I want to believe: entrevista a Vlubä


Meterse en el mundo de Vlubä es como ingresar en una dimensión paralela, que existe siempre, solo que no la estábamos sintiendo. Y digo sintiendo, porque esto realmente se siente. No es solo música. Es una experiencia total, desde lo auditivo, que es lo más inmediato, hasta todo lo que produce ese sonido, esa vibración, adentro nuestro. El resultado puede ser diferente para cada uno, pero nadie va a quedar indiferente. Sin dudas haberlos visto en vivo en la Drone Celebration #2 (junto a Zigo Rayopineal, Fiend Producciones, Alma Laprida, Alan Courtis y Stephen O’Malley de Sunn O))) en mayo pasado), fue un flechazo directo al cerebro, y que no quiero sacarme más. Así que, viendo que una flota de ovnis se avecina en el horizonte, nos encontramos virtualmente en los climas alucinantes de Quebrada de Luna, y conversamos largamente con Müriscia Divinorum (Lula) y Aphra Kadabra, los integrantes de este “proyecto de arte paranormal” que abre sus puertas para quien quiera creer.



¿Cuándo comenzaron con Vlubä? ¿A qué se refiere el nombre? ¿Fue un proyecto pensado a largo plazo?
Vlubä surgió tras varias experiencias efímeras a fines de los 90´s. Por esas épocas pasamos por muchas cepas dentro de la experimentación, buscando un sonido que nos sea propio, inidentificable, ajeno a lo que oíamos a nuestro alrededor. Vivíamos mucho de happening en happening y de galería en galería, ya que en un principio no solo música era lo que hacíamos. Aphra organizaba varias fiestas donde todo podía suceder en todos los planos posibles. Luego llegado ya el 2001 podríamos decir que tras varios juegos de palabras inventadas surgió el nombre, de ácido, balbuceando, en un sueño lúcido, como creando burbujas invisibles de palabras. Sí, creo que así surgió el nombre (risas) pero solo como un tag, una marca, nunca como un fin concreto.

¿Se puede decir entonces que Vlubä viene a ser una decantación y concreción de búsquedas anteriores?
Si, y no, ya que nunca paramos de explorar y auto explorarnos.

En el oyente/espectador, se percibe una fuerte carga conceptual, ¿es así? ¿Pueden comentar algo al respecto?
Por eso te digo que Vlubä siempre fue una experiencia más que un proyecto concreto sonoro. Nosotros vivimos en carne lo que podes escuchar. Nuestra intención siempre fue sumergir al espectador en nuestro universo, hacerlo salir de sí mismo para unirse con nuestros diablos.

Les interesa que quien escucha o presencia, "ingrese" es ese mundo que crean, que dejan liberar...
Somos conscientes que portamos una carga energética muy alta, ya que vibramos muy fuerte. Por eso queremos sea algo que pueda sumergirte, atravesar un portal hacia otra dimensión. Y es claro que como enteógenos que somos, es lo que planteamos en cada concierto y en cada disco, pero solo pueden ingresar los que llegan a ver la llave dorada brillando.

Y musicalmente hablando, ¿cómo definen lo que hacen?
No sé...eso lo dejamos para los críticos. Nosotros no definimos nunca lo que hacemos ya que nuestro arte parte de lo que vibramos sin ninguna barrera imaginable con premeditación. Nos sorprendemos bastante a veces con las etiquetas que nos ponen (risas), pero no es algo que nos preocupe.

Es como que cada álbum o cada concierto es en sí mismo esa experiencia única, como un momento plasmado ahí.
Exacto. Nunca hubo un concierto igual a otro. Y cada disco es un momento inmortalizado irrepetible también. Por eso siempre nos preocupó poder lanzar la mayor cantidad posible de experiencias por todos lados.

¿Y Cómo llegaron a este tipo de música? ¿Quiénes fueron o son sus referentes? ¿Los tuvieron? ¿O es el resultado del ser enteógenos que "decanta" en esto?
Fue una evolución constante, no sé si se puede decir que llegamos a algún lugar porque nunca hubo un punto concreto de partida o meta. Seguimos evolucionando como seres y de esa evolución surge nuestro arte, que muta como ya ha mutado y seguirá mutando pero obviamente amamos a muchos artistas que fueron y son una influencia terrible como la Velvet Underground, Terry Riley, La Monte Young, C. C. Hennix, el Krautrock, etc. Y no solo referentes musicales, nos gusta mucho el arte en sí y vivir en arte. Y la naturaleza, los animales, como fuentes de poder como guías hacia todos los mundos. El chamanismo y la magia son nuestra cotidianeidad. Creo que de ahí es que siempre se nos asocia con lo ritual.

