JESUSMARTYR @ Locomondo Bar I

Una amena noche de viernes daba paso al comienzo de un nuevo fin de semana de conciertos en Buenos Aires y, esta vez, la cita se dio en el ya clásico Locomondo de Ramos Mejía donde se presentaba Jesusmartyr. El cuarteto devenido trío en tierras argentinas, sigue promocionando “The Black Waters”, su reciente placa y en esta oportunidad apreciamos por estos lares por primera vez y tras los parches a Eduardo Turco, quien también toca en Embodiment. Llegue al reducto pisando las 11 PM, por lo que pude escuchar casi nada de los actos soportes, solo “Troops Of Doom”, cover de Sepultura a cargo de los Mortual. No pasó demasiado para que la intro de “End Of An Era” rebotara por las paredes de un Locomondo invadido por unas 60 personas aproximadamente. Al toque le pegaron “Moonvalley”, de manera que el pogo y el headbanging fueron la respuesta inmediata a la brutal apertura de los Martyr. Con telón de fondo recreando la tapa del último disco y con Bruno Nasute y Seba Barrionuevo bien plantados adelante, eligieron un set a las chapas, con temas de los más nuevos como “Seed Of Evil” y “What Makes You Burst”, ensamblándolos con algunos más viejos como “Carnivore” y no tanto como “Fire To Burn” y “African Tour”. El sonido no fue el mejor ni tan contundente como la presentación anterior en este mismo lugar. Bruno tuvo intermitencias técnicas con su micrófono, la viola de Barrionuevo no estuvo en el volumen que se merecía y por momentos la batería de Turco sonaba demasiado fuerte (y si, el underground es la vida misma también). Sin embargo dichas falencias no fueron las suficientes como para opacar la performance del grupo, que eligió “Damn Of Jesusmartyr” y el clásico “Tiempos Violentos” para concluir su set cuando ya era sábado. Entre mucho pogo y aplauso por parte de los presentes, me quedé con la misma sensación de siempre: no hay banda argentina, que haya llegado a mis oídos, que suene como Jesusmaryr. Adelantados e incomprendidos, brutales e innovadores son algunos de los adjetivos que se me vienen a la cabeza cuando pienso en esta gran banda. Muy recomendable.