Entrevista a Walden Editora: Banned in Buenos Aires

La imagen puede contener: 1 persona

En la primera entrevista del año, contactamos a Ariel Pukacz, periodista y editor de Walden, para charlar sobre la edición en español de Spoke y conocer su visión del punk, sus fanzines y las próximas ediciones. 
 
¿De qué va Spoke? 
Spoke funciona como anexo de un documental que salió en 2015 que se llamó Salad Days, dirigido por Scott Crawford, que también es el autor del libro. El documental es sobre la escena punk y hardcore de Washington DC y el libro está conformado por fotos principalmente de Jim Saah y Cyntia Connoly y testimonios de entrevistas que hizo Scott a lo largo de los años para el documental. El libro rearma a todos los grupos, centrado prácticamente en los 80´s, desde Bad Brains y Teen Idles a Nation of Ulyses.

¿Qué anécdotas o perlitas se pueden encontrar en el libro?
En una de las bandas de esa época, Scream, tocaba Dave Grohl. Esa fue su primera banda antes de tocar en Nirvana. Eso para mí sintetiza un poco porque explica el fenómeno del grunge y la explosión del rock alternativo desde Washington DC, que fue un lugar esencial para pensar ese rock o de resistencia estadounidense posterior a The Germs. Otra anécdota interesante es que el hermano de Ian Mackaye tuvo una banda que se llamaba The Faith. Se separaron y Ian decidió formar una banda con los integrantes de ésta, menos con su hermano. Fue una de las primera bandas de emo-core o hardcore emotivo y duraron menos de año. Fue muy volátil la escena emo. Otra cosa que me enteré por el libro es que los integrantes de Minor Threat se llevaban muy mal. También cuenta cómo Henry Rollins deja S.O.A (State of Alert) para ir tocar a Black Flag.

Además del idioma, ¿tiene diferencias con la edición original? 
La original es en tapa dura y ésta es tapa blanda con solapas; la contratapa original es una foto de Void y ésta es una de Faith, un pequeño juego con el split que sacaron. Después es el mismo libro, con una traducción hecha por mí. Decidí hacerlo yo porque estoy muy interiorizado en el tema, es una escena que me gusta mucho. Me parecía interesante que en vez de que el libro venga importado y que la gente pueda disfrutar de las fotos pero no del texto, que exista una edición en nuestro idioma. El libro fue editado en sociedad con Culhanimal Productions.

Lo que te motivó fue tu gusto musical… 
Si, Fugazi y Minor Threat fueron dos bandas decisivas cuando fui adolescente, al igual que Dischord Records, que es el sello que engloba a la mayoría de las bandas de la escena. El emo de Rites of Spring, Embrace, Nation of Ulyses, Dag Nasty, Soulside, Marginal Man, todo grupos que de chico me super impactaron y bueno, es la escena musical que me resulta más atractiva.

Hay una disrupción con el punk 77 que era autodestructivo y en los 80´s esas bandas cambiaron el paradigma… 
Es que el planteo fue un poco ese, que el punk era consecuente al rock, esa cultura de las drogas, de los grandes estadios y discográficas. El hardcore y el straight edge vinieron a marcar una brecha frente a eso. Vinieron a decir: bueno, ustedes son funcionales a la industria del rock y nosotros los adolescentes tenemos nuestra propia visión del punk. Eso me parece súper interesante.

¿Cuán difícil es editar en Argentina? 
Es una movida, es difícil. Se necesita de tiempo, dinero y un montón de cosas, pero también se puede empezar por cosas pequeñas, no tan ambiciosas como fue este libro. Como es de fotografía, está impreso en papel ilustración y se hizo una tirada relativamente grande. Pero podés hacer tiradas más chicas, de 200 ejemplares que no representan gran cantidad de dinero, hacer libros de texto con traducciones propias, liberados de derechos o de algún amigo. Se puede hacer un proyecto editorial sin la necesidad de tanto despliegue logístico.

¿Tenés alguna experiencia editorial anterior?
 Hago fanzines desde bastante chico. La editorial Walden nació como una continuación de esos fanzines, como un blog de música y contracultura. La idea estuvo siempre pero por alguna razón u otra se iba dilatando. Y bueno ahora se dio y me mandé.


La imagen puede contener: 1 persona, texto

Contame de tus zines… 
Empecé haciendo fanzines de historietas desde muy chico, en el primario. En el 2004/5 hacia uno que se llamó Ganesha que era de punk rock, garaje rock, música surf, cine clase B y tuvo 4 ediciones en papel. En 2007 lo pasé a blog durante un año. Era muy divertido porque me mandaban discos, libros, películas para reseñar. Pude entrevistar a gente re copada como Jem Cohen, que es el director del documental de Fugazi. Vino para un BAFICI, yo ya lo había contactado antes, pero desde el festival no me dieron lugar como prensa porque era un fanzine. Pero quiso darme la nota igual y la terminamos haciendo sentado en las escaleras del Abasto. En 2011 saque otro fanzine que se llamó Stay Hungry que también iba por ese lado y empecé a cranear con la diseñadora Victoria Lamas la idea de Walden como revista, que finalmente no se pudo dar por cuestiones económicas y terminó siendo un blog.