¿Consideran que hay una escena/circuito local donde encaje Vlubä? Si es así, ¿qué proyectos pueden mencionar/recomendar? Imagino que no les interesa particularmente pertenecer a una escena, pero, ¿sienten que hay algún proyecto actual que "acompañe" lo que hacen?
Es una pregunta que es muy difícil de responder, ya que al ser tan ermitaños nos es difícil saber quién o quiénes son los que hacen cosas a nuestro alrededor pero hay mucha gente talentosa en todos lados, como Salvador Cresta (y todo lo que él hace) o Bardo Todol por aquí en las sierras cordobesas, o como Droninga (Facundo Aguirre), Amito (Máximo Fernández) y MRS (Martin Sandoval), entre muchos otros que no me vienen ahora a la mente. Pero lamentablemente nunca se termina de generar en sí una escena, ya que es muy difícil organizar cosas en Argentina y poder unirnos como deberíamos.

"Nos gusta mucho el arte en sí y vivir en arte. 
Y la naturaleza, los animales, como fuentes de poder como guías hacia todos los mundos. El chamanismo y la magia son nuestra cotidianeidad".


Su música y sobre todo sus presentaciones, no dejan a nadie indiferente, incluso a personas que no están habituadas a escuchar este tipo de música ¿Qué les interesa generar en los demás? ¿Qué respuestas reciben en general de la gente que los escucha por primera vez?
Nuestro interés principal es ayudar en la evolución como seres hacia una nueva mutación. Una apertura hacia otras concepciones, otros resultados quizás no tan verbales sino más bien que tienen que ver con alegrarnos de vibrar juntos y de respirar juntos y que ambas partes queden satisfechas de lo vivenciado y entendemos que no es para todo el mundo. Recibimos bellas respuestas de quienes ingresan en el círculo mágico.Es bueno ver el aura más fulgurante en cada nuevo iniciado. Las palabras normalmente sobran tras un concierto (risas).

¿Cuánto influye en su arte vivir en Capilla del Monte? ¿Creen que ese lugar tiene alguna característica particular?
Muchísimo! Actualmente ya no vivimos en Capilla, alternamos las urbes de Buenos Aires y aquí en donde estamos ahora, Quebrada de Luna. Nuestro amado cerro Uritorco y toda su historia esotérica marcó siempre a fuego nuestro arte. Acá nos cargamos de la energía que necesitamos para trasmutar cualquier cosa que nos propongamos en la urbe. Necesitamos mucho del silencio para nuestras concepciones, creemos que sin silencio nada de lo que hacemos pueda hacerse.

Con respecto a la composición, ¿cómo la manejan? ¿Tienen pensado desde antes algún tema o concepto para componer? ¿Cuánto de improvisación y de pensamiento hay antes de ponerse a grabar? ¿Cuánto aporta cada uno y de qué forma en la composición?
Usamos lo que se denomina como "instant composing". Luego si es necesario agregamos algún que otro elemento o decorado. Lula quien normalmente además aplica su lenguaje irdín, es quien conduce el viaje, como buen chaman, hacia el rumbo que quiera elevar el mensaje a implantar en el ADN. Yo solo manejo la nave (risas).

Lula: El lenguaje irdín tiene palabras específicas, es un mantra que provoca vibraciones... ¿Usás palabras específicas? ¿O van surgiendo en el momento? ¿Es posible explicar un poco esto?
El irdín es el lenguaje cósmico ancestral, solo recibo el mensaje y lo trasmito. Hay palabras concretas del verbo hecho carne, y hay muchas otras que son solo luz. Utilizo ciertos ritos y mantras de apertura. Entro en trance y me dejo fluir en un aquí y ahora.

Es increíble lo que sucede, en el momento en que estaba escuchando, "sentía" lo que decías, aunque no entendía, pero es como si lo hubiera entendido. Parece sin sentido lo que digo pero fue así como me pasó...
¡Es que trasciende cualquier barrera terrenal!

Otra cosa que da la sensación es que cada disco es un paso que quedó atrás y que ya están en lo que viene, como si la grabación y edición cerrara un “momento”, y ya luego es estar en otro momento. ¿Cuándo un disco de Vlubä está terminado? ¿Vuelven a mirar atrás, o es seguir, un camino constante?
Exacto, no miramos atrás. Por eso te decía de la necesidad de haber publicado (lanzado) tantas cosas (y tantas que quedan aún). Un disco está terminado a veces automáticamente, otras cuando cierran todos los elementos.

Un permanente viaje de ida...
Como la vida misma.

