GRATEFUL DRONE TOUR: LA GIRA DESPEDIDA DE PANDELINDIO


El proyecto de drone acústico y grabaciones de campo (Quilmes, Buenos Aires, Argentina) inició su gira despedida en Córdoba y estará dando sus últimos tres gigs en Buenos Aires el 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre junto a una curada selección de artistas experimentales, entre ellos, el australiano con base en Londres, Mark Harwood y el chileno Álvaro Daguer (N. de R. Glorias Navales, A Full Cosmic Sound, Etcs Records). Nos pusimos en contacto con Federico Fossati, miembro original y fundador de Pandelindio, para hablar sobre el "Grateful Drone Tour", su último Ep, la etiqueta field recordings, el DIY y la situación política que está atravesando Chile, donde está planeada la mitad de la gira.



¿Cómo conociste a Mark Harwood y Álvaro Daguer y qué descripción sensorial podés hacer sobre su música?
Lo conocí a Álvaro a fines del 2014, donde coincidimos en un concierto en el cual yo tocaba como invitado para los O+yn y Panchasila, y él estaba de gira por Buenos Aires con A full Cosmic Sound. Me encanta su trabajo con AFCS como también con Glorias Navales y su disco solista en conjunto con Sholto Dobie, trabaja un drone minimalista lo-fi espacial completamente hipnótico, muy genuino y profundo. A Mark Harwood (N. de R. Alias "Astor") lo conocí a través de Álvaro por las fechas que vamos a compartir en la gira por Chile y Buenos Aires. No escuché sus trabajos detenidamente pero es un artista con más de 20 años de trayectoria y estoy seguro que va ser muy interesante tener la experiencia de verlo en vivo.

Anunciaste a través de las redes sociales que serían las últimas fechas de Pandelindio, ¿por qué?
Pandelindio siempre fue un proyecto de libre exploración comunitaria con formaciones itinerantes. El primer concierto fue en noviembre del 2010 en La cúpula de Córdoba Capital, para un ciclo que organizaba Gustavo Valerga de O+yn. En ese primer concierto antes de tocar, junto a Corina Inveninato, lo invitamos a Gustavo a ser parte de la tocata, a una libre improvisación sin haber siquiera compartido un ensayo. Y así se fue desarrollando la banda, con formaciones de hasta 7 músicos en vivo o grabaciones. Siempre con la premisa de la interacción libre y comunión musical entre los integrantes, de encontrar juntos una comunicación telepática que nos lleve a un estado de armonía y silencio contemplativo de escucha profunda. Estas últimas fechas en Buenos Aires van a ser la celebración de todo ese camino transitado, un cierre de ciclo a la forma en la que venimos tocando desde hace casi 10 años. En estos años de haber transitado por distintos circuitos, no hemos encontrado nuestro lugar de pertenencia en la escena local. No tenemos un público que se haya generado que esté entre la música experimental y las sesiones de música terapéutica o contemplativa. No encajamos en ninguno de los dos circuitos y los espacios que tenían la libertad de albergar proyectos como el nuestro fueron desapareciendo. También al ser del conurbano, las posibilidades de formar parte de una escena o de ser invitados y poder tener una interacción más directa con diferentes músicos y proyectos de Capital Federal es más laborioso, el esfuerzo ya lo hicimos y se gestaron músicas y momentos en vivo muy hermosos y memorables, sublimes. Ahora siento que es un buen momento para celebrar la culminación de todo ese camino, de todas formas seguiremos grabando y tocando en el exterior si se da la oportunidad.