En la última feria del libro punk estuviste dando una charla sobre pub rock y no wave como movimientos satelitales al punk 77 y al otro día estuviste en la presentación de “Touching from a Distance”, la biografia de Ian Curtis de Joy Division, ¿Cómo fue esa experiencia? 
Junto a la editora de Dobra Robota, Gabriela De Mola, en la presentación de Touching from a Distance hice algunas preguntas, inquietudes que tenía sobre la edición del libro, entre otras. Es súper interesante porque desmitifica bastante a Ian Curtis como un alma perdida y angustiada. Como el libro fue escrito por su mujer, desmiente varias cosas y a la vez cuenta la historia del grupo en sus inicios y el contexto en Manchester. Con respecto a la charla sobre pub rock y no wave, estuvo bien, había bastante gente. Fue dar mi postura sobre dos géneros más satelitales o transversales al punk, que son dos posturas completamente opuestas. El pub rock desde el nombre, encierra una cuestión más contextual que estética y el no wave, también desde el nombre, es una negación. De eso, yo quería hacer dos lecturas posibles de cómo se fue haciendo el camino hacia el punk y desde afuera del punk.

Te llevo a una situación hipotética. En una fiesta se te acerca alguien y te dice: “Los Sex Pistols son un invento de Mc Laren y son la gran estafa del rock n´roll”. ¿Qué le respondes? 
Que si, es así. Son los Monkees en una nueva década. Con un montón de bagaje por el contexto británico, tuvieron una importancia que no niego, pero para mí terminó siendo una especie de producto cómodo.

¿Y The Clash? 
También, peor de hecho. Los puedo pensar como una gran banda de rock, no de punk. Esa es para mí la gran distinción. Fueron inmensos, súper inteligentes, combativos, se lograron distanciar del punk. ¿Fue una banda punk? Yo no lo siento así. Estaban en una discográfica inmensa y llenaban estadios. 

Viene otra persona y te dice: “Inglaterra no tuvo su Iggy Pop, su MC5, su New York Dolls”... 
Puede ser Hollywood Brats que eran contemporáneos a NWD pero que no les importó a nadie y luego se terminaron transformando en la banda punk The Boys. En los años de los Dolls estaba todo el glam rock pero como Iggy Pop, así de extremo, una música tan abrasiva, no tuvieron. Si querés un paralelismo muy exagerado, te puedo decir Black Sabbath, por decir una música más densa y rabiosa, pero tampoco. Inglaterra tuvo a The Move o The Who pero algo como MC5 o The Stooges, no.

La imagen puede contener: 3 personas, texto

Volviendo al libro, ¿pudiste conocer a algún integrante de esta escena que recorta Spoke? 
Con Ian Mackaye estuvimos intercambiando mails para ver si escribía una introducción para esta edición pero finalmente no se dio. Ya lo había entrevistado en 2006 y luego pude charlar un poco cuando vino con The Evens en 2007. Con los fanzines que hacía en aquel entonces pude entrevistar al bajista de Bad Brains, a los cuatro Fugazi, entre otros.

¿Dónde se puede conseguir Spoke? 
Por ahora estamos haciendo ventas por pedido y está en Tienda Inerme que se encargó de la impresión y está bancando el proyecto, en ferias, recitales y se va a conseguir en librerías a mitad de febrero. Pronto vamos a poner en Facebook donde lo vamos a estar dejando. También pueden pedirlo escribiendo a https://www.facebook.com/waldeneditora o a arielpukacz@gmail.com

¿Va a haber una presentación? 
Si, un poquito más adelante. Es casi seguro que viene Scott Crawford y va a haber una muestra de fotos que se va a llamar In my Eyes con fotos de Jim Saah. Va a ser gratuito, la idea es que vengan a ver la muestra, que hagan preguntas a Scott y, además de poder conseguir el libro, ver el documental Salad Days subtitulado al español.

¿Próximas ediciones? 
Con Dobra Robota vamos a estar coeditando una colección que se llama “33 1/3”, original de la editorial Bloomsbury, donde vamos a hacer un libro que hable sobre algún disco fundamental en la historia de la música contemporánea. Vamos a arrancar con Aphex Twin “Select ambient Works” y uno de Velvet Underground y Nico. Además, estoy trabajando hace dos en años en un libro que se llama Escucho un mundo nuevo: Diálogos entre el rock británico y estadounidense, lo tengo que entregar para corregir y saldrá por Dobra Robota para fin de año supongo. Y tengo casi cerrado We owe you nothing, entrevistas escogidas de la revista Punk Planet, de Ian Mackaye a los Crudos y de Noam Chomsky a Negativland.

Ariel, muchas gracias por el tiempo y la buena onda, para finalizar me gustaría que puedas elegir tus 5 discos preferidos de la época que recorta el libro y un breve comentario si querés…
La discografía completa de Minor Threat. Yo siempre la escuché como una unidad y después cuando pude empezar a pensarla en Ep´s, era muy notoria la diferencia entre los dos primeros y Out of Step, como que había un cambio sonoro re interesante hacia lo que es el emocore, si se quiere. Después, el único disco de Embrace, porque bajan un cambio y hay influencias en las guitarras de Aztec Camera u Orange Juice, no sé si pop pero menos extremo a lo que proponía Minor Threat. El tercero, el primer LP de Fugazi, Repeater, explica a toda la banda pero también The Argument, que muestra una maduración musical y lírica. Es difícil elegir un disco de Fugazi. Cuarto, el primero de Bad Brains, que es súper áspero mezclado con temas reggae. Si bien desde su lado más hardcore influenció a casi todos los grupos que vinieron después, desde su costado reggae no surgieron grupos con una propuesta similar. Y el último, una banda un poco posterior que se llamaba Three que sacaron un solo disco Dark Days Coming. Es súper pop, mucha influencia de The Beatles. Era un emo mas popero, estaba como muy condensada la influencia de bandas posteriores como Sunny Real Day Estate y todo el emo de los 90´s. Creo que en ese disco está bastante bien explicado. Venían de una banda que se llamaba Grey Matter, que fueron clave.-

..........................................................................
Fotos: Archivo de Walden.