Entrevista a Mariano Raccio de Ciclo No Nómade: “Todo ciclo cumple su ciclo”


Nuevamente con Detroit Club como punto de encuentro, charlamos con el gestor cultural de uno de los ciclos más interesantes del underground que anuncia su fin en 2017. El detrás de escena, el arte, la autogestión y el nuevo trabajo de Proyecto Quasar, banda en la cual oficia de manager desde sus comienzos, sobrevolaron la entrevista. Además de compartir visiones, modos de hacer y proyectos venideros, Mariano nos tiró data para tomar nota sobre las bandas a las que deberíamos prestar atención. 



—El ciclo se llama “No Nómade” y el slogan es “un espacio de igualdad cutural”. ¿Por qué lo eligieron? ¿Qué quieren decir? 
—Empezamos hace 10 años y necesitábamos un nombre para las fechas. Estaba en pareja con Celeste Arbulo, que laburaba la autogestión y al principio se llamaba Ciclo Nómade porque la idea era moverse un poco. Luego, la mayor producción se fue dando en el Oeste y estábamos cómodos en lugares como Locomondo, Malawii e Ituzaingó. Nos sentíamos como en casa, entonces dejamos de ser nómades. Cuando tocamos en Capital, se llama Nómade porque salimos del barrio. Y el slogan no tiene que ver tanto con la música. Cuando era chico me acuerdo que estaban los fanzines, las revistas, los discos, mano de obra pura. Entonces el ciclo propuso que el espacio estaba abierto no sólo para músicos. A un fotógrafo o a un dibujante que admiro le cuesta mucho ir a pedir una exposición a un lugar, tiene que depender del Municipio o de alguien que ande en eso. Nosotros teníamos el espacio y dijimos ¿por qué no? Empezamos a mezclar eso y se creó como una unión. El espacio de igualdad cultural es eso, hoy en día venís a ver una banda que arranca a las 11 de la noche pero desde las 9 ya hay artistas visuales exponiendo. Eso es importante.

—¿Cuál es el trabajo que hay detrás de armar fechas? ¿Qué cosas hay que tener en cuenta? 
—Lo más importante de todo es respetar la propuesta que tenemos, que es la artística. Eso se basa en que tengo que negociar con el lugar, exigir horarios, adaptarme al precio de las entradas, a la gente que viene en bondi, en auto, etc. Pedir una fecha no es sólo pensar en la banda con la cual laburo, se basa en un montón de cosas. Yo también voy a ver bandas y me conviene ir a Capital a la 10 de la noche, no a las 2 de la mañana porque no tengo como volver. Las cosas cambiaron en 10 años. Queríamos que se valore al artista, porque si bien el dueño del lugar vende cerveza y gana plata, tiene un sonidista y toda una empresa laburando, también los músicos están laburando. Ese respeto al artista y al organizador creo que hoy lo logramos. Eso no estaba valorado. La base de todo es la propuesta artística, por algo los lugares nos convocan, la gente viene por eso.

—Hay muchos artistas alrededor del ciclo, los que sacan fotos, los que filman, los que hacen los flyers, ¿quiénes son? 
—El ciclo lo hacemos con Emanuel Loyola y Nacho Ponzone de Proyecto Quasar (N. de R. En adelante, abreviado PQ), que estamos desde el principio, el resto de la banda también es parte pero a lo largo del tiempo han pasado varios músicos. Tenemos la suerte de tener artistas fotógrafos, que hacen flyers; éstos aparecen por las exposiciones que hace el ciclo, como Jack Ledesma, Matías Guti, que nosotros admiramos y son del Oeste. Estas expos servían para promocionarse con el público del ciclo, que van bastantes músicos y tocan varias bandas, les salían laburos para hacer artes de tapa, flyers, fotografía. Se armó un equipo de trabajo que está en el detrás de escena que, sin ellos, no sería lo mismo. En fotografía laburó Juli Romero, Mayra del Castillo, Dani Cuello, otros más que no recuerdo; en artes de tapa Jack Ledesma, Matías Guti, Manuel Díaz Vigo de Tandil; después está mi hermano Jonathan con quien cobramos las entradas, ponemos los equipos y los chicos de Pánico Films con quienes también hacemos el programa Proyecto No Nómade.

