Entrevista a Death Gutierrez: bombas digitales contra el imperio


Hablamos con Leandro Buceta a.k.a Death Gutierrez, sobre A6M, su nuevo proyecto con Gustavo “Tano” Bianchi de Humo del Cairo; sus influencias, la música electrónica y la oscuridad industrial, la vuelta de los mixtapes y sus próximos planes.



—¿Qué es A6M desde lo musical y porqué el nombre? 
—Apuntamos a lo residual, a lo futurista, a tomar todos los recursos que podamos sin el valor del dinero, autogestionarnos, grabarnos nosotros, que sea algo independiente. Eso es algo que traba al músico, depender de un estudio, de dinero. Tengo un home studio con el mínimo equipamiento para que nos podamos manejar: sintetizadores, monitores de campo cercano profesionales, la compu, potencia, placa de sonido, etc. Para lo que es la música electrónica y por línea, alcanza y sobra. Hoy, un pibe de 15 años con una notebook hace maravillas. No es tanto la monstruosidad que lo que tengas en equipos, sino la creatividad. Desde las letras, buscamos decir cosas más épicas. De hecho el nombre es una bomba contra el capitalismo. Los A6M eran los modelos de aviones que usaban los kamikazes para estrellarse contra las flotas estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial. Tratamos que nuestra música llegue rápido, por eso lo virtual, es más fácil poner un link que sacar un disco. Nos encantaría igual hacer un disco físico o vinilo y llevar nuestra música a otros países, pero primero queremos que llegue acá.

—¿Cómo se dio juntarte con Gustavo “Tano” Bianchi (N. de R. Bajista de Humo del Cairo) para armar A6M? 
—Todo salió cuando toqué con mi proyecto Death Gutierrez en una fecha con Bhutan. Ahí los conocí a Gustavo y a Juan Manuel Díaz (N. de R. Vocalista y guitarrista de HDC), nos caimos re bien y flasharon con lo que hacía. A las dos o tres semanas del impase de Humo del Cairo, me llamó el Tano que quería hacer algo distinto a lo que venía haciendo. No queremos etiquetarnos porque eso después te condiciona. Digamos que se juntó un pibe que hace música electrónica industrial con un tipo que hace rock pesado, distorsionado y valvular. Nos juntamos en agosto del año pasado y el primer mixtape “Halconeros” salió el 1 de mayo.

—¿Por qué mixtape? 
—Decir “el primer disco” es una mochila, te condiciona. Está el demo, el Ep y está el mixtape que no es ni uno ni lo otro, está en el medio. Si suena mal, suena mal. Si suena bien, mejor. La idea es mostrar los temas. Se los llamaba así en los 80´s y 90´s a las compilaciones de temas en cassette. Hoy en plataformas como Soundcloud o Bandcamp se están usando mucho. Los productores de música electrónica por ahí sacan un tema por semana o por mes, entonces luego los compilan en un mixtape. Death Grips también hizo lo mismo.

—A6M rescata mucho de Death Grips… 
—Nos gusta mucho, rescatamos esa impronta cyberpunk que vemos en nuestro primer mixtape “Halconeros” que no termina siendo ni rock, ni electrónica. Tenemos muchas influencias: Godflesh, Death Grips, The Bug, que ahora se juntó con Dylan Carlson.

—¿Conocés otros proyectos en la vena de A6M acá? En algún punto, ustedes me recuerdan a Carne para Cerdos, ese proyecto que tenía Matías Kritz en los 90´s…no sé si hubo otros similares después… 
—La escena está muy escondida, pero existen muchos músicos independientes de electrónica hoy. Nosotros lo queremos llevar al proyecto a un lugar, no diría mainstream, pero sí que sea un poco más reconocido. La música electrónica no es sólo un DJ. Matías Kritz fue un precursor en Argentina de lo industrial, de la electrónica oscura, un capo total. Si hubo otros lo desconozco, pero creo que a mediados de los 2000, luego de la primer visita de Nine Inch Nails, comenzaron a haber más artistas de este estilo.

