Por dentro de los sellos DIY: Manjar Records


Seguimos explorando y descubriendo el entramado que conforma el tejido la cultura subterránea a través de las voces detrás de cada proyecto. Distintos sellos discográficos de diversas latitudes que funcionan bajo la ética del házlo tú mismo nos cuentan cuáles son sus métodos y estrategias de producción, distribución, comunicación y financiamiento. En esta oportunidad responde Rafael Martínez de Manjar Records (Santiago, Chile).


Me gustaría saber sobre la historia del sello: cómo surgió el nombre, cuál fue la motivación de iniciar un sello y cuántos miembros forman parte del proyecto.
El sello nace el año 2015 a partir de una inquietud personal por brindar un espacio a aquellos músicos emergentes a los que se les brindan pocas oportunidades y difusión en la escena nacional, incluyendo mis propios proyectos musicales, tanto solistas como grupales. En vista de las barreras que yo mismo tuve que enfrentar para poder conseguir que me abrieran las puertas en los pequeños escenarios de la ciudad, es que entendí que este problema no me atacaba solo a mi y a mis proyectos, si no que a la gran mayoría de las bandas nacionales que presentan proyectos originales, no covers. Por eso es que en octubre de 2015 creo una primer fanpage en Facebook, sin mucha claridad de lo que quería hacer y de lo que quería lograr, llamado Manjar Records. Inspirándome en lo que la música representa en la vida para cada una de las personas que la oyen, un manjar propio de la tierra y que nos ha acompañado a lo largo de toda la historia de la humanidad. Se suma a finales de ese mismo año el bajista de mi banda Legrant, Roberto Jara, a apoyar como community manager del sello, gestionando todo lo relacionado con redes sociales. Poco después de la creación digital del sello, empiezo con las primeras convocatorias abiertas para reunir músicos y empezar, al mismo tiempo, a realizar los primeros eventos en vivo en locales, los que, al recibirme como sello, me abrieron las puertas mucho más rápido que dirigiéndome a ellos como músico.

¿A qué géneros apuntan? ¿Cuál es el criterio de selección de los artistas?
No nos fijamos tanto en el género como nos fijamos en una componente en particular: lo experimental. Al recorrer la parrilla del sello se podrán dar cuenta de que contamos con bandas de géneros muy diversos, como post rock, ambient, folk, electrónica, stoner y psicodélico, pero todos poseen un componente experimental, a nivel sonoro o instrumental. Esto ha ido creando lineamientos muy importantes para generar nuestra línea editorial y los criterios hoy son muy claros. Queremos apoyar a músicos originales, innovadores en alguna dimensión, con componentes experimentales y que nos hagan sentir escalofríos con los primeros sonidos.

¿Cuántas bandas y ediciones componen su catálogo actualmente?
Actualmente el sello está compuesto por 15 bandas, tanto de nuestra Capital (Santiago), de otras ciudades del país e incluso ya contamos con algunos proyectos internacionales en México y Perú, con un total de 22 ediciones lanzadas digitalmente por más de 50 plataformas como Spotify, Apple Music, Google Play, Deezer, entre otras.

¿Qué importancia le dan a la estética del sello, en cuanto a las portadas de los álbumes, flyers, etc? ¿Qué artistas/diseñadorxs se encargan de eso?
No hemos gastado tanta energía en la estética del sello a nivel de diseño como lo hemos hecho a nivel de puesta en escena. La mayoría de los afiches del sello los hago yo mismo, que no soy diseñador, y el arte de los discos lanzados son aportados por las mismas bandas. Queremos darle la mayor libertad posible a los músicos de ser quienes ellos desean ser como agrupación musical. Destinamos la mayor parte de nuestros esfuerzos en llevar a cabo eventos en vivo diferentes, alejados del concepto de “fiesta” y más cerca del concepto de “espectáculo". Incentivamos a que el público presencie el show sentado en una mesa, en silencio, disfrutando de lleno el show de cada uno de los artistas. Para eso también intentamos adaptar los escenarios con la iluminación y el sonido que construya la atmósfera perfecta.

Me gustaría saber sobre el día a día en el trabajo del sello ¿Qué actividades específicas realizan? ¿Cuánto tiempo les demanda involucrarse en el proyecto?
Al ser un sello de carácter principalmente digital, no es mucho el trabajo que requiere en el día a día. Es decir, estamos constantemente recibiendo postulaciones al sello, lo que implica que estamos siempre escuchando discos nuevos de bandas nacionales o internacionales. Por otro lado, aquellas bandas que ingresan al sello, o bien, que hacen un nuevo lanzamiento, son cargados en las plataformas de streaming, lo que tampoco nos quita mucho tiempo y ya somos bastante diestros en hacerlo. La mayor cantidad de tiempo se utiliza en la producción de los eventos, los que generalmente son organizados con 2 meses de anticipación y desde el cual se gatillan varias acciones, como la construcción de gráficas, impresión de entradas, venta de tickets, coordinación con locales y con los mismos músicos.

En cuanto al proceso de producción, por un lado, me gustaría saber en qué formato editan (CD, CD-R, K7, vinilo, etc). Por otro, si mandan a fabricar o lo hacen de manera artesanal, casera; si hacen tiradas grandes o muy pequeñas.
Principalmente nos enfocamos en realizar lanzamientos digitales, pero en las 5 ediciones que hemos lanzado en físico lo hemos hecho en formato CD-R, los que enviamos a una editorial amiga aquí en Santiago. Al ser bandas pequeñas, no hacemos grandes tiradas por cada edición. Intentamos lanzar de 50 a 100 discos por edición, con eso aseguramos agotarlas en un breve período de tiempo y poder recuperar la inversión, otorgando la mayor parte a las bandas, por supuesto.



