BLACKDOPE FESTIVAL @ Circus

Fecha: Viernes 11 de mayo de 2012.  
Lugar: Circus. [San Justo, Buenos Aires].
Bandas: Altar-Cabrocordero-Tungsteno-Dragonauta 




Luego de una jornada larguísima, la inercia del rock me llevó a estar caminando 23:30 rumbo a Circus por las frías y desoladas calles de San Justo. Violas graves y gritos desgarradores se escuchaban ya desde la vereda: Altar estaba sobre las tablas ante un puñado de aficionados, quienes seguían con sus cabezas la lenta marcha de su música. Capucha, chaleco y parche en el pit. Un cuarteto influenciado por grupos como Eyehategod y Saint Vitus, por esas voces desesperadas y por simpleza y pesadez de los riffs. Una grata sorpresa.

Mientras el público se iba nutriendo muy de a poco, Cabrocordero iba a ser la próxima atracción. Los espíritus del doom permanecían agazapados y esparcidos en la inmensidad del recinto a la espera de Dragonauta y el viernes le daba paso al sábado, que por supuesto era negro. La presencia del dúo bajo y batería generó otro clímax, pero las bajas frecuencias y el sonido intenso no cesaron. Resulta “extraño” asimilar sólo dos miembros en una banda de rock y más aun sin guitarras, pero déjenme decirles que la combinación de las cinco saturadas cuerdas del instrumento de Pato Lerma y los tones de Markos Sara resulta una experiencia sumamente interesante, sobre todo para aquellos adeptos a la música no convencional. [Melvins y Big Bussiness son sus referentes]. Fuertes y calurosos aplausos para Cabrocordero que junto a Altar estarán girando por Brasil a fines de mayo. 





Si no hubiese tenido información previa ni un estado medianamente normal de consciencia, hubiese jurado que estaba en algún bar de USA en el año 1983, viendo surgir el thrash metal frente a mis narices. Los Tungsteno desde la vestimenta, pasando por sus largas cabelleras hasta el toque de su música, son un revival de aquella gloriosa escena ligada a bandas como Exodus, Vio-lence, Testament, Death Angel y un larguísimo étcetera. Gabo García, cantante de la banda, en un momento dijo algo así como “a las fechas de Capital va cualquiera, pero hay que venir a San Justo y a otros lugares del conurbano”: un guiño para los 50 presentes que no pararon de colisionar sus cuerpos al ritmo de “La guarida del Chacal”, “Vino y Velocidad”, “Te-Thrash” e “Inminente Aniquilación”. 

Entrada ya la oscuridad en la madrugada, el telón se abrió y dejó al descubierto a Dragonauta que iniciaron su misa con la tremenda “Poseindon`s blood”, demostrando una vez más porqué se ganaron un respetado lugar en la escena underground rockera. La gran virtud de la banda yace en la originalidad y versatilidad de sus composiciones y en el juego de las hachas gemelas Libedinsky-Gómez que reflejan crudeza y pesadumbre en carne viva. Con nulo contacto hacia los presentes, enfocaron su show sólo hacia el material de La Cruz Invertida y celebraron la inminente salida de su nuevo trabajo Creatruenos con “The Talking Snake”, “Los Siete Anillos de Saturno” y “Frozen Neptunians Demons” . Promete ser arrollador. Las huestes con los puños en alto para el final con “Muerte y Destrucción”, fueron la foto definitiva que reflejó el esfuerzo, el amor y energía invertidos para realizar este festival, lejos de los flashes y donde estaban sólo los que tenían que estar. Agradecido una vez más. 

Fotos por Nadia Perone.