequeño intervalo instrumental, vuelven con la segunda mitad del show, el cual consiste en canciones quizás más orientadas al dark folk, siendo “Revenge of he Nursemaid” y “Black Capped Chaplains” los puntos altos.




Ya pasando una hora de show, dejan la bateria y la guitarra de lado y Lanthier canta un pequeña despedida a cappella, para luego volver con un bis de Cinema Strange, “Greensward Grey”, completando así un excelente show, a pesar de los inconvenientes técnicos. Si bien hubiera estado interesante meter una o dos canciones más de Cinema Strange, no se puede criticar la performance de este dúo, ajustado tanto musical como escénicamente.

El dato de color es que ambos músicos se quedaron hasta bastante después de terminar su presentación para sacarse fotos con los fans y firmar discos. Y así terminó una jornada que queda para la historia del under gótico de Buenos Aires, y esperemos no tener que esperar otros diez años para volver a ver a estos artistas.




Luego de terminar el concierto, pudimos hacerles una pequeña entrevista a Lucas Lanthier y a Dizhan Blu. A los músicos se los veía de muy buen humor y muy amables al contestar nuestras preguntas. Si bien estaban ambos músicos presentes, Lanthier es quien responde la mayoría de las veces, mientras que Blu, más retraído, participa de la conversación con comentarios o aclaraciones oportunas, pero con la misma buena energía que Lanthier.

Están terminando un tour por Latinoamérica que los trajo a Buenos Aires, a 10 años de tu primera presentación ¿Qué hizo que volvieran después de tanto tiempo?
Lucas: Bueno, para cada show que hago, hago mucha investigación. De hecho, he estado aquí todo este tiempo… encubierto. Disfrazado, aprendiendo. Tratando de diseñar el setlist perfecto. A veces soy un viejo en las calles de Palermo, a veces estoy al frente de la casa de la Opera vestido de mujer (N. del E. Lucas hace unos ademanes y dice una palabras en voz aguda). Pero esta noche, soy Lucas Lanthier de nuevo. Contento de estar aquí. Además, Hadrian (N. del E. Productor del show) dijo que ahora era el momento.

¿Qué podés decirnos de tu estética? ¿Cómo hacés para crear esos atuendos extravagantes de tus presentaciones? O quizás no extravagantes, pero sí particulares.
L: A Blu y a mí nos gusta, a veces antes de un concierto, salir a comprar en lugares extraños y ver que nos llama la atención. No tiene que ser una casa de ropa, puede ser lo que sea. Ya sabes, podés encontrar inspiración en toda clase de lugares. Así que, tratamos de revisar hasta que algo nos llega.

Algo simplemente aparece.
L: Sí. Esa es la mejor manera. Hasta que algo te golpea en la cara, entonces sabes que es momento de llevarlo al escenario.

Es una buena manera de pensar.
L: Eso espero (risas).


¿Qué diferencias podés recordar de tu anterior visita a la Argentina?
L: La primera vez fue un show acústico, y estaba sólo yo con una guitarra acústica. Así que queríamos tener una presentación distinta. He trabajado con Blu durante màs de 10 años y también en The Deadfly Ensemble. Así que dije, esta vez tengo que hacer algo especial, hicimos algunos arreglos especiales con sintetizadores y esas cosas; y con Blu, en vez de usar una batería acústica, empezamos a trabajar con, eh…. (N. del E. No le sale el nombre del instrumento y dice el nombre en español) ¿Batería electrónica?
Blu: Batería electrónica (N. del E. Lo dice en inglés, "Electric Drums").
L: No me salía la jodida palabra en inglés. Sí, Gracias. Él lo sabe. Así que hicimos esta combinación. Blu puso mucho trabajo en la percusión. Creo que suena genial.
B: Quise traer de vuelta viejos sonidos, arreglos de batería particulares, percusión de jazz, “full drums” y baterías originales de cosas que podías escuchar en los 80’.

Mezclando lo viejo y nuevo, ¿algo así?
L: Sí. Queríamos hacer una buena combinación esta noche. Además, las canciones son de Cinema Strange, The Deadfly Ensamble y algunas cosas solistas, así que realmente armamos una mezcla para esta noche.

