PROYECTO QUASAR + HUMO DEL CAIRO @ Santana Bar

Fecha: Sábado 13 de julio de 2013.
Lugar: Santana Bar, Presidente Perón 414, Ramos Mejía.
Bandas: Ostende, Proyecto Quasar y Humo del Cairo.


Hace unos cuantos años atrás, había visto a un grupo de pibes talentosos y rebeldes procedentes de Morón City llamados Arde Hollywood. Con ellos aprendí y experimenté bien de cerca lo que es la admiración por bandas como Embrace, Rites of Spring, Cap´n Jazz, Indian Summer y todo lo que vendría después, bajo las malditas etiquetas del post hardcore, emocore y hasta screamo. Se habían disuelto y luego se volvieron a juntar, pero realmente les perdí el rastro. Ostende, con miembros del mismo barrio, parece tomar su tabla para surfear con esas olas gigantescas también. Lamentablemente llegué sobre los últimos dos temas de la presentación del cuarteto, una pena porque tenía muchas ganas de verlos en directo. No faltará oportunidad. 

Proyecto Quasar es un sexteto rockero, otro exponente made in Morón, liderados por Emanuel Loyola en guitarra y voces. Tienen dos trabajos editados de manera independiente, “Proyecto Quasar” editado en 2008 [podés leer la review acá] y “Prosopagnosia” de 2011. Definirlos musicalmente no resulta sencillo porque las influencias parecen inagotables y los instrumentos que ponen en escena, de los más diversos: baterías, percusiones, bongoes, panderetas, teclados, efectos, bajos penetrantes, violas frágiles que luego se retuercen en distorsión y dos voces que susurran melodías que nunca son canciones. The Mars Volta, Carlos Santana, rock progresivo, hardcore y un espíritu punk podrían estar cerca, pero por sobre todas las cosas, un exquisito buen gusto parece ser la carta ganadora. Puntualmente a las 00 hs, el inédito “Donde los Pájaros” y luego “Piel” abrieron el set de los PQ ante un bar colmado en un 90% de su capacidad. Los ataques percusivos sincronizaron a la perfección y fueron una bomba atómica que me recordó, salvando las distancias, a la comunión entre Melvins y Big Business. “Conspiranoia” da nombre a una de las nuevas composiciones de la banda, que tentativamente se convertiría en el título del tercer trabajo de Proyecto Quasar, aún sin fecha de edición, donde también estarían incluídas “Progeria” y una reversión de “Ceniza”. Todas fueron parte del set list que concluyó con “Eschizophrenia”, demostrando una vez más que su rock tan personal, emotivo y sincero es el camino por el cual deben seguir, a paso lento, pero siempre dejando un surco. 


Las distancias no son nada. Morón, La Paternal y La Plata nunca estuvieron tan cerca como ahora: juntos parieron este monstruo valvular de tres patas conocido como Humo del Cairo. No había sahumerios encendidos pero un manto de niebla inundó la sala cuando “Indios” y “Cauce” sonaron como una sola pieza. Los brazos se multiplicaban en la barra y las chicas dijeron presente en el oeste en un pit repleto. “Panorama” plantó su bandera para aguantar la psicodelia narcótica del homónimo primer disco, allá por 2007 y “El Alba” fue ejecutada en todo su largo, como nos tienen acostumbrados. Es interesante rescatar el impacto de “Vol. II”, desde su tremenda portada hasta todos y cada uno de los detalles que encierra, sobre una buena parte de los jóvenes que esa noche estuvieron en Ramos Mejía cantando las letras de punta a punta y sacudiendo sus cabezas como poseídos por la espesa marcha de “Tierra del Rey”, sin duda futuro clásico de culto, y “Espadas de Sal”, la cual marcó el final del set. 

De la furia emocional de Ostende, pasando por la sutileza sonora y las armonías vocales de los Proyecto Quasar al rock pesado y directo de los HDC, hay muchas historias y buenas intenciones que se encuentran. Mirar, apreciar y aprender más allá de las apariencias es una búsqueda personal y optativa. Nosotros, sinceramente, elegimos creerles. 
________________________________________

http://ostende.bandcamp.com/
http://proyectoquasar.bandcamp.com/ 
http://www.humodelcairo.com.ar/ 
________________________________________

Foto Proyecto Quásar por Daniela Mariel Cuello.
Foto Humo del Cairo por Martín Santoro.
________________________________________