Festival Antiego 2018: acción y autogestión en la periferia


El 15 de diciembre se llevará a cabo una nueva edición del Festival Antiego, una maratón de 12 horas que reunirá a más de 20 proyectos artísticos cuyo eje principal es la autogestión. Hablamos con Emiliano Espíndola, músico y gestor cultural de Escobar, quien compartió con Subcultura los detalles del festival, sus proyectos personales y colectivos y su visión de la música en formato físico. 

¿Cómo surge la idea del festival, hace cuánto lo vienen haciendo y cuál es el concepto de “anti-ego”?
La Tumba del Alca nace en Escobar y alrededores, donde históricamente no hay lugares para explayarse o expresarse, entonces desde siempre uno tiene que organizar su propia movida. Además de no haber lugares, cada vez que uno va a tocar tiene que someterse a las reglas de ese lugar, como premisa principal. La combinación de que haya pocos lugares y encima que debemos ser o cumplir con ciertos requisitos hizo que desde muy temprano, yo por lo menos y mi grupo de gente en general, que creáramos nuestros propios espacios y eventos, incluso antes de facebook y la explosión de las redes. La Tumba del Alca si bien desde el principio fue música, también fue autogestionada, donde como mutuo arreglo acordamos en que nadie iba a poner plata en este proyecto sino que íbamos a generarlo. Empezamos con el ciclo Kamikaze que organizamos para irnos de gira a La Rioja. Ahí nos permitimos armar fechas para el público de la banda pero le escapamos a la idea de que porque era nuestro ciclo si o si debíamos tocar, nos burlamos de eso y decidimos generar un espacio para la gente que venía a ver a La Tumba, darles la oportunidad de hacer conocer bandas que nos gustaran a nosotros, que creíamos necesario compartir con la gente de Escobar. Esta fue la primera piedra, en julio de 2013, que más adelante iba a decantar en esto. A fin de año decidimos juntar a todas las bandas que habían pasado por el ciclo Kamikaze, a todas las bandas que nos invitaron a tocar, así juntamos como 24 bandas en 1 escenario, 15 minutos cada una con un set único para tocar, donde bateros y guitarristas dispusieron un set global para que no se pierda tiempo armando y desarmando, las bandas enchufaban y salían al aire. Esa fue la primer edición del Antiego en un bar, un 20 y pico de diciembre con 33 grados de calor. Año 2014 decidimos hacerlo mejor y en otro lado, ampliando la experiencia y teniendo como premisa principal generar un lugar tal como nos gustaría a nosotros.

¿Cuáles son las bandas que van a participar de esta edición? ¿Qué nos podés contar, brevemente, de cada una de ellas? ¿Cuáles son las que más te gustan? 
Tocan: Sopa de Gaviotas, Blanco teta, Franco Licántropo, Manu Estrach, Proyecto Gomez Casa, Cuco, Sentidos Alterados, Hungría, Innerte, Christian Vaca, Fobo, Soma, Persona, Patti te odio, Vinagre Café, Colonia de Vacaciones, Biósfera y Ayer Maniana. Cada una de ellas está enlazada de alguna forma u otra, entre ellas y con nosotres. La mayoría son bandas con las que venimos trabajando y compartiendo pistas y proyectos, formas de hacer las cosas, formas de gestionar y generar. El line up de este año es bien diverso, buscamos justamente ampliar las formas de expresión y que no sea sólo música instrumental o rock power. Tenemos bandas instrumentales, bandas con voces, bandas de voces (risas) y cantautores, todos de estilos muy diversos, pero sí con una postura artística, clara, contundente y especial. Creemos que todos los que participan tienen una propuesta fresca. En lo personal estoy muy copado con tener a Hungría nuevamente, amigos hermanos, grandes artistas que han desarrollado un lenguaje y sonoridad único. Es reconfortante saber que ellos apoyan lo que hacemos porque creo que son de las mejores bandas de Argentina. Muy copado con tener a Proyecto Gomez Casa también por primera vez en el festival, para mi uno de los artistas más prolíficos de la capital. Y la frutilla es Blanco Teta, la banda del momento, me parece increíble el disco que sacaron y además de reinventar el punk de alguna manera. Participan de un colectivo de artistas, el sello discográfico independiente TVL, el cual siento que es de alguna manera un espejo de nuestro sello Cabello.

