SUTRAH + BHUTAN @ Club V

Fecha: Viernes 23 de noviembre de 2012.
Lugar: Club V, C.A.B.A.
Bandas: Sutrah, Bhutan, Petit Mort y Fusibles.


En la ciudad era demasiado viernes. Con la noche encima, patrullas policíacas tomaban protagonismo con su ir y venir sobre el asfalto de Avenida Corrientes, entre curiosos que nunca faltan, rostros cansados volviendo del trabajo a casa, vendedores ambulantes que no duermen, bandas llevando sus instrumentos de un lugar a otro y un puñado de almas amontonadas en la puerta de Club V. El sello Venado, con mucha actividad en este 2012, despedía su año con un nuevo ciclo de música en vivo.

Fusibles fue la banda que abrió la velada, un cuarteto de la zona de San Miguel-José C. Paz con varias grabaciones caseras en su haber. El proyecto unipersonal que se convirtió en banda años después, practicó post rock instrumental en la vena de bandas como Mogwai o Red Sparowes a lo largo de 30 minutos. Música trippera y emotiva. Una gran sorpresa, muy recomendables.

Petit Mort vendría a continuación, con una señorita llamada Michelle Méndez, de vestido verde y peluca en voz y guitarra, al frente de la banda. En contrapunto con el resto de los grupos, fueron los más movedizos visual y musicalmente. Su propuesta tiene cosas que me hicieron acordar al sonido sucio de L7, pero también hubo ingredientes de metal de los fines de los 90´s y rock garagero. Con mayoría de letras en inglés, Petit Mort supo girar por Europa y Brasil, y esa noche sonaron fuerte en Club V. Se fueron aplaudidos.

Los espíritus negros de Greg Anderson y Stephen O´Malley dieron el presente a la hora del arribo de Bhutan, trío Drone de Neuquén, a las 3 am. El lugar carecía de iluminación, por eso un proyector más los switchs de los equipos y efectos fueron prácticamente las únicas señales de luz entre tanta oscuridad. La pedalera del violero Fran Badano era una multiplicidad de puertas a nuevos sonidos, difícil de traducir en palabras a quienes no están familiarizados con bandas como Sunn O))) o Boris, por ejemplo. Unos 50 presentes se hipnotizaron frente al escenario ante la primer parte del set, la más experimental si se quiere, que llegó a su fin cuando el segundo violero Martín Tarifeño se adueñó del bajo y el bajista Andrés Gargiulo hizo lo propio con la batería. Entonces, en nombre del Doom más arrastrado, minimalista y antisocial, Bhutan desplegó violencia y luego concluyó la segunda y última parte de la experiencia de manera notable. Para oyentes sumamente entrenados. Un hallazgo.


Ya bien entrada la madrugada del sábado, cerca de las 4 am, Sutrah fue el acto de cierre del ciclo Venado ante un reducido grupo de presentes que bancó la parada hasta el final. Con un disco editado y otro a punto de hacerlo [posiblemente entre lo que queda de 2012 y tentativamente se llamaría “El Camino Hacia el Vacío”] la banda que supo abrir para Kyuss Lives en su paso por Buenos Aires desparramó Stoner Rock por momentos rutero, por otros más espacial, pero en definitiva la esencia de los grupos originarios de Palm Spring es la que le sienta bien al trío que tiene sus bases en el Delta de Tigre. Mientras la película “The Warriors” se proyectaba sobre sus cabezas, sonaron “El Desfiladero”, “Fausto el Grande”, “Al Ermitaño”, “Sandoval” y “El Gaucho” con un sonido gordo que no permitió al set en todo su largo reconocer con claridad la voz de Juan Marcos, cantante y guitarrista. Para volver a verlos en otras oportunidades, sin duda.

A pesar de las adversidades, los contextos desfavorables y la propaganda que intenta desvíar nuestra atención a diario, hay propuestas, proyectos independientes y autogestionados que están de pie, que muestran y enseñan que hay otras maneras de hacer las cosas. Ciego es el que no quiere ver.

________________________________________

________________________________________

Fotos por Celeste Riveros.