EXODUS @ El Teatro de Flores

Una ventosa tarde-noche enmarcaba una nueva visita de los legendarios Thrashers de la Bay Area de San Francisco a nuestro país. Luego de aquella frustrada cancelación del tour sudamericano hace unos años atrás, donde la banda se desligó del vocalista Steve Souza, los comandados por Gary Holt sabían que nos debían una y vinieron por la revancha. Cuando llegué al teatro recién comenzaba Predador, un cuarteto Heavy Thrash, con mucho virtuosismo de parte del violero y con un cantante con un registro vocal en la vena Barilari-Dickinson-Halford que le daba una onda clásica al grupo, aunque demasiados agudos para mi gusto. Sonaron bien, se fueron con un tema de Haldford y muy aplaudidos. El siguiente acto fue Kaustos, la banda de Ramon López, ex Serpentor, con una propuesta bien Thrashera actual. No sonaron del todo bien, aunque con el correr de los temas fueron mejorando un poco. Sobre el final, invitaron a una chica en plan Angela Gossow pero morocha para hacer “Nemesis” de los suecos Arch Enemy y luego “Orgasmatron” de Motorhead en la versión que popularizó Sepultura. Levantaron al poco público presente y fue una buena previa para el plato principal. Rondando las 21hs Exodus se plantó en el escenario y tras una larga intro salieron con el clásico “Bonded By Blood” del primer disco así titulado. Calculé unas 700 personas aproximadamente que, entre tanta tacha y pantalón chupín, se entregaron por completo a cada uno de los guiños y arengas de Holt y Cia. Decir que Exodus vino a promocionar The Atrocity Exhibition: Exhibit A seria inexacto, porque solo salió hace una semana en USA y Europa, y además solo tocaron “Funeral Hymn” de este nuevo trabajo. Diría que gran parte de la lista estuvo compuesta por clásicos como “’Til Death Do Us Part”, “Exodus”, “Piranha”, “Fabulous Disaster” (no pude evitar que se me pusiera la piel de gallina), el terrible coro de “And Then There Were None”, “A Lesson In Violence” y los mecharon con los mas nuevos como “Blacklist” y “Deathamphetamine”. Hasta acá el concierto era más que emotivo y anecdótico. El vocalista Rob Dukes estaba enfermo pero se plantó igual sobre el escenario. No paro de pedirle al público el famoso pogo circular, entre tema y tema se acercaba a la valla para vomitar (si, un asco como para comentarlo), tuvo algunos problemas con su micrófono durante el show y hasta se equivocó cuando presentó un tema nuevo que aún no era el turno en la lista (que finalmente no tocaron), lo que provocó un gran fuck you all! (en tono de broma, claro está) incitado por Gary y luego repetido por los presentes. Se la bancó a pesar de todo y por eso lo destaco. También hubo un grandioso y divertido duelo de virtuosas guitarras entre Holt y Lee Altus como para distender un poco la velada, y luego este último no se cansó de repartir vasos de cerveza entre la gente. Para los bises dejaron la monumental “War Is My Shepard”, “The Toxic Waltz” y cerraron con “Strike Of The Beast” para culminar con casi dos horas de Thrash Metal en su mejor estado. No falto ningún clásico, lograron un feedback increible con el público y demostraron que están mas vivos que nunca. Realmente emotivo y terriblemente demoledor. Gracias por venir una vez más. Genial.

N.de R: Agradezco a Maxi Buccino y a Lucia Chiarenza de 4G por el acceso al show.


http://www.exodusattack.com/