TESTAMENT @ El Teatro de Flores

Fecha: 18 de agosto de 2011.
Soportes: Betrayer y Serpentor.




Que un grupo como Testament toque dos noches seguidas en Buenos Aires fue una gran noticia. El público, siempre fiel, agotó los tickets en la mitad de una semana laborable y de mucho frío por eso, la organización se vio obligada a agregar una fecha más. Convocados desde muy temprano, los soportes nacionales tuvieron, tienen y tendrán eternamente el dificilísimo desafío de captar la atención de los metaleros que se van acercando de a poco y lentamente al interior del reducto, cuando la gran mayoría opta por una buena previa e ingresar al momento del acto principal. Las performances de Betrayer, con la fuerte presencia de Silvina Harris al frente, y luego de Serpentor fueron muy dignas y destacables, con todas las contras que llevan a cuestas. Ambos grupos fueron aplaudidos y respetados por la masa que pobló el Teatro una vez más. 

El circo de los Big 4 debería replantearse varias cuestiones, al no incluir a grupos como Testament o Exodus en su grilla, que lamentablemente fueron perdedores eternos comercialmente hablando, pero no así en los corazones de los fans del género que enloquecieron cuando More Than Meets the Eye abrió la segunda presentación de los thrashers de la Bay Area. Increíblemente, fue el único tema a lo largo de la noche extraído de su último y genial trabajo The Formation of Damnation. 



Con un dream team de las grandes ligas del metal, Testament demostró cómo hacer del Thrash un estilo de vida sin morir en el intento, sosteniendo una idea a través de los años y siendo fiel a ella. Sin ánimo de herir susceptibilidades ajenas ni crear polémicas, Testament es todo eso que le falta a Metallica y a Megadeth, los grandes del estilo. Pasión, emoción, sentimiento underground, ese romanticismo por lo que hacen, que pierden de vista los que están nublados por las grandes cuentas bancarias y la demagogia. Ahí marcan la diferencia.

Chuck Billy dijo “vamos a tocar un tema de nuestro primer disco, éste fue el primer video clip de Testament” a la hora de Over the Wall, mientras los sucesivos temas serían una catarata de nostalgia de fines de los 80`s con Practice What You Preach, Souls of Black, The Preacher, hasta la balada The Legacy, la cual logró emocionarme sin escalas.


Más allá de los gustos musicales y que cada uno puede hacer su propio juicio en base a ellos, el mensaje que deja este tipo de bandas es que, sin dudas, con pasión, constancia, dedicación y mucho amor se puede llegar muy lejos de casa y al éxito personal. Los temas Alone In the Dark y Disciples of the Watch del primer y segundo álbum, respectivamente y para despedir el gran paso de la banda por Buenos Aires, endemoniaron a los miles de pelilargos de negro que no pararon de tocar sus guitarras invisibles y alzar sus puños en señal de plena identificación y conexión con Testament. Un show con altas dosis de emoción y nostalgia. Muy bueno.





Chequeá Electric Crown tomado por la camara de un fan.