Me gustaría saber más sobre el reciente lanzamiento del Ep "De Zon": la música, el arte, el sello, dónde y cómo lo grabaron...
El ep “De Zon” ("El Sol" en holandés) es un simple de 7 pulgadas azul, editado por nuestro sello autogestivo Frente al Fuego. Fabricado y prensado por Hamilton records de La Tablada. Son dos canciones con 10 años de diferencia entre sí. El nombre del ep corresponde a la canción del lado A, inspirado en el arcano mayor “El Sol” de una baraja de Tarot que conseguí en una feria de pulgas en Bélgica, después de un concierto de la gira pasada. “De zon” es una canción que grabé en el verano de este año con armonio indio y violín toba, partiendo de una melodía repetitiva que fue instalándose hasta generar una visión. De ahí fui creando capas de armonio hasta finalizar con unos cantos tibetanos que grabo Jonah Schwartz (Diente de Madera, Los Álamos, Springlizard). El lado B “Avve”, es una canción que compusimos hace 10 años con el músico y poeta Alfredo Vidal (Wellam). Es una canción con estructura de ukelele y bajo como base y que de a poco fuimos sumándole instrumentos hasta lograr una progresión orquestal súper orgánica, explosiva y expansiva. Tiene glockenspiel, guitarra eléctrica con fuzz y trémolo, flauta dulce y sopranino, melódica, kalimba, teclados, cantos, y al comienzo le agregué unas grabaciones de campo, pájaros y flauta egipcia grabados en el patio de la casa de Gloria Omnibus, proyecto colectivo de experimentación de Basilea, Suiza. El arte lo diseñé con imágenes recopiladas de libros de plantas sagradas y dibujos de representación alquimista. Todo el proceso fue artesanal. El sobre esta hecho de cartón misionero de 350 gramos, impreso a dos colores en el taller de serigrafía que tenemos con Victoria Iriarte, los cortamos, doblamos y ensamblamos. Es una edición limitada de 50 copias numeradas con insert que están disponibles para comprar a través de Bandcamp y en la feria de discos de las fechas en Córdoba, Buenos Aires y Chile.


Sobre las field recordings: ¿Cómo se logran y por qué eligen esa forma de grabar?
Las field recordings son grabaciones de un momento o sonidos en particular. Para mi funcionan como fotografías sonoras o contextos para situar la escena y luego desarrollar lo musical. Es ir a todas partes con el grabador portátil. Son capturas de la realidad que ponen un contexto exacto en el cual uno se puede identificar o que generan extrañamiento (como por ejemplo, unos grillos en las sierras de Córdoba, o las chicharras super exaltadas de la mañana de un sábado de verano en Quilmes) o una realidad exótica como puede ser los ruidos de la calle de India o los cantos de monjes tibetanos. El field recording es un mundo aparte, un género, yo solo lo exploro como registros del momento presente, meditaciones de la escucha, del entorno natural o de los sonidos de la ciudad. Por ejemplo, después de un concierto en un pueblo chico de Austria, hubo un desfile por enfrente del local, una banda tocando trompetas y percusión mientras marchaban por la calle. Al principio no sabía de dónde venía el sonido y cuando me acerqué a la ventana del edificio vi toda procesión de gente y músicos, enseguida fui a buscar el tascam y grabé la escena en el preciso instante que pasaron por el local. Se escucha como se acercan y se alejan, después supe que era una costumbre por el funeral de alguien del pueblo. En casi todos nuestros discos hay grabaciones de campo y todas tienen alguna anécdota detrás. La grabación que inicia nuestro álbum “Fuego y Soma” es un canto grupal de sapos que parecen monjes tibetanos en trance. Estaba con un amigo en las sierras de Córdoba, en una reserva en Río Ceballos. Fue por el 12 de diciembre de 2012 que decidimos ir a tomar cactus San Pedro y acampar en las sierras. Recuerdo estar grabando en la oscuridad de la noche a todos esos sapos gigantes en el arroyo, meditando con la planta y sus vibraciones. Las grabaciones de campo son como almacenar recuerdos a través del sonido.

