TESTAMENT - The Formation of Damnation

Los que disfrutamos de esta música tendríamos que estar agradecidos que todavía viejas glorias del Thrash como Testament siguen de pie, a pesar de las nuevas tendencias. En la jerga futbolera siempre se habla del famoso Dream Team y aquí podría trasladarse a la perfección: Paul Bostaph iría al arco, Greg Christian y el irremplazable Eric Peterson en la defensa, mientras que los carismáticos y goleadores Alex Skolnick y Chuck Billy se ubicarían en la delantera. Con este equipo no podés perder. Nunca. Casi diez años le costó a Testament volver a los estudios después del genial "The Gathering", mientras tanto, nos hicieron agua a la boca con el terrible "Live In London". Este gran grupo de la Bay Area de San Franciso prometía un regreso glorioso y créanme, lo logró. Ya me estoy imaginando en vivo temas como “More Than Meets The Eye”, “Dangers Of The Faithless” o “F.E.AR”, de esos que hacen que apretemos bien fuerte los puños o pongamos los cuernitos al cielo y claro, que nos emocionen. Pero estaría siendo injusto en sólo destacar algunos de lo que serían los capítulos de un enorme manual de “Todo lo que tenes que tener para sacar un gran disco de Thrash”. La inconfundible voz de Chuck Billy sigue siendo tan áspera como en las mejores épocas y los momentos de violas gemelas del tandem Peterson-Skolnick son increíbles. La dosis justa de melodías y ese espíritu vieja escuela se impregnan en la camiseta de cada uno de estos players que saben que nunca son los favoritos al título, sin embargo saben cómo ganar y demostrar a la adversidad que todavía están vivos. El nuevo trabajo de Testament es una nueva lección de violencia y perseverancia para muchos, y una cachetada o tirón de orejas para otros. Sin entrar en detalles ni polémicas, creo que "The Formation Of Damnation" está entre lo mejor del año, lejos.