—Con A6M estuvieron musicalizando el debut de Sanador entre banda y banda. ¿El proyecto fue pensado más para tocar en vivo o más para el estudio? 
—Versatilidad. Ambas. Vamos a adaptarnos al espacio y lugar al que nos inviten. La idea es que en diciembre empecemos con los live set, vamos a hacer nuestra presentación oficial, voy a cantar y el Tano va a tocar el bajo. También estamos buscando un baterista y está latente la incorporación de Sebastián Ariola, cantante de Agente Naranja, que va a estar haciendo coros, cantando y además será VJ desde el escenario, como renovando la estética de banda de rock convencional.

—¿Cuáles son las diferencias desde lo compositivo y sonoro entre “Halconeros” y “Carro Quemado”?  Por otro lado, los lanzaron con muy poco tiempo de distancia entre ellos…
—Para ambos usamos diferentes herramientas. En “Halconeros” usamos bajo eléctrico, batería acústica, voces, samplers. En ese momento era más banda, porque iba a tocar Federico Castrogiovanni (N. de R. Ex baterista de Humo del Cairo) que luego terminó con un proyecto solista. Pasaron un montón de cosas en el medio, entre problemas personales, cambio de sala, etc. Volvimos a mi home studio con Gustavo y nos adaptamos a ese espacio y lugar y dijimos “vamos a hacer un disco pesado pero de electrónica”, sin bajo eléctrico, ni baterías acústicas, sin voces, pero con muchos samplers. Por otro lado, queremos que la gente esté entretenida con nuestra música, que haya todo el tiempo material. Lo veo medio aburrido eso de sacar discos cada tres o cuatro años. Lo mejor es tocar en vivo y todo el tiempo publicar material. Lo estoy diciendo desde el lado de la música electrónica, que lleva otros tiempos que una banda de rock. A fin de año queremos sacar otro mixtape pero con otro palo. “Halconeros” es más cyberpunk, “Carro Quemado” es más trip-hopero, trap, industrial oscuro y ahora queremos sacar algo más armónico con piano, batería acústica, bajo, voces. Va a ser más espiritual.


 “Queremos que la gente esté entretenida con nuestra música, que haya todo el tiempo material. Lo veo medio aburrido eso de sacar discos cada tres o cuatro años”.


—¿Cómo se compone en este tipo de música? 
—De la misma manera que una banda de rock, pero en vez de tirar una línea de bajo, tiras un sintetizador o un ritmo de una batería programada, donde vas laburando el tiempo, la frecuencia. A partir de un sonido de tren podes hacer un sampler y empezar a laburarlo, arriba le vas metiendo las baterías, el bajo, una melodía vocal. Es otra velocidad, cuando te querés acordar ya tenés cuatro temas en una semana. Son distintos los tiempos con una banda de rock de cuatro tipos en una sala, que uno no puede ensayar porque tiene que laburar o por otras cosas. Acá nos sentamos el Tano y yo y hasta que no terminamos un tema no nos vamos.

—Te vi tocar en vivo hace varios años con un proyecto que se llamaba Sadomysa en un subsuelo de la UBA, una fecha que compartieron con Bhutan…
—Si, fue la sede de Puán. Sadomysa era de un palo del metal industrial donde tocaba con Juan Pablo Gareca, cantante y guitarrista de El Caos Reptante, que se tuvo que ir por cuestiones personales. Estuvimos un año y medio y editamos dos Ep´s “Viajes del Alma” y “Sadomysa/Caos Reptante Split”. Cuando se fue, para cambiar el aire, le puse Death Gutierrez. El nombre viene de una historia muy personal de uno de los trabajos que tenía de adolescente. Ahí empecé a lanzarme solo. Grabé “Ghetto City Lo-Fi” en la vena drum n´ bass y “Neuropylori” más post-reggaetón y trap. Ahora, con la vuelta de Humo del Cairo, vamos a tener un pequeño impase con A6M y voy a aprovechar para sacar un disco con Death Gutierrez de nueve temas.

—¿Cómo es eso del post-reggaetón? ¿Hay una escena, una movida? 
—La palabra reggaetón es muy cruda. Luego de Daddy Yankee, salieron un montón de híbridos con ritmos latinos. Yo consideraba que estaba haciendo algo de música industrial con cosas tribales, más orgánico. Hay un montón de proyectos solistas, está un poco escondida la movida, hay que investigar, pero existe.