Me pongo más técnico. ¿Cuál es el hardware que usan (sintetizadores, pedales, etc.)? ¿Prefieren el sonido analógico o digital? ¿Por qué?
Ufff... pasamos por tanto ya. Desde crudas guitarras y percusión rústica hasta artilugios súper procesados y poco convencionales. Todo es válido! También nos gustó siempre contar con la tecnología más actual, como asimismo de la más ancestral. Usamos mucho cintas, efectos variados, sintetizadores modulares, samplers, guitarras y realmente un gigante etcétera.

"Necesitamos mucho del silencio para nuestras concepciones, creemos que sin silencio nada de lo que hacemos pueda hacerse".


Tri Split de Úgjü Sectas / Bardo Todol / M. M. Peres 

Han editado muchos álbumes, en muchos sellos distintos y de diferentes partes del mundo, y en distintos formatos. ¿Por qué sucede eso? ¿Cómo manejan la cuestión sellos/formatos? ¿Cómo es el contacto y la toma de decisiones?
No nos preocupa tanto el medio sino la disponibilidad del material. Por eso siempre fuimos abiertos a cualquier formato. Publicamos nuestra obra en el exterior porque notamos que había, y hay, mayor recepción y disponibilidad de sellos. Nos gusta tener el control total de nuestra obra. Al principio, y hasta hace poco, éramos totalmente estrictos, hacíamos el total de la obra desde la grabación y mezcla, la decisión de qué sello debía publicar cuál o qué cosa, hasta el arte gráfico del mismo hecho por mi (Aphra) pero desde hace poco tiempo y como sabemos que hemos mutado, nos hemos vuelto más flexibles y colaborativos.

¿Les interesa trabajar con otras personas? No en forma de split, sino en composición. ¿Hay alguien en particular con quién les gustaría trabajar?
Si, claro. Hace más de 10 años trabajamos con el músico australiano Michael Donelly (Brothers of the Occult Sisterhood, 6majik9, Unwar) y de ese trabajo salió un grupo llamado "Los Pranks" que dio fruto a un precioso disco, ya ni recuerdo publicado dónde. También más recientemente trabajamos junto al artista fines Jani Hirvonen publicando una cinta en Japón (seguimos trabajando lentamente en una segunda parte de esa cinta). Y tanto lo que fue la Cosmosis Artchestra como lo que es nuestro actual para-project Úgjü Sectas, siempre estuvimos y estamos abiertos a colaborar con diferentes artistas. Actualmente haciendo algunas cosas con Pablo Picco (Omasin, Bardo Todol), y con el multiversal S. Cresta, con quien logramos una afinidad en conjunción de mundos que estamos muy orgullosos de poder compartir.

¿Qué me pueden contar de este actual "para-project" Úgjü Sectas? ¿En qué se diferencia del trabajo con Vlubä?
Úgjü Sectas es nuestra contracara. ¿Quizás más terrenal? ¿Quizás menos abstracto?, quizás… quién sabe, ¿no? Es un proto-grupo creado también allá por el 2001 con algunos álbumes privados y perdidos. Proyecto alterno que quizás nos vuelve más humanos y que volvió para manifestarse en una serie de ataques terroristas de bajo coste que irán situándonos, performática y sonoramente, con el devenir de los años. Nadie sabe qué es Úgjü Sectas ni que será.

Me vuelvo loco con eso de álbumes privados y perdidos!
(Risas) Esperamos pronto ya tener discos para mostrar. Seguramente irán apareciendo alguno de esos discos, otros lamentablemente el agujero de gusano se los comió. Igualmente ya está disponible un trisplit que contiene material nuevo de Úgjü Sectas. Ese tape lo publicó el sello inglés Discrepant hace poco.

Volviendo a las presentaciones en vivo, ¿tienen una base sobre la que trabajan en cada ocasión? ¿Recurren a composiciones ya hechas? ¿Improvisan mucho? ¿Depende de la ocasión, del lugar, del momento?
Siempre es difícil saber exactamente qué es lo que va a suceder. Tenemos varias formas de trabajar; actualmente es un 60% improvisación, pero hace años ese porcentaje era mayor. O sea, casi todos nuestros discos son 100% jams! Y si bien hoy podemos utilizar cintas, samplers, loops o ciertas maquetas por contar con medios para reproducir más fielmente lo hecho en estudio, estos sonidos son manipulados y transformados nuevamente en cada concierto, como si de un ser vivo se tratase. Es decir, zumbamos moldeándonos al antojo con diferentes procesos mutantes. Y claro, también cada actuación aporta su contexto exploratorio. Nunca vas a ver un concierto nuestro igual a otro, la experiencia es única e individual y esto es bueno, ya que nos sorprenda hasta a nosotros, y ahí tenés la comunión.