¿Por qué eligen al DIY y la autogestión como forma de trabajar?
Porque creo es la mejor forma de representación y también porque nunca tuve otra opción. Todas las cosas que hagas van a ser únicas si están hechas por vos y/o con la colaboración de personas que resuenan o tienen valores e ideales a fin. Es la forma más genuina de compartir y expresarse. Para mí el házlo tú mismo es una forma resolutiva autogestiva de conectar con redes y personas que están en la misma sintonía y tener absoluta libertad de creación. Sin embargo puede ser también muy limitado en términos materiales, energéticos y de sustentabilidad. Crecí con el punk y esa forma de ver las cosas, incluso te diría que viendo a mi viejo arreglar o construir todo lo que podía en la casa, con el auto, etc. Es una forma resolutiva de bajos recursos que da mucho valor personal pero que tiene que ser sabiamente equilibrado con la realidad material para que funcionen los proyectos. Hacerlo todo vos mismo pero no poder sustentarlo económicamente no tiene sentido, tiene que ser una rueda que gire y que pueda mantenerse girando un rato más sin vos también. Cada cual encuentra la mejor manera que puede para básicamente no laburar de otra cosa y poder estar en contacto con lo que le gusta hacer, para mí el DIY fue lo más natural y lo seguirá siendo.


¿Qué sucederá en las últimas fechas en Buenos Aires? ¿Con qué se va a encontrar la audiencia?
Vamos a compartir tres fechas con diferentes ensambles de Pandelindio junto a Mark Harwood y Glorias Navales de Chile, un quinteto de kraut-folk, una mezcla de Violeta Parra y Velvet Underground. El 31 de Octubre en Club Plasma van a estar los Vlubä con todo su esoterismo chamánico sonoro, el primero de noviembre en Taller Onndo van acompañar el dúo ambient América Analógica con sus DIY tape-loops, y el 2 de Noviembre en Quilmes tenemos el honor y placer de compartir el evento con Ernesto Romeo, eminencia del mundo de los sintes analógicos y Nicolás Aimo, otro gran músico ambient del conurbano. Van a ser fechas muy especiales por todo el contenido musical y los diversos géneros de experimentación sonora. Después del paso por Buenos Aires, Mark y Glorias Navales vuelven a Chile y a principios de noviembre nos encontramos con ellos nuevamente para tocar 4 fechas en Santiago, entre ellas el Festival Soundtiago que tiene invitados internacionales como Still House Plants de Glasgow, Mark Harwood y Álvaro Peña-Rojas de origen chileno pero instalado en Alemania desde fines de los 70s. Luego tenemos junto a Glorias Navales una presentación en la Radio Valentin Letelier de Valparaíso y un último concierto en Pichilemu. La gira por Argentina y Chile la nombramos "Grateful Drone", un poco en chiste por los Grateful Dead y también por su significado literal. Un drone de agradecimiento, a la música, a todos y al todo.

Como mencionaste, el "Grateful Drone Tour", que iniciaron en Córdoba, incluye fechas en Chile, como las del Festival Soundtiago. Teniendo el cuenta el panorama político de público conocimiento del país trasandino, ¿cuál es tu perspectiva en relación a lo que está sucediendo allá y la continuidad de la gira?
Respecto de la gira de Pandelindio por Chile, está en suspenso, atravesada ineludiblemente por la situación actual que están viviendo. Estamos a total disposición de nuestros amigos chilenos, quienes a pesar de todo, tienen la motivación y el espíritu de venir a tocar a Buenos Aires. Somos músicos, luthiers, artistas y nuestro cristal es la sensibilidad y la agudeza de la intuición. Es claro lo que está sucediendo. Y a diferencia de otras épocas, la hiperconectividad y la disponibilidad de cámaras y registros permiten que las atrocidades del poder y su manipulación al pueblo salgan a la luz. Nuestra herramienta para brindar a la comunidad es la música, las vibraciones, la frecuencias sutiles de instrumentos de madera, de bambú, de cuerdas, de metal, de acero, la misma naturaleza vibrando para nuestro goce y bienestar. Es un momento histórico, donde el oprimido está tomando conciencia y trazando un límite. Cada uno a su manera, alza su voz. Desde mi parte, sigo construyendo flautas, esa es mi contribución y con nuestros amigos seguiremos haciendo música, como y cuando sea posible.-

▶️ Fotos: archivo Pandelindio.

Click en el flyer para más información.

Click en el flyer para más información.


Click en el flyer para más información.