Entrevista a Stilte y Sutrah

La eterna búsqueda del camino hacia el vacío 

La vida muchas veces nos pone en aprietos y presenta obstáculos en nuestro camino. Pero otras tantas, nos permite disfrutar de esos artistas que uno admira y hacen que la música y las palabras se traduzcan en emociones. Nos juntamos con Nahuel Sanguinetti de Stilte y Juan Marcos Borba de Sutrah para charlar, debatir y filosofar extensamente sobre la vida y la música: el split que grabaron junto a Billy Anderson [quien trabajó con bandas como Sleep, Acid King, Cathedral, Om, Melvins, entre muchas otras], la filosofía oriental, el “Chacho” Peñaloza, Sarmiento, José Hernández, Iron Maiden, la sinceridad, el circuito, el stoner, el doom, la hegemonía, los vinilos y qué se viene en cada banda.



Stilte en el estudio el Attic junto a Billy Anderson y Pato Claypole.


HABLEMOS DE STILTE



Este material que grabaron para el split, me parece algo diferente a lo que venían haciendo, sobre todo a lo hecho en el anterior “La derrota muere con ellos”. Es más pesado, saturado, más stoner rock. ¿Cuál fue la idea?
N: Si escuchás detenidamente el tema “La capital del dolor” de “La derrota…” tiene como un despegue a este nuevo material. Surge de acelerar el tempo, tocar más al palo, de los shows en vivo también. Surge de las sesiones del Blackdope, de zapar con amigos, pero fue absolutamente natural, ya veníamos en esa vena. Fue un gusto que nos dimos, en estos 3 temas hay mucha influencia de metal clásico, soy muy fan de Iron Maiden, pero con un vuelo distinto, que es el nuestro. Fue como despuntar el vicio, hacer algo más corto y más power. Con “La derrota…” cerramos una etapa de oscuridad, que quizás en algún momento vuelva, es más introspectivo. Estos temas del split son más bárbaros, más salvajes.

¿Y en qué mambo se sienten más cómodos? 
N: Me parece que nos sentimos más cómodos en la vacuidad, en la no definición, en el misterio.

¿Quiénes son “Genghis Khan” e “Infanta de Castilla”? 
N: Genghis Khan es el famoso corta cabezas de medio oriente, le pusimos ese nombre no tanto por el personaje histórico sino por lo que evoca, esta cuestión de animalidad y salvajismo, pero a la vez él tenía una conducta intachable, era un caudillo. Además hay un tema instrumental de Iron Maiden que se llama así, que está en “Killers”, es una especie de homenaje. “Infanta de Castilla” no remite a nadie en especial, el riff nos parecía que tenía una onda española, surgió del azar, prácticamente.

Junto al programa de radio Jock Horror y el ciclo Mondo Trasho organizan eventos relacionados con el cine y la música, ¿qué balance podés hacer de lo que fue este año? 
N: La idea es tratar de abrirle un poco la cabeza a la gente, tratar de acercar discusiones que sean un poco más reales que la gilada de la birrita y nada más. Es lo que nos sale, tanto a nosotros con Jock Horror en la radio o en los ciclos, como las chicas con Mondo Trasho en su ciclo de cine. Tampoco se trata de “adoctrinar”, o sea, venga o no gente, escuchen o no el programa, lo que me parece buenísimo es darle lugar a cosas que no lo tienen en otro lado. Hay una forma de encarar las cosas que busca no sólo poner cuestiones sobre el tapete que están invisibilizadas, sino cuestionarlas, debatirlas, intercambiarlas. A veces la gente acompaña y a veces no, pero nosotros lo seguimos haciendo igual, está bueno acercarle a alguien tal o cual película o director que tal vez se asemeja a lo que piensa pero no lo sabe.

Volviendo a la banda, ¿hasta donde les gustaría llegar con Stilte? 
N: Es muy personal de cada miembro de la banda, en mi caso, cada año que pasa me siento más cerca de este modo de vida, una vida paralela a la hegemonía, a lo preestablecido. Lo más cercano a la verdad, a la autenticidad, es llevar una vida tocando música, acorde a lo poético más allá de Stilte, el rock pesado y la psicodelia. Cada vez concibo menos la posibilidad de tener una vida “institucionalizada”. Dejaría de hacer todo lo que hago si me asegurás que puedo aunque sea vivir austeramente de esto, que es lo que uno respira. Cada vez estoy más podrido de la hipocresía que se vive, todos validan un sistema que básicamente nos explota, nos roba, no sólo económicamente sino moralmente y que vivamos dormidos frente a esto. Tener una banda, un proyecto, en los cuales ponerle voz a estas cosas me parece fundamental, y qué mejor que poder dedicarle la vida a esto.