Además de las bandas, ¿va a haber otras actividades? 
Además de las bandas el festival se caracteriza por generar una feria de 30 metros, principalmente sellos discográficos independientes, artistas plásticos, además cada banda lleva sus producciones de discos, cassettes, gráfica, etc. Estará la prensa del Taller de Remedios que estampa todo tipo de telas en colores claros con diferentes motivos y el principal y fresco taco del Antiego 2018, porque año tras año el motivo va cambiando, donde se pueden estampar remeras, polleras, pantalones, medias, trapos, lo que sea. Parte fundamental de la experiencia es la comida y bebida. La comida toda artesanal, va a haber cocina vegana, pizzas super ricas, helados, tortas, hechas por madres y abuelas. Este año habilitaremos un sector lúdico, un sector de pinturitas y un espacio para chicos.

También estás involucrado en otros proyectos musicales y culturales, ¿cuáles estás activando actualmente?
Si a full, en cuanto a proyectos musicales , estamos componiendo el nuevo disco de La Tumba del Alca con nueva formación, también componiendo nuevo disco con una banda que se llama Tarde pero Seguro, estilo rock nacional, y activamente en Los trabajadores del blues, con los cuales laburamos mucho en eventos y nos contratan bares, etc. Además organizamos una zapada de blues cada 15 días donde invitamos a todes les musicxs a participar, acercarse e improvisar sobre una temática de blues. Con el sello Cabello, siempre activo. Hace semanas salió el último disco del sello “Andarivel” de Cristóbal Ambas. Estoy creando también una discografía Escobarense digital, un portal de bandcamp con la intención de compilar toda la actividad musical del partido donde vivo, así crear un punto de interés común con todas las expresiones locales y en el futuro quizá generar un festival donde se junten todos los que subieron material y explote todo, pero ya es a futuro. Por lo pronto tenemos la presentación del proyecto en el teatro Seminari en Escobar, el teatro del pueblo, así que estoy re contento con esto, la verdad. En mi casa construí mi sala de ensayo y ahí doy clases de batería y percusión, este año es la inauguración oficial del Laboratorio de Ritmo (LDR) nombre con el cual abro la sala para con terceros, donde propongo una suerte de escuela de percusión y música enfocado al ritmo, desde batería, la percusión pasando por varios instrumentos como congas, campana, maracas, cajón, técnica de palos y de manos, ensambles de 6, 10 y 20 personas. El año que viene espero ampliar la cartilla pero hasta ahora los talleres que doy en LDR son: batería individual, ensamble de baterías, percusión, ensamble de murga y batucada, ensamble de percusión con lenguaje de señas, al estilo bomba de tiempo, y lecto escritura. Por último y un poco descuidado con mi hermano Nahuel Espíndola llevamos adelante un proyecto gráfico donde proponemos collage conmigo de "protagonista" creando imágenes surrealistas como cambiar la batería por hongos. Nada, una parte artística para no hacer de las redes algo tan banal y superficial, aprovecharlo para crear otro tipo de arte. También estoy preparando mi primer disco "solista", que es un proyecto titulado RONCO. Son temas míos y la idea es que vaya mutando según las canciones que vaya componiendo. Por ejemplo, el primer disco está compuesto para 2 guitarras y bajo, entonces esa formación será el debut, el segundo disco, el cual ya estoy componiendo, es para batería, guitarra, bajo y 2 sintetizadores. Va a ir cambiando la instrumentación, por ende la formación y así va a ser siempre nuevo y cambiante. Tengo un blog donde registro todo lo q hago y un bandcamp donde subo toda la música que hice, hago, etc.


Después de la edición de “La Muerte de la Empatía”, La Tumba del Alca había anunciado su disolución, ¿qué pasó para tomar esa decisión y qué los trajo de vuelta al ruedo? ¿Cuáles son las novedades? 
La onda fue que Luca se fue a vivir a La Rioja, entonces era imposible seguir con el proyecto. Al mismo tiempo re manija con “La muerte de la Empatía”, que sólo tocamos 3 veces en vivo, decidimos seguir sin él, haciendo hincapié en no "reemplazarlo", sino en construir algo nuevo, entonces todo el año estuvimos laburando en canciones nuevas, con Diego Grether de guitarrista, bajista de Paso Viejo. Todo el año fue un año de encontrarse de escuchar a Diego y tratar de que se mimetice o se una de la forma más homogénea posible. Antes de fin de año entraremos al estudio a demear 3 canciones nuevas que corresponderían al nuevo trabajo, pero estamos muy relajados.

