Entrevista a Gonzalo Merelle de Los Llanos: “Es una banda donde podemos hacer música libremente”




En mayo de este año lanzaron su primer disco. No sabemos bien cómo nos enteramos de la noticia, pero si sabemos que no nos pasó desapercibido. Luego de varios meses, decidimos contactarnos con Gonzalo Merelle, guitarrista, percusionista y fundador de Los Llanos, proyecto de música instrumental de Buenos Aires, cercano al post rock. Hablamos sobre los inicios de la banda, las influencias, este primer disco, su relación con los fanzines y el anarco punk y hasta nos contó una anécdota muy particular con Fugazi. 

“La banda empezó en 2007 aproximadamente. Yo venía de tocar en una banda hardcore que se llamaba Hyntu, de la cual me fui por cuestiones musicales (N. del R. Anteriormente tocó en Terror y Miseria y Ruido e Ideas). En ese tiempo venía escuchando Mogwai y quise empezar a hacer música por ese lado. Compuse un par de temas con mucho arpegio de guitarras, algunos efectos y junté un par de amigos. Ensayábamos en una sala que se llamaba Palermo Vintage donde trabajaba Alex Tsiftsis. Le gustó lo que estábamos haciendo y se sumó. Después llegó Alejandro Cannuci con el bajo (N. del R. Satan Dealers) y luego Charly (N. del R. Garassino, actualmente también en Los Crónicos y Enero es Tan Cruel) con una guitarra. Más tarde Javi (N. del R. Bonfil, MGB). Ahí comenzamos con Los Llanos”, recuerda Merelle. En cuanto al nombre de la banda, confiesa que “a todos nos reflejaba un paisaje la música que hacíamos. Lo puso Ale Cannuci”.

En cada palabra, Gonzalo deja un surco. Sobre todo a la hora de hablar de Alex, ala fundamental del sonido de Los Llanos de los primeros tiempos, quien falleció en circunstancias poco claras. “Él tocaba en Gallo de Riña, en Star Losers y también hacía música electrónica. Tiene mucho que ver en Los Llanos. Me juntaba a componer con él. Toda la parte noise, rockera la aportaba Alex y yo ponía todo lo climático. Era como la guerra y la paz. Cuando el falleció, ya no estaba en la banda, se había ido solo. Pero por una cuestión de respeto, sacamos sus partes, eso era muy de él. Era único”. Diego Noschese, sonidista de Massacre, actualmente forma parte de Los Llanos en guitarra y sintetizadores.

 —En la cuenta de Facebook, en el “género” de la banda dice “nihilismo”. ¿Hay alguna filosofía o doctrina con la cual se sientan identificados?
—No sé quien lo puso, ¡pero me encanta! Somos anti-todo (risas). Yo en los 90´s estuve en la movida anarco punk, pero como conjunto no tenemos ninguna ideología política. Pero estaría bueno que reine el nihilismo. Personalmente no quiero pertenecer a ningún lado, ninguna escena, ninguna moda. La banda nace desde algo más profundo, desde un grupo de amigos, de fumar mucho, de todo ese mambo. Acá no hay estribillos ni coros ni nada. No me interesa ser comercial. Muchas bandas tienen estructuras, estribillos, luego el solo de guitarra. Algunas hasta tienen coreografías. Siempre quise cortar con toda esa historia. Los Llanos es una banda donde podemos hacer música libremente.

—¿La libertad tiene que ver con hacer música instrumental? 
—Lo que hacemos es instrumental pero capaz que mañana tiene voces. La prioridad está en las guitarras. Tengo ganas que en las próximas canciones la tengan el bajo y la batería, de hacer algo más percusivo. Al disco me encantaría hacerle una versión dub. Si te quedas encerrado en un lugar, te vas a perder de muchas cosas.

—¿Qué bandas les gustan?
—Me gusta mucho Einstürzende Neubauten, mucho punk, Sonic Youth, Mogwai. Alejandro viene más del palo rockero, de bandas como Turbonegro. Los chicos también escuchan Sountrack of our lives, Manic Street Peachers. Yo hace años que escucho reggae y dub jamaiquino de los 70´s y creo que algo de eso viene en Los Llanos. De acá nos gustan ELHOMBREANORMAL, los Fusibles, Satan Dealers, Los Crónicos, Late Night Condition.

—Aparte de la música, ¿hay otras cosas que los influencian? 
—Puede ser, yo leía mucho a Charles Bukowski , también sobre anarquismo. También me gusta mucho el dadaísmo, el arte. Al principio, cuando éramos más ruidosos, más noise, lo veía muy dadaísta.

—Este año sacaron su primer disco. Cómo lo grabaron, quiénes trabajaron y cuáles son las sensaciones que dejó… 
—Lo grabamos en 2014 en San Miguel, con Diego Nochese en el estudio Anarf. Lo produjo Santi de Taura (N. del R. Santiago García Ferro) y decidimos ponerlo en internet para que la gente lo pueda escuchar. En cualquier momento va a salir físicamente, no sabemos si por algún sello o lo vamos a hacer nosotros mismos. A mí me gustó como quedó, está grabado por nosotros con mucha humildad. Lo valoro mucho.

—¿A qué remiten los nombres de los temas? 
—Hay un tema que se llama “Conexión” porque era una conexión entre nosotros. Salía solo. Hay otro que se llama “Acuario” porque cuando tocaba la guitarra me sentía entre peces, no sé porqué. Pero no es que nos sentamos a ponerle nombres. Salieron muy naturales.

—¿El arte de tapa tiene algún significado? 
—Lo hizo un amigo, Francisco Cuello (N. del R. baterista de ELHOMBREANORMAL) fue una ocurrencia de él, capaz escuchando el disco. La música y el arte tienen mucho que ver. No tiene ningún significado especial. Como el dadaísmo, tiene que ver con la imaginación de uno mismo. Imaginarte lo que quieras.

—Off the record, me contabas que hacías un fanzine en los 90´s. Cómo se llamaba y de qué trataba…
—Se llamaba Disahogo, lo empecé a hacer con un amigo, el “Gato”, un punk de la época. Saqué hasta el numero 7 y hablaba mucho de anarco punk, entrevistas a bandas, dadaísmo, marihuana. Nos escribíamos mucho por correo, antes tardaba hasta 3 meses para hacer el fanzine porque tenía que esperar un sobre. Era más político.

—¿Tenés alguna anécdota de esa época que quieras compartir? 
—¡Si! Estábamos con dos amigos por la calle y pasamos por un lugar que se llamaba Super Club. ¿Quién tocaba? Fugazi. Nos gustaba pero lo veíamos como desde otro lado, no le dimos mucha bola. El show ya había terminado, andábamos por la zona y volvimos al lugar. De repente salen los músicos caminando, que no sabíamos bien quienes eran y un amigo le dice “¿me das agua?”. Entonces uno de los Fugazi tira el agua al piso y hubo un entredicho. Eran Ian Mackaye y los otros, que estaban con dos organizadores. Cuando se fueron nos agarramos a los piedrazos (risas).

—Gracias Gonzalo por la buena onda, vamos con la útima. ¿Qué creés que va a decir la lápida de Los Llanos cuando no existan más? 
— “Gracias hermanos”. Me viene una sensación linda, como que los quiero. No toco porque no me queda otra o porque necesito ser alguien o mostrarme. Toco porque quiero a mis amigos. Cuando me hablaste del nihilismo, no me hago cargo de eso, pero capaz lo siento. ¡Bless!- …………………………………………………………………………………….
Créditos:
Foto #1: Maxi Posse.
Foto #2: archivo de la banda.