OPETH @ The End

Fecha: 3 de abril de 2009
Lugar: The End, Flores, Buenos aires.
Soportes: Carnarium, Necrópolis y Logos.

Suecia. Dentro de la música pesada, no es solo un país más. Si algo aprendí en todos estos años, es que de aquel territorio fueron paridos bandas de enorme talento Como Entombed, In Flames, The Hellacopters, Katatonia, Candlemass, Cult Of Luna, mas un larguísimo etcétera. Y claro, Opeth, no podía faltar en esta lista. La banda aterrizó por vez primera al país para presentar su último disco “Watershed” ante una legión de fans que no paraba de sorprenderme [no pensé que Opeth le gustaba a tanta gente]. Los soportes Carnarium con su propuesta gótica y los cordobeses Necrópolis escupiendo puro death metal estuvieron correctos y se fueron aplaudidos por el centenar de almas que copó The End, a pesar de la cantidad de bandas interesantes que están viniendo, el precio del ticket y el insoportable calor que hacia en el reducto del barrio porteño de Flores. La presentación de Logos antes del grupo principal, no creo que haya sido la mejor elección, al menos eso se notó desde abajo. Algunos se prendieron con la propuesta de la banda de Beto Zamarbide, pero el grueso no paraba de corear ansiosos por Opeth, lo que me pareció que incomodó un tanto al ex V8 que tiro algún que otro vuelto como “vamos a hacer un tema de V8, un grupo desconocido para muchos”.
Cerca de las 22hs, las luces se apagaron y el telón negro de fondo con la O gigante del logo del grupo se iluminó de lasers. En ese momento The End se vino abajo. Opeth estaba en el escenario y arrancaron su set con “Heir Apparent” de su reciente trabajo. “So Fucking Hot” fue uno de los primeros y tímidos dichos de Mikael Akerfeldt, el líder, quien de a poco se fue soltando e interactuando con el público local. Al toque le pegaron
“Ghost Of Perdition”, para adentrarnos en un show histórico y sorprendente para mi, que esperaba un show íntimo y melancólico, aunque dichos momentos tuvieron su lugar mas tarde en “The Night And The Silent Water”, “Hessian peel” o “Closure”. Fue un concierto distendido, pero principalmente de música pesada y extrema. También sonaron “The Lepper Affinity” y “Lotus Eater”, y ya para esta altura The End era una verdadera caldera que se extendió hasta el final, pasadas las 00hs del sábado. Como todo memorable concierto, paso de todo: la gente no paraba de corear al bajista Martín Méndez al son de “uruguayo, uruguayo” quien dijo unas pocas palabras, luego una radio interfirió en un equipo de viola por unos segundos, y además Mikael no se cansaba de hacer chistes y tocar mini temas totalmente colgados como “Smoke On The Water”. Sobre el final tocaron un pedacito de “Harvest”, que fue entonada por todos los presentes y cerraron el concierto con “Deliverance” donde el guitarrista Fredrik Åkesson tuvo un pequeño inconveniente [aparentemente se le habría cortado una cuerda] que fue solucionado rápidamente con un cambio de instrumento, y la volvieron a comenzar para el delirio de la masa presente. Un gran final, una gran presentación, y un gran esfuerzo de la gente que todavía confía en traer al pais y apoyar bandas de este calibre. Un concierto gran-dio-so.


N del R: Agradezco infinitamente a la gente de Metalfox por el acceso al show
.