—En “Ghetto City Lo-Fi” hiciste un tema que se llama “Konami”, que tiene un sonido muy propio de los videojuegos 8-bit, que se repite en A6M…
—Todo lo que venga del proceso de 8-bit, está buenísimo. Hay una marca sueca que se llama Teenage Engineering que abrió los parámetros de los sintetizadores. Sacaron una serie Pocket Operation que son unas plaquetitas basadas en los Game Boy con un sonido 8-bit. Cuando empecé a escuchar todo esa movida, quería laburar con eso, me parece que es algo muy fresco. En A6M laburamos mucho con esas plaquetas. Van a pila, te los metés en el bolsillo y en una plaza, en el colectivo, en el supermercado te ponés a sacar cosas.

—¿Te gustaría hacer la banda de sonido de un videojuego y/o película? 
—Me encantaría, siempre fue mi sueño, es una de mis debilidades. Siempre tengo prendido el radar para tomar algo de ahí y samplearlo, una voz, una frenada, un disparo.

—¿Podrías detallar tu equipamento? 
—Mi plataforma es Ableton Live, que le cambió la vida a todos los músicos que componen electrónica. Ahí mezclo y masterizo, después le meto mucho hardware, tengo un Novation Mininova, una samplera Roland SP-404, Kaoss Pad, los Pocket Operation, Kaossilator y Dave Smith Mopho. Laburo mucho con MIDI, que es un proceso en el cual se pueden transformar las notas. Para las voces tengo una TC-Helicon. Esto es lo que tengo en la home studio. En vivo, uso un sampler, un teclado, una pedalera para las voces y un efecto para el master.

—Hay un sampler que aparece en el mixtape “Carro Quemado” que dice “Amigos, hemos fracasado…”, ¿de dónde lo sacaron? 
—Eso fue un discurso de los 70´s del fundador del partido Humanista, de la secta Silo. Escuchamos eso y dijimos “es la posta”. Parece la voz del Papa Francisco pero no queremos comernos el viaje de que piensen que flashamos con la Iglesia. Queremos hacer algo más esotérico, salir de los parámetros de los ideales. Hay muchas bandas que se ponen banderas políticas y para mí el arte y la política no tienen mucho que ver. Tratamos de evitar sexualidad, religión y política porque son temas controversiales que pueden terminar ofendiendo o lastimando.

—¿Qué banda o disco te cambió la vida? 
—Creo que fue “The Fragile” de Nine Inch Nails. Es una obra maestra, cómo mezcló la destrucción con la melodía, la armonía con el ruido. Es una obra conceptual muy buena, Reznor es un tipo que va más allá de todo, un gran compositor y escritor.

—¿Algún disco que te pegó pero más de grande? 
“No Love Deep Web” de Death Grips. Otra obra maestra futurista, tiene mucho contenido social que muy pocos se animan. Ya la tapa es muy controversial, yo no sé si lo haría, pero me gusta . El sonido, los loops, los samplers que se usaron son inigualables.

—¿Algún proyecto nuevo para recomendar? 
—Estuve escuchando mucho Arca, que es un pibe venezolano que le produjo los dos últimos discos a Bjork. La rompe, tiene mucha creatividad, está erradicado en Europa hace muchos años. Todos quieren laburar con ese tipo porque tiene ideas muy frescas. Labura mucho con Ableton Live y sabe para donde quiere ir. Es una bomba, muy experimental.

—Supongamos que ambos mixtapes de A6M son editados en CD o vinilo, ¿entre qué discos de tu discoteca personal los guardarías? 
—Pondría los dos juntos entre los de NIN y Death Grips. O si los queremos separar, ponemos “Halconeros” con los discos de Mike Patton y Lightning Bolt; a “Carro Quemado” con NIN, Death Grips y The Bug.

—Gracias Leandro por tu tiempo, ¿te gustaría dejar algún mensaje final para los lectores? 
—Que traten de abrir la cabeza y escuchar toda la música posible. Que no tengan prejuicio con las máquinas, que se puede hacer música pesada también, no es sólo música de playa y éxtasis.—
______________________________________________
Créditos:
Foto #1: Gustavo Bianchi
Foto #2: Maxi Posse a.k.a Gottes de Baires.
______________________________________________
Próximas fechas:
A6M:
20 de Octubre en Detroit Club - 21 hs.
DEATH GUTIERREZ:
21 de Octubre en Club V - 20 hs.
28 de Octubre en Bar en Vivo - 22 hs Live Set
25 de Noviembre en Teatro Vorterix - 19hs.