SATAN DEALERS @ Salón Pueyrredón

Fecha: 22 de marzo del 2008.
Lugar: Salón Pueyrredón, Capital Federal.
Bandas: Satan Dealers y THC.

Extrañaba la recorrida habitual viendo bandas por los guettos de la gran cuidad. Las vacaciones terminaron hace rato y necesitaba internarme de nuevo en cada uno de esos manicomios para disfrutar de buen rock. Y me mande nomás para el Salón Pueyrredón en Palermo para ver a la banda del ex N.D.I, Adrián Outeda, Satan Dealers. En este caso compartían escenario con THC, banda de reggae con 9 miembros sobre las tablas (el que conoce el reducto se preguntará cómo entraban estos muchachos en el acotado escenario) curiosamente ninguno tenía dreadlooks pero sonaron bien, estuvo divertido hasta los 4 primeros temas y después me aburrió un poco. Hicieron un tema de Bob Marley (basta con el pobre Boby) y se fueron aplaudidos entre remeras de Mc5 y Turbonegro. Los Dealers estaban en escena ante un gran número de asistentes y no tuvieron mejor idea que abrir con “No Hay Amigos En Este Tren”, para luego pegarle “Nada Tiene Porque”, dos joyitas del ultimo disco. Las palabras resultan obsoletas para describir como rockea esta banda en vivo. Cuando llegó el momento de “How Hard It Is To Fix”, otro terrible tema, el Salón se vino abajo. Es cierto que el caudal de voz de Adrián en castellano se aprecia mucho mejor, pero los temas mas salvajes están en ingles y no hay con qué darle. Contrastan a la perfección con el gancho de los temas nuevos. Pasaron por todas las épocas, desde By My Side con “My Favourite Rockstar”, (esperaba “Rocker To The Bones” pero no la tocaron), pasando por “Obsession”, “Black Hunter, White Hunted” hasta “Se Paraliza En Mi” (otro hitazo con un coro onda Hellacopters memorable) y “We Gonna Need Some More”, el elegido para cerrar un set super rockero y contundente. Para los bises dejaron dos covers, el primero de los míticos hardcore Minor Threat con “Filler” y luego “Hybrid Moments” de Misfits. Me dejaron una gran impresión en los discos y más aún en directo, una banda para no dejar pasar. Muy recomendable.