—Además de generar espacios para la música y el arte, produjeron el programa de Youtube Proyecto No Nómade, el cual cuenta con, hasta ahora, dos emisiones. ¿En qué quedó eso? 
—Al estar tanto tiempo con el ciclo, necesitábamos medios de prensa para difundir lo que hacemos. Íbamos a programas de radio y me molestaba que no se informen sobre el material. Si yo te llevo un disco, música para mostrar y hablar de eso, el periodista tiene que informarse. Hubo muchos medios, no hace falta nombrarlos, en los cuales terminamos hablando de Macri, de política, que no nos interesa. Y bueno, así como autogestionamos las fechas, dijimos “hagamos un programa”. Contamos con Martín Pereyra y Ayelén Bruno, luego se sumó Pánico Films, una productora autogestionada de Laferrere. Terminamos armando un equipo de 15 personas y nos cedió el lugar Detroit Club. La idea era promocionar las fechas que se venían, con entrevistas, etc. Pero había tanto material para edición que no se llegaba a promocionar la fecha, teníamos poco tiempo. Entonces propuse grabar los shows en vivo y gracias a Pánico Films que hace un laburo tremendo a tres cámaras y al sonido de Detroit, se mostró eso.

—¿Tienen pensado darle continuidad? 
—Ya tenemos dos episodios online y otros dos más grabados por salir. Se para un poco por el laburo de edición porque es totalmente autogestionado. Va a continuar pero en vivo, con una nota pre-show temprano el mismo día y algún video grabado en el ciclo. Todo gracias a Pánico que hace un laburo terrible.

"Queríamos que se valore al artista, porque si bien el dueño del lugar vende cerveza y gana plata, tiene un sonidista y toda una empresa laburando, también los músicos están laburando. Ese respeto al artista y al organizador creo que hoy lo logramos". 



—También hicieron compilados con las bandas que pasaron por el ciclo que se pueden escuchar y descargar de manera gratuita por bandcamp… 
—Una banda que promociona un flyer de una fecha del ciclo, también difunde a las otras tres que tocan. Cuando esa banda ya no toca la próxima fecha, es difícil que siga promocionándolas. Entonces pensé que debía haber una manera que una banda que toque acá y suba un tema, pueda difundir a nueve más. Tenemos cinco compilados con diez bandas cada una, son 50 bandas, ¡es una locura! Ubicamos estratégicamente bandas que ya no tocan, a grupos de otros países como Fuzzly de Brasil, Enfant de Bolivia, bandas de Perú y Venezuela y a muchas del interior de Argentina. Sacamos el primer compilado digital, se coparon diez bandas y faltaba un arte de tapa. ¡Qué mejor que lo haga uno de los artistas que expone en el ciclo, que se promocione con el público de las diez bandas! De esa manera se ramificó por todo el interior y Sudámerica. Me preguntaban cuál es el beneficio de esto, y yo les decía gastamos cero peso y ganamos cero peso. El físico no está porque no tenemos dinero para hacerlo. En el primer compilado, “Atemporal”, el arte lo hizo el fotógrafo Mati Rodríguez de Mapas; “Consciencia”, el segundo, lo hizo Jack Ledesma; el tercero es “Impronta” cuyo arte es de Matías Guti, ahí están Humo del Cairo y nueve bandas más; el cuarto es “Trasciende” con el arte de Manuel Díaz Vigo de Tandil y el quinto, “Contemporáneo”, lo hace el fotógrafo Juli Romero. Quiero aclarar que se hizo sin gastar plata y sin ganar dinero Lo hacemos a cambio de pasión, de autogestión y en diciembre sacamos el sexto compilado. Bandas de Rafael Castillo, Morón, terminaron haciendo fechas con grupos de Tucumán, Córdoba. El objetivo era la unión, sacar el ego, porque en la música no se compite, hay que apoyar y hacerlo. El compilado fue una locura mía y de los chicos. Y salió.

—En Facebook vienen anunciando que se vienen las últimas fechas del año y del ciclo. ¿Piensan en dejar de hacerlo? ¿Por qué? 
—El ciclo se va a tomar un receso, va a parar pero este año lo vamos a terminar como lo planeamos. Estamos con esto hace 10 años y nunca laburamos tanto como los últimos 3 y medio. Meter 4 bandas por mes son 48 al año, es nuestra pasión, es lo que nos gusta, pero es desgastante. Todo ciclo cumple su ciclo. El año que viene la cabeza va a estar metida más en Proyecto Quasar, tenemos disco nuevo y muchas cosas para mostrar. Tocamos en Parána, Niceto, San Justo, Ramos, Moreno más los ciclos en el mes, es muy complicado.

—¿Este parate puede traer nuevos proyectos? 
—El programa, Proyecto Nómade y los compilados van a seguir, PQ va a seguir haciendo fechas, pero lo nuevo es no hacer el ciclo. Es momento de cortar para abrir nuevos caminos. Además hay nuevos ciclos como el de Furgonautas, Malviaje, el Festi Terror, que antes no estaban y ahora podemos ser públicos de ellos.