........................................................

 “Nos sentimos más cómodos en la vacuidad, en la no definición, en el misterio”. STILTE

........................................................



Sutrah en directo tocando en Club V. 


HABLEMOS DE SUTRAH



La última vez que charlamos, todavía no había salido “El Camino hacia el vacío”. Imagino que pasaron muchas cosas desde ese tiempo hasta acá.
J: Si, la verdad que fue todo bastante positivo, la banda fue evolucionando y nosotros también. Sacamos un split, tocamos un montón de veces por todos lados, fuimos al interior y todo eso nos tiene re contentos.

¿Quedaron conformes con esa grabación?
J: Si, quedamos muy conformes. Me parece que está muy bien plasmado lo que es la banda y el sonido que tenemos en vivo. El proceso de grabación fue buenísimo también. Justamente esta semana lo estuve escuchando de nuevo y me re gusta, a la distancia lo disfruto más que antes.

En aquel momento habíamos hablado un poco sobre el circuito y la escena, me decías que ustedes eran un poco “renegados” y que no les interesaba formar parte. Sin embargo, de a poco comenzaron a aparecer en fechas internacionales y festivales del circuito. ¿Siguen pensando lo mismo sobre el tema o hubo una apertura de la banda hacia estas cosas? 
J: Es bueno que lo preguntes. La entrevista a la que te referís tiene ya un par de años y bueno, esto fue parte de la evolución de la banda, no estar tan cerrados. A veces uno de prejuicioso se cierra y lo que ve alrededor quizás a uno no le gusta y tiene mil cosas para criticar y decir. Se dio paulatinamente, comenzamos a conocer gente de a poco, conocimos otras bandas, fue como un proceso. Yo creo que Sutrah es como somos nosotros y eso me gusta mucho. Crecimos, estamos más abiertos a ciertas cosas y eso nos sirvió un montón. Tocamos con bandas de afuera y en festivales, nos dimos a conocer un poco más. En las redes sociales veo mucho “anti” o “true” que ya me tienen las pelotas llenas y nosotros queremos escapar un poco de eso, queremos ser más abiertos.

Hay una historia interesante detrás de “5 anillos”, ¿es así?
J: Todos nuestros temas tocan algún tipo de influencia o algo que nos inspiró. En este caso, “5 anillos” está dedicado o es nuestra visión sobre la vida de Miyamoto Musashi, que fue un samurai japonés muy groso, un genio de la espada que tuvo muchísimos duelos, jamás perdió ninguno y en el pico máximo de su historia como espadachín, el tipo se retiró a las montañas a buscar la iluminación y a conocerse a sí mismo. La vida de él nos pareció increíble, en este retiro a las montañas escribió un libro de que se llama “El libro de los 5 anillos” y está buenísimo, es una fuente de inspiración para nosotros. No sólo es para el que practica artes marciales, sé que se ha usado para seminarios de marketing porque está enfocado al liderazgo y a otras cosas también.

Y de la filosfía oriental pasan a la referencia criolla del gaucho y caudillo Ángel Vicente “Chacho” Peñaloza… 
J: Más allá de la influencia que uno puede tener desde lo musical, para nosotros también son influencia personajes o autores de libros, películas. Si bien la filosofía oriental no tiene mucho que ver con los criollos que habitaron acá hace un par de siglos, ambas historias están linkeadas con dos guerreros, super sinceros y convencidos de lo que querían. Me parece que son un ejemplo a seguir.

Fue asesinado en la época de Sarmiento y su “civilización o barbarie”… 
J: Sarmiento quería eliminar al gaucho y al caudillismo porque venía con toda una cultura e ideas norteamericanas y europeas de progreso. El “Chacho” era un caudillo que en un par de días juntaba 6 mil gauchos que iban a pelear con un palo, porque tenía esa cosa de liderazgo y fuerza en su discurso. Luchaba contra el centralismo de Buenos Aires y lo mataron en una emboscada. En esa época, José Hernández, que escribió “Martín Fierro”, otro libro que me parece una joya, le dedicó unas palabras. Yo me emociono mucho con estas cosas. Son nuestros homenajes para los dos, a Musashi y al “Cacho”.

¿Qué onda tu otro proyecto Juan Marcos y la Gran Vía? 
J: Es algo que hacemos con mi hermano y uno amigos. Se dio porque Pato Lerma de Cabrocordero estaba organizando un ciclo que se llama Ascendentes del Plano Blanco y nos invitó a zapar, es más, él nos puso ese nombre. Es un proyecto super libre, es distinto a Sutrah pero a la vez tiene un montón de similitudes. Tenemos ganas de hacerlo un poco más en serio, grabar, componer, juntarnos. Muchas de las cosas que tocamos acá son de Sutrah también, no puedo escapar de mi manera de tocar.

