SLAYER @ Luna Park

Fecha: 5 de junio de 2011
Soporte: O’ Connor.




Escenario testigo de míticos combates boxísticos y masivas movilizaciones obreras, el Luna Park se tiñó de negro para recibir nuevamente en Buenos Aires a uno de los 4 grandes del Thrash. Tal como lo anunciaba el ticket, a las 21hs una gran cortina de humo copó el escenario con los primeros acordes de World Painted Blood para pegarle al toque y sin respiro Hate Worldwide, ambos extraídos del último trabajo del grupo Californiano. El calor en el campo ya se comenzaba a sentir en serio. Con el blondo y cascarrabia Jeff Hanneman afectado por una enfermedad cutánea que lo dejó afuera del tour, Gary Holt de Exodus fue el engranaje perfecto para hacer funcionar a esta terrible máquina de violencia que actúa bajo el nombre de Slayer. 



No siendo un experto en tema acústica, consolas y sonido en general, por momentos me pareció que las violas no se escuchaban por igual, de hecho Gary Holt tuvo algunos problemas al comienzo del concierto. Tom Araya y Kerry King son tan parcos e inevitables como la mismísima muerte que rodea sus textos, aunque la presencia del bajo del líder chileno fue prácticamente imperceptible, sensación que me da tanto en los discos de estudio como en las oportunidades anteriores de verlos en directo. “Vamos a tocar una canción de amor” dijo Araya en una de sus poquísimas intervenciones verbales para salir con Dead Skin Mask, un clásico inoxidable que tocó el corazón del fiel publico heavy metal que se presentó en gran número pese a las diversas propuestas del género que estuvieron y estarán arribando a la ciudad. 

Y si de clásicos hablamos, el set list no escatimó recursos y tiró toda la artillería pesada pasando por War Emsable, The Antichrist, Bloodline, Seasons In The Abyss, South Of Heaven, Reign In Blood y la aclamada Angel Of Death para el final. No quiero ser redundante ni caer en clichés, pero la performance del cubano Dave Lombardo puedo resumirla en cuatro palabras de clamor popular: toca como un animal. La brutal descarga que provocó Slayer en cada uno de nosotros luego de 90 minutos de música, demostró que, finalmente, estaban en lo cierto: aquel frio domingo de junio, Dios nos odió a todos.


Fotos por Victor Guagnini [ Buenos Aires Metal Shows ].

Podés chequear Stain of Mind filmado en vivo por un fan.