¿Cómo manejan el tema burocrático y legal de la música? ¿Cuál es el arreglo que hacen con las bandas en cuanto a derechos de autor?
Lo manejamos de manera bastante simple. Todos los derechos de creación y autoría pertenecen en su totalidad a la banda. Nosotros como sello sólo nos reservamos los derechos de distribución digital, pero otorgándole la libertad a las bandas de poder distribuir su música por otras plataformas que estimen conveniente y de poder tocar en vivo en producciones de otros sellos o productoras.

¿Cómo manejan su material con los distribuidores? ¿En qué lugares se puede conseguir su material?
No utilizamos distribuidores físicos, sólo digitales. En este caso se trabaja con un modelo de royalties, los que son entregados a nosotros luego de recaudado cierto monto a partir de reproducciones en plataformas streaming. Luego de esto un gran porcentaje es entregado a las bandas y nosotros nos quedamos con lo suficiente para cubrir nuestros gastos anuales.

Además de las ventas del material que editan, ¿tienen otras estrategias de financiamiento?
Todo el financiamiento hasta el momento ha sido desde nuestro propio bolsillo con Roberto y lo hemos ido recuperando en la medida que recibimos pagos de royalties de las plataformas o incluso con las entradas recaudadas en los eventos. En este último caso, las entradas vendidas siempre se reparten equitativamente con todos los músicos que participan, por lo que esa es una instancia para nosotros para ir recuperando lo invertido.

¿Qué herramientas o métodos utilizan para difundir su material y/o actividades?
Principalmente contamos con contratos con agregadores internacionales para poder distribuir digitalmente las obras lanzadas a través del sello. Además de contar con un sitio web propio en el que publicamos todos nuestros discos además de reseñas y artículos relacionados a la industria de la música.

¿Tienen a otros sellos nacionales o internacionales de referencia?
Hay varios sellos en Chile que me han inspirado ha empezar y seguir adelante con esta aventura de gestión cultural, como lo es ETCS Records, Yellowmoon, LeRock y Ladrido. Fuera de Chile, sellos como Sumerian Records, UltraEczema, Equal Vision y Epitaph Records son el hogar de muchas bandas que ha inspirado mi carrera musical.

¿Cómo se llevan con las etiquetas autogestión, independencia, DIY? ¿Cuán lejos (en términos de distancias, oyentes, convocatoria) creen se puede llegar con esta forma de trabajo?
Esas son las etiquetas que llevamos en la frente cada vez que damos un paso como Manjar Records. No pedimos financiamiento del estado porque no sentimos que nos represente. No nos asociamos con grandes ticketeras y productoras porque no nos interesa que nuestro esfuerzo y pasión se vean mermados por la ambición comercial de empresas grandes, que tienen el corazón puesto en cualquier cosa menos en la música. Creemos que la autogestión puede llegar a un volumen de convocatoria significativa. El año 2016 realizamos la primera edición del Manjar Fest, en una Casona Cultural de la capital, a la que asistieron 12 bandas y más de 200 personas de público, algo que jamás habríamos imaginado con sólo 1 año de existencia en ese entonces y solo con bandas emergentes.

¿Cuáles son las últimas novedades del sello y los próximos planes?
Con el sello hemos optado el último tiempo por reducir la cantidad de eventos realizados en el año, pensando en otorgar experiencias únicas y recurrentes que las personas esperen con ansias año a año, más que hacer gran cantidad de eventos mes a mes y que poco a poco vayamos perdiendo fuerzas. Los próximos planes contemplan el realizar más ediciones en físico, asociarnos con pequeños escenarios que compartan nuestra visión de la música e ir un paso más allá de la sola difusión de los discos en plataformas streaming, sino también empezar a generar contenido audiovisual.

¿Cuáles son las cosas positivas y cuáles las no tanto de tener un sello?
Lo positivo de tener un sello, es que no solo es un espacio de creación para los proyectos musicales propios, es también un espacio que le puedes brindar a muchas más personas que comparten tu misma pasión y que tienen mucho para ofrecer y enseñar. En este sello he conocido a los músicos más talentosos de mi vida y cada día me siguen sorprendiendo con sus capacidades musicales y creativas. Tener un sello, por otro lado, tiene su lado negativo, y es que, así como uno dice que “sí”, también tiene que decir “no”. He tenido que cerrarles las puertas a muchos músicos nacionales por no acercarse a la línea editorial del sello, y honestamente es una actividad que siempre cuesta realizar. Pero si uno desea ser consistente, generar un ecosistema robusto y fiel, debe saber defender ciertos principios y criterios básicos que aseguren la continuidad de lo construido.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera fundar un sello en estos tiempos?
Les diría en primer lugar, que no lo piensen demasiado. La fundación de un sello debe partir de una inquietud personal y de entender que esa inquietud la tienen muchos otros músicos de las mismas localidades en que se encuentran. Sean concretos, no acepten “de todo” porque en ninguna parte se escucha de todo, busquen aquello que musicalmente les sea más atractivo, ya que el incentivo para luchar por ello será mucho más grande. Estén siempre abiertos a aprender, el mejor sello no es el que cuenta con las personas que más saben, sino aquellas personas que más hambre tienen por aprender y por descubrir. Pongan su corazón y su mente en la música todos los días, construyan los espacios que a ustedes no les dieron en un principio y apoyen a los músicos por sobre todas las cosas.

Muchas gracias por tu tiempo y buena predisposición, ¿algún mensaje final o algo que quieras decir que no pregunté?
No me preguntaste cuándo viajamos a Argentina, y la respuesta es: cuando nos inviten! Vamos felices!-

Contacto:
Web
Facebook
Instagram
YouTube