DRAGONAUTA + ANOMALIA @ Hotel Bauen

Fecha: 16-11-2007
Lugar: Auditorio Hotel Bauen
Bandas: Burning Fingers, Anomalia y Dragonauta.

Entre turistas y gente de seguridad del hotel Bauen, se daba la cita en una especie de sótano bajando por una escalera circular donde hacía mucho calor y había bastante gente. Cuando llegué al lugar estaba tocando Anomalía, un combo de jóvenes que mamaron toda la nueva ola de metal americano, Lamb Of God, Mastodon, Chimaira e influenciados también por bandas como The Haunted. Los chicos suenan muy potentes, tienen buenas ideas y tocan muy bien. Son una gran promesa y tienen talento. Estaría bueno que con el correr del tiempo puedan ir logrando una identidad porque están muy pegados a sus influencias, si hasta el cantante pedía que hagan “la pared de la muerte”!!! Más allá que pueda ser interpretado como solo diversión o algo de ignoto divismo innecesario, creo que esas cosas habría que dejarlas para otro momento. De todas maneras no opacó su presentación, se fueron muy aplaudidos y gustaron. La nueva escuela de Anomalía mutó a la vieja escuela de Dragonauta, banda que cerraba la jornada rockera. Una intro dumbeta le daba paso a “El Festin” y la cabra de a poco teñía con un espiritu 70’s a la noche. Decir que Dragonauta es una banda Doom es algo muy vago, porque la música que practican es una increíble mezcla de sonidos e influencias diversas, riffs progresivos y muy complejos, bases intrincadas, por momentos mucho machaque y hasta toques jazzeros. La voz de Federico Wolman es muy particular, le da un condimento especial además del contenido bizarro de las letras. Diría que Dragonauta es una banda para entendidos. En cada nota que ejecutan transmiten que saben mucho de música, mas allá de lo estilístico, y que tratan de hacer accesible lo inaccesible y rebuscado, cosa que logran con temas como “Trasmutado” o “Revolucion Luciferiana”, dos de los mas festejados de la noche. También presentaron un tema nuevo, “Creatruenos”, como adelanto de lo que se viene, mostrando una veta mas directa y metálica. Increíble la técnica del bajista Ariel Raguet, un tipo grande que toca terriblemente y también me gustó mucho el juego de violas gemelas. Cerraron con “Dioses Del Submundo” pegado a “Tomegapentagram” para el caluroso aplauso de los que se quedaron hasta el final. A mi parecer, creo que Dragonauta está forjando un largo camino a convertirse en una próxima banda de culto. Muy recomendable.