........................................................

  “Yo creo que Sutrah es como somos nosotros y eso me gusta mucho. Crecimos, estamos más abiertos a ciertas cosas y eso nos sirvió un montón”. SUTRAH 

........................................................



El arte de tapa estuvo a cargo de Gabriel "El Gabe" Lamoretti.


EL SPLIT: STILTE + SUTRAH + BILLY ANDERSON

¿Cómo surge la idea del split?
J: Cuando nos enteramos que cabía la posibilidad de hacer un split, a la hora de elegir una banda, no lo dudamos. Más allá de que nos gusta mucho Stilte, nos sentimos muy unidos a ellos, no tanto en lo musical pero si en esa cosa de la búsqueda constante, me parece que estamos muy hermanados con eso. De cómo uno se mueve, de cómo uno es en la vida y cómo es en la banda, esto se ve reflejado. Cuando tuvimos que elegir una banda, dijimos que iba a ser Stilte por todo esto. Estamos muy contentos con el resultado.

¿La idea era editarlo en vinilo, no? Finalmente no se dio. 
J: No se dio por el tema de los costos y porque es un bardo mandarlo a fabricar a Europa, en Estados Unidos también y es más caro. Lo que nos impidió editar en vinilo básicamente fue eso, la plata y toda la movida de ir a buscar los discos, porque si te los mandan quizás quedan en la aduana. Nos movimos y averiguamos en varios lados como Brasil, Chile, acá también hay un pibe que los hace pero es otra calidad y bueno, salió en CD. No está cerrada la posibilidad, hubo algunos sellos que se interesaron, quizás en un futuro lo volvamos a charlar, por la obra en sí, por la tapa, por los coleccionistas, por nosotros.
N: Hay una cosa que se llama Argentina, otra “culo del mundo” y otra “dólar blue”. La verdad, está imposible, buscamos financiar nuestro disco sin ayuda de ninguna entidad externa pero los costos en Europa son altísimos. El problema que tenés acá también es la aduana, ni siquiera los podés ingresar al país. Este split está grabado en cinta abierta, todo analógico pensado para el vinilo. De todas maneras, seguimos teniéndolo en mente.

¿Cómo se dio lo de trabajar con Billy Anderson?
N: Pato [Claypole, del estudio El Attic] y Billy son amigos, y le propuso hacer una clínica para mover el avispero por estas pampas y de paso producir dos discos: uno de Dragonauta y el otro el de Sutrah. Pudiendo elegir cualquier banda, Sutrah nos eligió a nosotros. Igualmente, ya veníamos con la idea de hacer algo así.
J: Billy venía a la Argentina a hacer un workshop en el estudio El Attic, donde grabamos siempre nosotros y Stilte su último disco, y Pato nos ofreció la posibilidad de trabajar con él. Nosotros recién habíamos editado “El camino hacia el vacío”, así que no teníamos temas ni plata para volver a grabar. Él habló de nosotros con Billy sobre grabar y producir un split, y así fue. No lo podíamos creer, estamos super agradecidos.

Humanamente, ¿fue lo que esperaban? 
J: Con respeto a lo humano, la verdad que no imaginaba nada. Mas allá de una especie de admiración porque grabó a un montón de bandas y discos emblemáticos que nos influenciaron, humanamente no sabía con qué me iba a encontrar. A pesar del idioma, nos comunicábamos bien y me pareció un pibe muy distinto a nosotros, creo que por una cuestión cultural. Yo más que nada le preguntaba por Sleep, Mike Patton, Mr. Bungle o nos contaba dónde vivía, esas cosas. Super sencillo y copado, pero la verdad que no teníamos expectativas en este aspecto.
N: Lo que me dejó Billy es que realmente respira lo que hace. No sé si decir que tuvo suerte en estar en un país donde realmente se puede vivir de esto, acá estamos más divididos, todos necesitamos un kiosquito y además dedicarnos a la música. No sé si tuvo suerte o las pelotas para decir “fuck the system” y fuck todo y realmente vivir como se le cantó. Al menos para mí, fue enriquecedor ver una persona totalmente auténtica y genuina. Por momentos tenía destellos de creatividad, se re copaba y nos decía “this kill people” o “this sound is killer” y de repente se ponía los anteojos, se sentaba en el sillón y estaba horas así. Pero cero ego, un genio.