Otra cosa que se nota es que el setlist no se sintió como si fuera sólo una lista de canciones. Da la impresión de ser una canción enorme, de manera que si le sacaban algo no podrías disfrutarlo totalmente.
L: Oh, ya veo. Nos gusta tratar los shows como un disco. Cómo si fuera un álbum completo.
B: Y también nos gusta contar una historia. Qué se sienta esa transición entre los distintos elementos y que siga fluyendo mientras van transcurriendo las canciones.
L: Sí, exacto.

La música que hacen es para un público muy particular. Podrías estar haciendo otra cosa u otro estilo, más popular ¿Por qué decidieron seguir haciendo este estilo y seguir creyendo en lo que hacen? Otros artistas han cambiado para bien o para mal. La música que hacen también ha ido cambiando, pero siempre con esa energía particular de tus proyectos.
L: Bueno, nos dimos cuenta, quizás hace 15 o 20 años, que no hay dinero en esto. Nadie se va a hacer rico tocando música underground. Así que tal vez esa es la mejor razón para mantenerse fiel a tu visión artística. No tenemos ninguna distracción. Así que hacemos exactamente lo que queremos hacer. Y también, si bien es como una audiencia “de culto”, pero es una audiencia “de culto” alrededor del mundo y creo que esa es la gente por quienes estamos aquí. Ha pasado mucho tiempo, así que este pequeño grupo es como una familia. Pero parece que a ellos les gusta lo que hacemos. A veces tocamos para público más grandes, y otras para públicos chicos, pero siempre creo que lo importante es… creo que hubo algunos momento en que decidíamos las canciones y nos dimos cuenta que hacíamos un setlist para la gente, pero entonces decíamos “ok, no, no está bien. Arriesguémonos”. Porque en los riesgos es en donde nos divertimos. El riesgo es la mejor parte, creo. No siempre funciona y nos caemos de cara a veces, pero es lo más divertido. Y es por eso que estamos aquí, supongo. Hacemos nuestra visión y patrocinamos nuestra propia fiesta, y con suerte algo de gente vendrá.

"Nos dimos cuenta, quizás hace 15 o 20 años, 
que no hay dinero en esto. Nadie se va a hacer rico tocando música underground. Así que tal vez esa es la mejor razón para mantenerse fiel a tu visión artística".



¿Qué opinas sobre los proyectos DIY?
L: Eso lo que hemos hecho siempre. Quiero decir, estuvimos en un par de disqueras, pero eran todas independientes; y esas disqueras hacen todo ellas mismas también. Hacemos volantes y cosas en las casas de fotocopiado, cortando y pegando. Aún lo hacemos cómo cuando estábamos en la secundaria.

Claro. Y les sale bien, es un muy buen producto...
L: (Risas) Gracias. Es lo mejor. Quiero decir, no voy a contratar un diseñador. Es decir, ¿qué van a hacer?

Última pregunta ¿Qué planes tienen para el futuro a corto o a largo plazo? ¿Qué planean o que piensan que estarán haciendo el año que viene o el siguiente?
L: Blu y yo queremos hacer otro disco. Un vinilo de 7 pulgadas. Tenemos un single que queremos sacar.

¿Cómo The Deadly Ensamble?
L: No lo sé aún. No estamos seguros como catalogar las cosas ahora. Quiero decir, él ha estado conmigo durante el último grupo de conciertos. Así que es Lucas Lanthier pero es con Dizhan todo el tiempo. Siempre con Blu. Así que tal vez lo llamemos de otro modo, Luc y Blu, no lo sé. (N. del E. El fotógrafo con nosotros pregunta: ¿Algo así como un álbum en solitario de ustedes dos?) Algo así, sí, quizás. Aún lo estamos pensando.

Eso es todo. Gracias por su tiempo y un gusto conocerlos.
L: Gracias. Buenas noches.
B: Un gusto conocerlos. Gracias.-


▶️ Crónica y entrevista: Leo Díaz.
▶️ Fotografía: Gonzalo Marrón.