Algo que me pasó al verlos en vivo es que todo me pareció muy espontáneo, muy libre, siento que, más allá de la búsqueda de algún sonido en particular, no son la típica banda “de ensayo”, como si la música los poseyera y la dejaran actuar, como mediums… ¿Suelen ensayar, o dejan que sea lo que sea en el momento?
No solemos ensayar, solemos prepararnos psíquicamente para cada vivo. Con conocer los elementos que disponemos para trabajar, basta, luego es fluir. Tampoco nos consideramos banda o grupo o como sea. Somos un proyecto de arte paranormal, y personas.

¿Qué les gusta escuchar en su casa? ¿Tienen músicos preferidos, del estilo o de otro?
Escuchamos música estando en la urbe de Buenos Aires. Y hay un gran abanico de sonoridades, que pueden ser desde clásicos como los Stones u Ornette Coleman, Zappa o Psychic TV hasta David Loca, Roky Erickson, Centimeters, Butch Willis, Henry Flynt o música dhrupad, concreta y coctel y obvio silencio, nos gusta mucho el silencio (nuestra casa en la ciudad tienen la particularidad de ser un abismo donde uno puede escapar bastante del caos de la city). Estando acá en las sierras no nos gusta escuchar otra cosa más que lo que traiga el viento y las voces internas, meditar y dormir es una de las actividades que más disfrutamos, nutriéndonos.



Arte de A-Mu-Kia (Fur Future) por Salvador Cresta.

Cuéntenme sobre el nuevo álbum que acaban de editar, "A-Mu-Kia (Fur Future)"
A-Mu-Kia (planta sagrada) es la concreción de las últimas formas sonoras que vinimos trabajando. Es el primer LP que publicamos tras unos años de búsqueda y es la apertura a una nueva etapa de trabajos junto al arte de Salvador Cresta. El sello egipcio Nashazphone fue el encargado de la publicación y la curaduría del mismo, con el cual trabajamos muy libremente y completamente a gusto desde el inicio de este proyecto. Así que estamos muy contentos por el resultado, promocionándolo para que llegue a la mayor parte de nuestro séquito y encuentre también nuevos horizontes.

¿Cuáles son las novedades y próximos planes?
Pronto estaremos dando por terminado el documental del que fuimos participes estando en Perú hace unos años junto al artista plástico Fernando “Huanchaco” Gutiérrez y esperamos pueda verse por todos lados. Y luego, lo que depare el destino.

Con respecto al documental, ¿cómo surgió la idea de hacerlo? ¿Pueden adelantar algo de qué se trata?
Huanchaco estuvo mostrando partes del docu por varios lados, pero aún falta terminarlo para cerrar ideas y ya estrenarlo completo. Nosotros participamos en un live que dimos en el Desierto de Chilca, donde aprovechamos para transmitir ese concierto por radio hacia el espacio. Fue una gran experiencia!  Y haciendo escaneos en audio de unos rollos telepáticos. Ahora queremos volver para grabar el residuo y radiación que quedó en el sitio de la aparición, en Chilca, con un contactado de allí (Víctor Tumay), en la Chucha y en la tumba de Mario Poggi.

Les agradezco infinitamente la predisposición y la buena onda que tuvieron para esta entrevista... ¿Algo que quieran agregar para los lectores de Subcultura?
El placer es nuestro... In lakesh!-

Epílogo:
A riesgo de caer en el clisé, realmente creo que las cosas pasan por algo. Suceden de la manera en que suceden por alguna razón. Llámenle destino, casualidad, causalidad, como quieran. Haber estado esa noche mágica y conocer a los Vlubä, presenciar ese ritual, sentirlo, y vibrar al mismo tiempo que ellos, fue una experiencia demasiado impactante como para que no deje secuelas. En este caso fueron reveladoras, y reafirmaron algo que creo fervientemente: cuando un artista (esa palabra tan vapuleada y mal usada) es verdadero, haga lo que haga, trasciende toda barrera posible, y traspasa todo hasta llegar a ese lugar interno en el que los sentimientos se quedan grabados para siempre. Y ante el saludo maya “In lakesh” que nos manda Vlubä (“yo soy otro vos”), no me queda más que contestarles en el mismo idioma, “hala ken” (vos sos otro yo”). Y si, I believe.

▶️ Contacto:
Facebook
Instagram
Bandcamp

▶️ Texto: Fernando Diéguez.
▶️ Fotos: archivo de Vlubä.