—¿Qué les quedó pendiente? 
—Cuando se llenaban las fechas en Detroit Club, cuando era gratis y quedaba gente afuera, queríamos poner un proyector, para aquellos que no quieren transpirar, de poder verlo desde afuera. También de hacer recitales en las plazas. Hace un par de años nos venían apoyando desde el Municipio de Morón y queríamos hacer un festival con dos escenarios en la plaza del Dorrego (N. de R. Plaza de las Artes, está en frente de donde estaba viejo estadio del Deportivo Morón) donde se hacía el Morón Rock. Teníamos el espacio, nos daban el sonido y la idea era hacerlo con 15 o 20 bandas. No me quiero meter en política pero bueno, con el cambio de gobierno nos cortaron las piernas y eso nos quedó pendiente. Pero en algún momento lo vamos a hacer. Además, antes éramos solteros, no teníamos hijos. Ahora nuestros hijos preguntan lo que hacemos y lo ven por videos, porque no se puede meter menores a los lugares. Un poco la idea era hacer ese festival para eso, para que esté mi hijo, mi sobrino. Hace poco con PQ tocamos en un teatro de Moreno, donde no se podía ni fumar ni tomar alcohol y en primera fila estuvo el hijo de Ema (N.de R. Emanuel Loyola, cantante y guitarrista de PQ) y eso nos puso la piel de gallina. El arte tiene que ser para todos.

—Hablando de Proyecto Quasar, editaron nuevo disco este año… 
—Sí, sacamos un nuevo disco que se dividió en dos, Paranoia, que lo presentamos en Uniclub y en Santana y la segunda parte es Conspiranoia, mezclado por Mario Breuer. Son trabajos que valen la pena ser escuchados. Están en formato digital y también en formato físico gracias a Chancho Discos que es un productora autogestionada. Vamos a sacar un vinilo de Conspiranoia y eso nos enorgullece. Yo vendí discos toda mi vida, laburé para multinacionales y creo que como recuerdo el vinilo sería ideal. Gracias a Pablo Hierro Dori de Rock City y Scatter Records vamos a presentar el disco en Niceto lado B el sábado2 de septiembre con las bandas amigas Enmarte y Poveglia, vamos a llevar los vinilos y posters con el arte de tapa. El año que viene, aunque ya no esté el ciclo, va a ser muy importante para PQ.



—De todos los shows que hicieron en el ciclo, cuál recordás especialmente, el más memorable y por qué… 
—El que me quedó en la cabeza fue uno de los primeros, el ciclo tenía uno o dos años, donde tocó PQ, Humo del Cairo y Defórmica. Ese show fue en Luk´s , Ramos Mejía, había creo que 40 personas. Creo que fue el puntapié para mi vida y todo lo que vino después. Salieron muchas bandas gracias a esas tres. Todavía conservo un flyer de esa fecha.

—Vamos con 5 bandas que pasaron por el Ciclo No Nómade que merecen ser escuchadas y por qué…
—Propuestas nuevas me gustan muchas. Del Lobo, una banda instrumental por excelencia con una cantante tremenda. Me llenó en muchos sentidos, la expresión de las letras y la manera de tocar. Después, Malviaje, más allá que hay una amistad, creo que es una propuesta que en vivo hay pocas que suenen así. Son muy chicos, son la sub-20 del rock. La otra es Hungría, un dúo que había sacado las voces y también el bajo, había que saber hacer eso! Es la banda que mejor maneja los tiempos impares, no les hace falta un punteo o una melodía, juegan tanto con los tempos que no dejan de sorprenderte en vivo. La cuarta sería Yuyemano, otro dúo que van más para el lado del jazz, gente muy profesional, que se dedican a tocar bien el instrumento. La quinta, Ostende, una banda más del palo mío, del punk moderno, alternativo mezclado con cosas de Arde Hollywood , con un cantante tremendo.

—¿Bonus track? 
—Y el bonus track es Kjjjjjjjjj. Yo le digo “kajota”, ¿sabés por qué se llaman así? Dicen que el batero estaba durmiendo y roncaba haciendo un ruido que sonaba a Kjjjjjjjj (risas). Alta banda, sacaron su primer disco el año pasado. Y quedan un montón de bandas más afuera.

—Mariano, gracias por tu tiempo y la buena onda, ¿algo que quieras decir a los que lean esta entrevista? 
—Primero, agradecerte por el espacio. Y a los que lean esto, esta entrevista se trata de hablar de artistas. No dejen de ver bandas en vivo, sea donde sea, ir a verlos y más si son propuestas nuestras, del barrio. Y bueno, consumir música lo más posible.- .
...................................................................
Créditos:
Imagen #1 por Jack Ledesma.
Imagen #2 por Juli Romero.
Imagen #3 por Matías Guti.