Se está volviendo a escuchar música en vinilo y cassette y muchas bandas underground están editando en esos formatos. ¿Qué opinión te merece? ¿Crees que en plena era digital vale la pena para las bandas editar en formato físico? 
Sinceramente no puedo responder sobre la digitalización del todo, yo creo que está dividido en dos: por un lado, la innegable comodidad de la tecnología, pero al mismo tiempo, la dependencia total de una interface para interactuar con cualquier cosa de la vida real, me asusta. Ahora para escuchar música si o si tenés que estar conectado, tenés que tener internet y un celular, entonces me hace pensar un poco en que dependo totalmente de un servicio para encontrar mi libertad mediante la música, me tengo que inscribir y ser parte de una suerte de “club", el club de los que tienen y el de los que no. Yo como Emiliano Espíndola, me gusta tanto el ritual de sacar el disco de la caja, me preparo un café o un porrito, lo pongo en la compactera o bandeja, le doy play, empieza a girar el disco, vos escuchas cuando empieza a girar y de golpe la música, sale la magia, saco el arte de tapa o libro de la caja y toco el papel, lo huelo, miro los colores, leo las letras y la ficha técnica. Tengo algo en la mano algo de verdad, un ritual el cual necesita tiempo, tiempo que hoy la gente viviendo apurada para generar más ingresos no tiene, y el modelo consumista que enfatiza sobre una premisa falsa que tenés que optimizar el tiempo porque sino no sos rentable. Yo soy una persona, no soy un generador de plata para un tercero (risas). Después, ver videos en youtube me parece algo hermoso, cuando era chico para ver un recital te cagabas literal, no existía, había que comprar, buscar, esperar, algo mágico también de cierta forma. Por mi parte, seguiré editando discos físicos y tengo ese sueño de en algún momento poder editar todo en vinilo. Qué sé yo, siento que la música preprogramada o digital jamás pero jamás podrá remplazar a un tambor o a una guitarra sonando desenchufada en un campo o terraza sin ningún cable, sin ninguna conexión, la madera y la sangre, eso es algo que es irreemplazable e insuperable.

¿Cuáles son las expectativas para el Antiego? ¿Porque la gente debería acercarse al festival?
La expectativa es siempre que no llueva, que el horario sea certero y que podamos tener una jornada en paz. Nosotros promulgamos el amor propio y por los demás, llamamos al abrazo colectivo. Esto primero desde la organización, extendiéndose a los que laburan ese día, a los feriantes y llega al público directamente como una flecha. Esperamos que año a año esto crezca de manera exponencial con nuestra experiencia y nunca deje de lado la premisa principal, que es generar un espacio de conciliación, un oasis de 12 horas donde todo parece posible. La gente tiene que venir con la idea de que esto es una aventura, un éxodo, donde el cuerno suena y los adeptos marchan hacia una suerte de ritual. Proponemos artísticamente proyectos musicales que están sonando y que traen una voz refrescante a este momento, proyectos que tienen algo para decir. Lejos estamos del Lollapalooza, el mainstream, o como se diga. Nosotros tratamos de que las expresiones sean artísticas, audaces y sinceras. No nos interesa vender tickets, nos interesa brindar una experiencia diferente, por eso elegimos el campo, para que todos salgan de sus casas, cuelguen un poco el teléfono y se tiren en el pasto a charlar con el que esté al lado, a escuchar bandas buenísimas, comiendo comida rica, tomando birra fresca, nutriéndose del arte que hay en general, aprendiendo también de las distintas expresiones vivientes. Creo que principalmente este festival es autogestionado, entonces es la prueba de que si una par se juntan con una idea, ganas y trabajo se puede llevar los sueños hasta el cielo.-

--------------------------------------------------------------------
Más info en el evento  y festivalantiego.blogspot.com