OPETH - Heritage



La obsesión y el talento del líder Mikael Åkerfeldt, lleva a los suecos Opeth a estar siempre un paso más adelante que el resto de sus pares. Las reminiscencias a los 70’s que emanan desde el genial arte de la portada cobran verdadero sentido una vez inmersos en las mareas de Heritage, décimo LP del grupo. Con el correr de los discos, la propuesta de Opeth se torna cada vez más arriesgada, completa, compleja y técnica; pero esto debe ser compensado para que no resulte una sinfónica de nerds de conservatorio sin alma. Y aquí es donde yace la fortaleza de Opeth: la mente y el corazón no son opuestos, y este último siempre dice la verdad. I Feel the Dark suena en el amanecer de Heritage, y parece resumir a la perfección lo antes mencionado. ¿Opeth hace música folk, blues, prog rock o avant garde? Pónganle la etiqueta que quieran. No es realmente lo importante.
La edición de Damnation [2003] reprodujo detractores en el mundo del Metal por ser diferente. Con Heritage, volvieron a sorprender y sin repetir la fórmula. Cada nuevo trabajo es un nuevo riesgo artístico, pero no han perdido el espíritu y la identidad que hacen que siempre suene a Opeth, estén tocando una flauta, percusiones afro, una viola desenchufada o un melotrón. Haxprocess es otro de los puntos altos y Marrow of the Earth se expande y se desintegra en el aire como espeso humo blanco sobre el final para coronar un trabajo largo y difícil, un camino repleto de secretos y pasajes que hasta al más fanático no le será fácil descubrir.