¿Cuánto influyó en las composiciones saber que Billy Anderson iba a estar en el estudio? ¿Ya tenían los temas terminados o los cerraron ahí?
J: En realidad, fuimos con los temas super cerrados aunque cuando grabamos los discos, el tema improvisación está siempre presente porque es super fresco. En lo que es composición, Billy no opinó nada. Solamente intervino en el tema sonido y mezcla, la única intriga que teníamos era qué iba a decir sobre nuestros temas. En comparación con el audio de nuestros discos, el sonido está bastante más limpio, en la mezcla las voces están más al frente, el sonido de viola también, suena distinto. Al principio no me hallaba, obviamente a él no le decía nada. Pero el resultado es buenísimo, escucho los trabajos anteriores y pienso que por ahí las voces más al frente hubiesen quedado buenas, qué se yo. Aprendimos un montón también.
N: Es un poco y un poco. “Genghis Khan” ya lo veníamos tocando en vivo antes de la noticia de que íbamos a grabar con Billy y el resto lo fuimos componiendo con muy poco tiempo de anticipación, así que los grabamos re contra frescos. Influyó tal vez en profundizar el sendero por el cual ya veníamos, nos animó a eso.

Si bien Billy Anderson trabajó con bandas diferentes, es un productor emparentado con el stoner rock y el doom, ¿esto les genera alguna especie de límite o tal vez el tema de quedar pegado a estas etiquetas?
J: No me interesa si quedo pegado o no, porque lo importante es lo que sentimos nosotros. Tratamos de hacer nuestra música con la mayor honestidad posible, es mi viaje, mi universo. La verdad que lo que opinen los demás me chupa un huevo. No se me cruzó por la cabeza, no me molestan las etiquetas tampoco, es la música que nosotros hacemos, es sincera y eso es lo único que importa.
N: Honestamente no nos sentimos cómodos con ninguna etiqueta de ningún tipo, a nosotros nos viene primero la idea y después podríamos cuadrarlo dentro de un género. Yo no escucho géneros, escucho bandas y valoro su autenticidad, no importan si hacen stoner o lo que sea que hagan, lo que me importa es creerles, que respiren lo que hacen, no que se suban a una ola de moda o algo así. Billy demostró ser un productor super versátil, muy libre, no que tiene que sonar a esto o a lo otro. Tampoco me molesta la etiqueta porque en definitiva a todo hay que ponerle un nombre para poder comunicarse o transmitir esos sentimientos. Igual me parece mucho más genuino lo que transmitís con una mirada, un abrazo, un momento, una nota, son cosas más profundas, más sinceras.


FIN DEL CAMINO: SUTRAH X STILTE, STILTE X SUTRAH.

Juan, ¿qué es lo más te gusta de Stilte? 
J: Lo que más me gusta es la manera que tienen de encarar la música y todo lo que rodea a Stilte, más allá de su música. Lograron una identidad, que eso es muy difícil, y cuando los ves en vivo tienen una cosa super caótica, que me lleva a un lugar extraño, a un lugar de conflicto que no es placentero, pero a la vez sí lo es, no sé si me explico. Me gusta su visión de la música, su búsqueda constante, me siento muy hermanado y es por eso que hicimos juntos el split.

Nahuel, ¿qué es lo que más te gusta de Sutrah?
N: Que desde un punto de vista absolutamente genuino y auténtico hayan reformulado el stoner rock. Desde mi visión, es cierto que Sutrah es stoner, pero también Sutrah es Sutrah, con sus cuelgues, con su filosofía oriental. Ese es su mambo, ellos realmente son así en su vida, no sólo con la banda. Eso es lo que más remarco de ellos.

¿Cuáles son los próximos pasos de Sutrah? 
J: Vamos a grabar a mitad del año próximo, estamos componiendo ahora, es un proceso que disfrutamos un montón. Lo que está saliendo está buenísimo, estamos super conformes, la banda sigue evolucionando, estamos buscando otros ritmos, otro groove. Estamos con temas largos ahora, pero no sabemos bien como será. Va a ser nuestro tercer disco y eso es muy importante para nosotros.

¿Y los de Stilte? 
N: Vamos a sacar ahora el DVD del show que compartimos con Nadja en diciembre del año pasado, donde nos juntamos con Bhutan para hacer una big-band en Zaguán Sur. El show fue producido por la gente de Zann´s Music y Venado Records. Por otro lado, también estamos componiendo, hay 2 o 3 temas nuevos y ya tenemos la idea de lo que estamos buscando, es un compendio de todo lo que hicimos hasta ahora. La idea es grabar un disco para 2015.

 .……………………………………………….............

Próximos shows: 

#Jueves 18 de diciembre. Stilte + Bhutan @ Zaguán Sur.
#Sábado 27 de diciembre. Sutrah + Los Antiguos @ Club V.

...……………………………………………….............

#Foto Sutrah por Gimena Cuenca.
#Foto Stilte por Flor.